origen-ganado-americas
Foto: floridamuseum.ufl.edu - Jeff GageSi bien los primeros bovinos que llegaron a América provenían de Europa, muy pronto se introdujeron especies africanas que se mezclaron con estos ejemplares.

Cargando...

Estudio de ADN antiguo revela otros orígenes del ganado en América

Por CONtexto ganadero - 15 de Septiembre 2023

Si bien los primeros bovinos que llegaron a América provenían de Europa, muy pronto se introdujeron especies africanas que se mezclaron con estos ejemplares.

Investigadores analizaron ADN antiguo de asentamientos españoles en el Caribe y México, encontrando que el ganado bovino no solo llegó de Europa. Los resultados indican que también se había importado ganado de África al principio de la colonización, más de 100 años antes de que se documentara oficialmente su llegada.


Antes de la llegada de los europeos, el ganado doméstico (Bos taurus) no existía en el continente americano y la mayor parte de nuestro conocimiento sobre cómo llegaron los bovinos domésticos por primera vez al hemisferio occidental se basa en documentos históricos.

Los relatos de colonos portugueses y españoles del siglo XVI sugieren que el primer ganado fue traído en pequeñas cantidades desde el sur de la Península Ibérica hasta las islas del Caribe, donde fue criado localmente e importado a otras regiones vecinas.

Estos relatos hacen referencia a razas de la región andaluza de España, pero no mencionan el transporte de ganado desde África. Algunos historiadores han interpretado esta omisión en el sentido de que la primera ola de colonos se basó enteramente en una pequeña población de ganado europeo inicialmente enviado a las islas del Caribe.

«Los primeros estudios concluyeron que a principios del siglo XVI se trajeron unos cientos de animales, que luego se criaron localmente en La Española. A partir de ahí, se dedujo que la población inicial se había extendido por todo el continente americano», sostuvo el autor principal, Nicolas Delsol, asociado postdoctoral en el Museo de Historia Natural de Florida.

Durante su segunda expedición en 1493, Cristóbal Colón trajo el primer ganado al Caribe, donde fue utilizado como animal de granja y fuente de alimento. Estos nuevos trasplantes tuvieron tan buenos resultados que el ganado salvaje se convirtió en una molestia en la isla La Española. (Lea en CONtexto ganadero: Los orígenes y cualidades de los bovinos criollos en América)

Los españoles distribuyeron ganado ampliamente por el Caribe y, hacia 1525, se criaba ganado extranjero en partes de América Central y del Sur. Mientras tanto, los portugueses trasladaron razas relacionadas desde Europa continental y las islas de Cabo Verde al actual Brasil.

Pero los investigadores tienen motivos para sospechar que la versión de los acontecimientos extraída de los registros históricos estaba incompleta. En 1518, el emperador Carlos V aprobó un edicto que legalizaba el transporte de esclavos directamente desde sus países de origen a América, una práctica que comenzó menos de tres años después. En las décadas siguientes, los africanos esclavizados desempeñarían un papel vital (y a menudo no reconocido) en el desarrollo de la ganadería.

«Los primeros ganaderos de México eran casi todos de ascendencia africana. Sabemos que personas como los fulani en África occidental formaron sociedades de pastores en las que vivían en lo que podría describirse como una simbiosis con el ganado. Ambas líneas de evidencia nos hicieron pensar que había una gran posibilidad de que los españoles trajeran ganado de la misma región que las personas que esclavizaron», explicó Delsol.

Los estudios genéticos parecen apoyar esta idea. El ADN del ganado americano moderno lleva la firma de su ascendencia europea, pero también revela una historia de hibridación con razas de África y Asia. Sin embargo, sin datos arqueológicos, no es posible determinar exactamente cuándo tuvieron lugar estos acontecimientos.

Los primeros registros de ganado africano en América se remontan al siglo XIX, cuando el cebú jorobado de Senegal y el ganado n'dama de Gambia fueron trasladados a áreas con ambientes similares al otro lado del Atlántico.

Aproximadamente a partir de la misma época y hasta el siglo XX, el ganado domesticado en el sudeste asiático durante miles de años también se importó de la India. La hibridación entre este ganado dio lugar a razas comunes que todavía existen hoy en día, como el senepol de las Islas Vírgenes y el brahman americano común.

¿Representan estos registros el primer caso de ganado importado de regiones distintas de Europa, o son simplemente la continuación de una vieja práctica que, hasta entonces, no había sido documentada? (Lea en CONtexto ganadero: Este es el origen del brahman y así fue su llegada a Colombia)

Según el autor principal del estudio, la única forma de saberlo con seguridad sería secuenciar ADN antiguo de vacas y toros preservados durante la era colonial. Los investigadores solo habían intentado hacerlo en otro estudio, utilizando huesos del siglo XVI procedentes de Jamaica, pero sus resultados no fueron concluyentes.

Delsol reunió 21 huesos de varios sitios arqueológicos. Siete fueron excavados en Puerto Real, una antigua ciudad ganadera en La Española establecida en 1503 y abandonada décadas después debido a la piratería desenfrenada en la región. Los especímenes restantes corresponden a sitios de los años 1600 y 1700 en el centro de México, incluidos asentamientos y conventos en un largo arco desde la Ciudad de México hasta la Península de Yucatán.

Después de extraer ADN de material óseo, comparó sus secuencias genéticas con las de razas modernas de todo el mundo. Como era de esperar, la mayoría de las secuencias compartían una fuerte relación con el ganado vacuno de Europa, especialmente en los ejemplares de Puerto Real. Seis de los huesos de México también tenían secuencias comunes en el ganado africano pero, lo que es más importante, también se encuentran en razas presentes en el sur de Europa.

«Para complicar las cosas, en España hay ganado similar al de África debido a intercambios que duran siglos a través del Estrecho de Gibraltar», explicó Delsol. (Lea en CONtexto ganadero: Conozca los orígenes de la ganadería en 3 países de Latinoamérica)

Pero un diente encontrado en la Ciudad de México se destacó del resto. Enterrada en las mitocondrias del diente había una secuencia corta prácticamente desconocida en cualquier otro lugar que no fuera África. La vaca de la que procede probablemente vivió a finales del siglo XVII, lo que retrasó la introducción del ganado africano en más de un siglo.

Cuando se analizan a lo largo del tiempo, los huesos también revelan un patrón de diversidad genética creciente. Los huesos más antiguos de Puerto Real y Xochimilco (un asentamiento al sur de la Ciudad de México) procedían todos de cepas europeas, mientras que los de sitios posteriores en México parecen haber descendido de animales más comunes en la Península Ibérica y África.

En conjunto, los resultados sugieren que los colonos españoles comenzaron a importar ganado directamente de África occidental ya a principios de los años 1600.

«La ganadería moldeó profundamente el paisaje y los sistemas sociales en todo el continente americano. Conocemos la diversa ascendencia genética del ganado estadounidense desde hace mucho tiempo y ahora tenemos una cronología más completa para su introducción», remató Delsol.