acidos grasos origen animal
Foto: inia.cl

Cargando...

¿Qué dice la ciencia de los ácidos grasos de origen animal?

Por - 03 de Abril 2022

En los últimos años se han asociado varios efectos positivos de un ácido graso de la leche y la carne, el CLA y ácido ruménico, en la salud de los consumidores.


En los últimos años se han asociado varios efectos positivos de un ácido graso de la leche y la carne, el CLA y ácido ruménico, en la salud de los consumidores.

Rodrigo Morales, Investigador Área Nacional de Alimentos del Futuro, INIA en Chile, explica que la leche y la carne son una muy buena fuente de grasa y proteína, así como otros compuestos que le confieren propiedades adicionales benéficas para la salud.

En relación a la grasas de estos importantes alimentos, la carne tiene entre un 2,0 a un 7 % de grasa total, distribuyéndose entre un 40 a un 45 % de ácidos grasos saturados, aproximadamente un 45 % ácidos grasos monoinsaturados y entre un 5-10 % de ácidos grasos polinsaturados. (Lea: Contenido de ácidos grasos en carne y leche es más alto cuando los bovinos están en SSP)

Por otra parte, la leche entera tiene un 3,5 % de grasa total aproximadamente como máximo; la semidescremada entre 1,5 a 2 % de grasa y la descremada, menos de un 0,5 %. Su distribución es un 60-65 % de ácidos grasos saturados, un 30-35% de ácidos grasos moninsaturados y 4 a un 6% de ácidos grasos polinsaturados. 

Se ha comprobado que el perfil de ácidos grasos de la leche y la carne tiene influencia en la salud humana y que este depende directamente de la alimentación que recibe el animal, y también otros factores como la genética, la raza y el animal, entre otros.

Los factores principales asociados a la composición lipídica de la leche y carne de vacuno, tienen relación con la dieta que recibe el animal, observándose que la relación forraje: concentrado es el factor relevante en la variación del ácido linoleico conjugado (CLA) y ácidos grasos de la serie Omega-3. La leche y carne proveniente de animales alimentados a pradera contiene mayor cantidad de estos ácidos grasos benéficos que la leche proveniente de animales alimentados a base de concentrados.

En los últimos años se han asociado varios efectos positivos de un ácido graso de la leche y la carne, el ácido linoleico conjugado (CLA;) o ácido ruménico, en la salud de los consumidore. (Lea: Investigación sobre ácidos grasos de la carne bovina en nuestros sistemas productivos

Por otra parte, los ácidos grasos Omega-3 han demostrado efectividad en la prevención y tratamiento de diversas enfermedades cardiovasculares, hipertensión, diabetes, artritis y cáncer.

Las más vistas