Reciclaje de nutrientes, una forma de invertir menos en fertilización de suelos

Por: 
CONtexto ganadero
26 de Abril 2019
compartir
Ganadería, ganadería colombia, noticias ganadera colombia, CONtexto ganadero, agricultura orgánica, ganadería oorganica, materia orgánica, reciclaje, reciclaje nutrientes, fertilización, productividad, nutrientes, amoniacido, nitrógeno, fuentes de nutrientes, Medio Ambiente, suelo, alimentación ganado, ganaderos, ganaderos colombia, pastos, suplementos
Las heces son uno de los elementos fundamentales para el reciclaje de nutrientes en ganadería. Foto: mexico.infoagro.com

Dentro de la agricultura orgánica, se ha hablado mucho acerca del reciclaje de nutrientes para el aprovechamiento y alimentación de los suelos. En ganadería estos pueden servir para una mayor eficiencia en la productividad y menor inversión en costos de fertilización de los suelos.

 

Héctor Jairo Correa, profesor de la Universidad Nacional de Medellín, afirma que “cuando hablamos de reciclaje nos remitimos al nitrógeno que hay en el ambiente que está en forma de proteínas, amoniaco y nitratos, es decir, es el nutriente pero en diferentes representaciones orgánicas que está en el suelo”. Lea: (¿Sabe usted cuáles los servicios ecosistémicos asociados al suelo?)

 

Este se descompone y transforma para luego ser absorbido por las plantas, que los convierten en aminoácidos y otro tipo de compuestos que consume el animal. De esta manera, es el ganado quien lo fermenta y degrada en el rumie del intestino, además de aprovecharlo y desecharlo mediante la orina, defecación y respiración.

 

En palabras de Correa, “es el nutriente que está ligado a muchas formas orgánicas que van rotando por diferentes partes del sistema, es decir, en el suelo, en la planta, en el animal, para luego regresar a través de la orina y heces. Cuando está en el suelo forma parte de la materia orgánica y se vuelve a descomponer para que las plantas vuelvan a utilizarlo”.

 

Los nutrientes que hay en el suelo hacen parte del material parental que las tierras están descomponiendo pero también de la materia orgánica que proviene de la misma cobertura vegetal de los árboles, pastos y malezas. Además de lo que el animal va a aportando a través de las heces y orinas que conforman la materia orgánica. “Esa se va a descomponiendo y mineralizando, donde esto último hace referencia al momento cuando se convierten en componentes no orgánicos como el amoniaco que es lo que la planta va a absorber mediante las raíces”, expresa Correa.

 

Sin embargo, esos nutrimentos no todos son utilizados, pues hay pérdidas que se dan a través de las correntias, pues se transportan por las aguas y terminan generando eutrofización “y mientras mayor sea la cantidad de nutriente que haya en ese sistema, mayor el aumento de estos que van a generar contaminaciones”, afirma Correa.

 

El manejo por parte del ganadero se debe realizar por medio de una adecuada fertilización y distribución homogénea de los potreros, pues “en el caso de las sales minerales, el animal va consumiendo lo que va necesitando a libre voluntad, pero hay un problema de las heces y la orina, pues se distribuyen de forma heterogénea y se concentran los nutrientes en un solo punto”, asegura Correa. Lea: (Las ventajas de la fertilización ruminal con base en minerales)

 

Al no ser repartidos, la descomposición se puede demorar hasta 6 meses, por lo que el animal no lo va a consumir. Por lo tanto, el ganadero debe hacer una distribución de forma homogénea de estas heces, para que el reciclaje de haga de manera más adecuado y no se presenten excesos. Lea: (Microorganismos reducen seis meses tiempo de elaboración de compost)

 

Es importante que el ganadero se asesore por un profesional que le diga cuánto se debe suministrar al animal en los suplementos, para que no afecte el proceso de reciclaje de nutrientes.

 

Los beneficios que traen para los productores son muchas porque cualquier fuente externa de nutrientes que ingresen son costosos y la idea es que cada vez sean más eficientes en la productividad, lo que será posible en la manera en que se haga un uso racional de esas fuentes de nutrientes. Entonces sino se hace una buena utilización van a aparecer ineficiencias y pérdida de nutrientes que generan efectos negativos en el ambiente”, concluye Correa.