Chip, bolo en rumen o chapeta, tecnologías para identificar reses

Por: 
CONtexto Ganadero
14 de Agosto 2014
compartir
trazabilidad bovina
Las tecnologías usadas para identificar bovinos varían en cada región según su condición de producción. Foto: CONtexto Ganadero.
Cada región productora de animales para el consumo humano requiere por regulación mundial de un sistema de trazabilidad que garantice que el producto que se ofrece  es sano e inocuo.
 
Europa ha implementado un sistema completo de trazabilidad luego de que en Alemania surgiera el mal de ‘vacas locas’, patología vacuna que acabó con la vida de varias personas que comieron carne de animales enfermos.
 
A raíz de esto se han creado en el mundo diferentes tecnologías para garantizar el proceso de trazabilidad animal con chips subcutáneos, bolo metálico en rumen o la chapeta de oreja. Los países los han adoptado de acuerdo a sus condiciones de producción.
 
En Argentina se determinó el uso del chip subcutáneo para identificar las reses. El dispositivo se pone en el cuello del animal, lugar en el que se asegura su efectividad sin que se vaya a desplazar a otra parte del cuerpo. (Lea: Escáner para mejorar trazabilidad bovina es una realidad)
 
El costo de cada chip es de USD2, según información que dio a conocer el Gobierno argentino a medios de comunicación. El país suramericano aprobó su uso al argumentar que se evitará el robo de animales, puesto que el aparato rastrea el desplazamiento y paradero del rumiante.
 
En diálogo con La Nueva Provincia , Alberto Frola, presidente de la Confederación de Asociaciones Rurales de Buenos Aires y La Pampa, dijo que el chip “es una opción de identificación, una posibilidad interesante y razonable en caso de que se utilice correctamente. No es una novedad, porque hace unos 10 años desde CARBAP impulsamos su utilización”.
 
En Europa se ha elegido la opción del bolo metálico que se introduce en el rumen del bovino y también facilita el seguimiento al animal.
 
Colombia ha evaluado cada una de estas tecnologías de identificación animal, según explicó Manuel Blanco, director ejecutivo de la Asociación Colombiana de Criadores de Ganado Simmental-Simbrah y sus cruces, Asosimmental, que estuvo en el proceso de evaluación de los sistemas tecnológicos hace 3 años, desde la Federación Colombiana de Ganaderos, Fedegán. (Lea: ICA, obligado a contratar personal para cumplir ley de trazabilidad animal)
 
“El Ministerio de Agricultura creó un estándar de identificación que se definió en su momento de acuerdo a un estudio de Fedegán”, reseñó Blanco.
 
En 2011 se hicieron pruebas de campo con fábricas certificadas en la generación de las tecnologías de identificación y se determinó que Colombia tendría 2 sistemas habilitados. El primero de identificación visual con chapeta tipo paleta y el segundo con chapeta de biofrecuencia. La opción de chapeta y bolo ruminal quedó descartada.
 
 “Se quiso hacer con tecnología disponible a nivel internacional y de acuerdo a nuestro manejo de razas y sistemas de producción porque los dispositivos no se comportan igual acá o en Europa”, aclaró Blanco.
 
Elegir el tipo de tecnología adecuado a emplear en el hato bovino es relevante porque garantiza la realización del primer del proceso de trazabilidad, el cual es la identificación de los animales.
 
“La identificación es el primer pasó en la trazabilidad. Apenas es un eslabón necesario para conocer las características de los predios, dónde están los animales, cómo se mueven los animales, y adicional, cuándo van a sacrifico. Si no se tiene identificado el animal no se puede hacer la trazabilidad”, anotó Blanco.