Los orígenes y cualidades de los bovinos criollos en América

Por: 
CONtexto ganadero
17 de Septiembre 2022
compartir
ganado criollo america
Foto: agroempresario.com - repositorio.cucba.udg.mx - researchgate.net - revistas.uach.cl - antropocene.it - razasbovinasdecolombia.weebly.com

Desde Canadá hasta Argentina la categoría de “bovino criollo” se refiere a los descendientes del ganado europeo que llegó al continente hace 500 años. Aquí le explicaremos cuáles son las características de estos tipos de ganado y los orígenes de algunas de las razas más representativas.

 

En Colombia las razas criollas bovinas son descendientes de otras razas que llegaron a territorio colombiano en la época de La Conquista y que a lo largo de 5 siglos, a través de un proceso de selección natural, se adaptaron al medio y se convirtieron en un recurso genético diferenciado.

 

Lo mismo ocurrió en buena parte del continente americano, desde Canadá hasta Argentina. Claro está que en Latinoamérica la influencia fue mayoritariamente de razas de España y Portugal (para el caso de Brasil), en tanto que en Estados Unidos y Canadá predominaron las razas de Inglaterra y Francia.

 

Un artículo publicado en 2021 por los expertos en razas bovinas criollas Rosa Inés Parra, Germán Martínez Correal y Marino Valderrama describió que “los bovinos criollos se originaron a partir de ejemplares Bos taurus provenientes de la Península Ibérica y las Islas Canarias que fueron desembarcados en el Nuevo Mundo durante La Conquista, otros ganados ingresaron en la época colonial”.

 

Y agregaron: “La ganadería criolla abasteció con éxito a las comunidades rurales de América hasta finales del siglo XIX, pero con la introducción de razas modernas en búsqueda de la intensificación ganadera durante el siglo XX, han disminuido drásticamente la mayor parte de los núcleos criollos y se corre el riesgo de extinción de 49 razas”.

 

Aquí hicimos un compendio de los orígenes de estas categorías de bovinos criollos en distintos países de nuestro continente, con base en el texto elaborado por Parra y otros. (Lea: Cruce de ganado criollo mexicano y guzerat mejora productividad hasta el destete)

 

 

El bovino criollo argentino

 

El ingeniero zootecnista y M. Sc. Fernando Holgado explicó en su artículo que el bovino criollo argentino (BCA) es “una raza que, como todas las otras, posee un conjunto de características que permiten diferenciarla claramente de otros recursos genéticos”.

 

Señaló que se trata de los hijos del ganado español introducido por Cristóbal Colón en 1493 que llegaron a la isla La Española, hoy República Dominicana. En 1521 ingresaron al continente y llegaron al Virreinato del Rio de la Plata en 1549, de la mano de Núñez del Prado.

 

De acuerdo con Holgado, el BCA tiene un tamaño adulto moderado. La vaca criolla adulta, con condición corporal 3 (escala 1-5) pesa 430 kg y llega a los 490 gorda (CC 4), en tanto que el macho es un 50 % más pesado. La hembra tiene una producción de leche moderada y genera ganancias diarias en sus crías de 700 g/día, entregando terneros con 170 kg a los 210 días al destete.

 

Tienen una notable facilidad de parto y buena habilidad materna, se destacan por su mansedumbre, una buena calidad de carne, es resistente a enfermedades y parásitos como la garrapata, y son precoces, pudiendo alcanzar la pubertad antes de los 15 meses y ser preñada con esta edad.

 

 

El bovino criollo de Brasil

 

A diferencia de Argentina, donde se reportan solo 2 razas criollas (criollo argentino y criollo patagónico), el artículo de Parra y otros indicó que en Brasil existen varias razas bovinas criollas como caracú, caracú caldeano, curraleiro pé-duro, junqueiro, franqueira, lageado, mocho nacional, pantaneiro y patúa, entre otras.

 

La Asociación Brasileña de Criadores Caracú (ABCCARACU) y la Asociación Brasileira de Criadores de Bovinos Curraleiro Pé-Duro (ABCPD) son las dos organizaciones de razas bovinas criollas más antiguas del continente, creadas en 1916 y 1924, respectivamente. (Reportaje: 5 razas bovinas sintéticas originadas en Latinoamérica)

 

Marcos de Olivera relató que la raza curraleiro pé-duro “se forjó en una región donde falta el agua, el suelo es pedregoso y las pasturas, escasas”. Sus orígenes provienen de las razas portuguesas y españolas que llegaron a Brasil al comienzo de la colonización en 1534. De las mencionadas, la caracú es la única que no está en peligro de extinción.

 

El ganado caracú está localizado principalmente en el valle del Río Pardo (Rio Grande do Sul), al sudeste de Brasil. Es la de mejor explotación comercial y tiene un rebaño de 20 000 ejemplares. Sus vacas pesan entre 500 y 600 kg, y los toros, entre 800 y 1000. Existen dos variedades: mocha o con cuernos y su pelaje es de color amarillo-naranja.

 

 

El bovino criollo mexicano

 

De acuerdo con el artículo de Parra, Martínez y Valderrama, la Asociación de Criadores de Ganado Criollo Mexicano, A. C. (Asocriollo) fue creada en 1997, en tanto que un año después se dio origen a la Asociación Mexicana de Criadores de Ganado Romosinuano y Lechero Tropical (Amcrolet).

 

El doctor José Gonzalo Ríos Ramírez, director técnico de Asocrillo, describió al criollo mexicano como un animal de talla mediana que “ante la carestía de comestibles y granos, es un ganado que puede vivir perfectamente con una suplementación mínima de minerales y puede producir carne en condiciones más o menos competitivas”.

 

Los toros son muy activos y vigorosos, tienen alta fertilidad, se utiliza bien para monta de novillas, buena facilidad de parto y excelente habilidad materna. Se adapta muy bien a terrenos quebrados, a condiciones de agostadero bastante difíciles. Su dieta es muy diversa, a diferencia de muchas de las razas especializadas.

 

El ganado es dócil y ágil para caminar grandes distancias; es de alta rusticidad, ya que camina en terrenos agrestes de barranco y sierra, con climas extremosos, soporta escasez de forrajes y es resistente a los parásitos y a las enfermedades. (Lea: Así se realizó la encuesta de razas de animales domésticos en Colombia)

 

Según el Inventario Ganadero 2006, realizado entre Sagarpa, la Unión Ganadera Regional de Chihuahua y el gobierno estatal, se detectaron 150 mil 216 cabezas de ganado criollo mexicano. Para los demás estados no existen cifras. Al igual que otros ejemplares, el cruce indiscriminado con otras razas constituye una de las amenazas para su conservación.

 

 

Las otras razas bovinas criollas

 

En el resto de países también hay otras razas criollas destacadas. En Bolivia podemos encontrar el biotipo chaqueño, en Chile está el criollo chileno, en Estados Unidos se destaca el Texas longhorn, en Panamá el guaymi, en Paraguay se encuentra el pilcomayo o en Venezuela, el limonero.

 

De acuerdo con Parra y otros, “desde mediados del siglo XX se han emprendido acciones de investigación y fomento de la utilización de las razas criollas en los diferentes países de América Latina”. (Lea: Investigadores rastrearon la identidad genética del bovino criollo)

 

Los autores revelaron que en 2007 la comunidad internacional adoptó el “Plan de Acción Mundial sobre los recursos zoogenéticos”, que incluyó una primera evaluación mundial de la diversidad ganadera y con el cual se busca disminuir el riesgo de extinción de los bovinos criollos con ayuda de herramientas genómicas y de biotecnología reproductiva.

 

A su juicio, el uso de estas herramientas en Argentina, Bolivia y Colombia pueden orientar al resto de países en la toma de decisiones estratégicas para abordar y evitar la pérdida de biodiversidad de los animales domésticos, debido al inventario “en detrimento” para la mayoría de criollos.

 

“No obstante, es necesario enfatizarlos esfuerzos en promover programas de cruzamiento de las razas criollas con otras de mayor inventario, considerando las ventajas de adaptación al trópico, así como por su rusticidad, fertilidad, longevidad, docilidad y tolerancia a plagas y enfermedades”, para hacer frente a fenómenos como el cambio climático, sequías, inundaciones, pandemias e inestabilidad económica.

 

Vea en la siguiente tabla el estado actual de las razas de bovinos criollas en el continente americano

Fuente: Parra, Martínez y Valderrama (2021)