Después de la COVID-19, la lechería deberá ser más incluyente

Por: 
CONtexto ganadero
08 de Junio 2020
compartir
leche, COVID-19, Iica, incluyente, políticas, méxico, Uruguay, Cooperación, Américas, innovación, Medio Ambiente, Fepale, FECALAC, consumo, consumidores, millennials, nutrición, regulación, Ganadería, ganadería colombia, noticias ganaderas colombia, CONtexto ganadero
La lechería no podrá ser igual luego de la COVID-19 y los cambios deben darse en los diferentes países para tener un sector más incluyente y participativo, según concluyó un conversatorio realizado por el IICA. Foto: IICA
“La pandemia nos hará pensar en cosas nuevas, lo peor que pudiera pasar es que tras la crisis construyéramos una realidad igual a la anterior, tenemos la gran responsabilidad de hacer políticas verdaderamente incluyentes”.
 
Así lo indicó el subsecretario de Agricultura y Desarrollo Rural de México, Miguel García Winder, en un diálogo público-privado, auspiciado por el Instituto Interamericano de Cooperación para la Agricultura (IICA), para promover el diseño de políticas y acciones de cooperación de las diversas regiones ante la crisis del COVID-19.

 

De acuerdo con lo expuesto por el funcionario “vamos a requerir innovaciones, tenemos que mejorar la productividad, el ingreso de los productores y cómo vamos a atender el tema ambiental que es cada vez más urgente”. (Lea: Rentabilidad y productividad, temas de interés para los ganaderos latinos)

 

Por su parte Daniel Pelegrina, presidente de la Federación Panamericana de Lechería (FEPALE), consideró que es importante promover el consumo de la leche como motor de la vida y la salud en una región de más de 600 millones de consumidores, en la que la mayoría de los países están por debajo del consumo recomendado por las autoridades sanitarias.

 

Al respecto Ramiro Pérez, miembro de la directiva de la Federación Centroamericana del Sector Lácteo (FECALAC), coincidió en esa preocupación y señaló que “se necesitan acciones de comunicación más directas con los consumidores urbanos, los millennials y nuevas generaciones sobre ventajas nutricionales y efectos sobre la salud; también se requiere una lechería verde con productos diferenciados, con un rostro humano. Esos elementos nos pueden servir para ir mitigando los efectos negativos a consecuencia del Covid-19”. (Lea: Millennials y centennials, generaciones con nuevas exigencias en el consumo de carne)

 

Además expresó su preocupación por la devaluación de las monedas de la región, así como por las medidas sanitarias que definió como “sumamente laxas en algunos casos”, en particular por el uso de sucedáneos en la leche, un tema en el que FECALAC ha trabajado con el IICA en aras de crear conciencia en los consumidores.

 

Entre tanto, el Director general del IICA, Manuel Otero, sostuvo que “es importante evitar la excesiva regulación de las políticas sanitarias pues generaría aislamiento entre los países y debemos evitarlo, ya que las ayudas internacionales estarán más restringidas”.

 

Agregó que “si no nos ayudamos, nadie nos ayudará. Tenemos que renovar nuestra solidaridad, concentrar esfuerzos y creer más que nunca en las alianzas público-privadas”.

 

El ministro de Ganadería, Agricultura y Pesca de Uruguay; Miguel García Winder, indicó que aunque en su país las afectaciones han sido leves, el principal cambio tras la pandemia estará en la actitud de los consumidores. (Lea: El consumo formal de leche líquida bajó 1% en 2018)

 

Cambiará nuestra preocupación por lo que consumimos y cómo nos relacionamos, al ser más conscientes que ante determinadas circunstancias todos somos iguales”, dijo el ministro uruguayo. En el ámbito internacional, “seguiremos preocupados por el acceso a los mercados”, en particular por el cierre temporal de China ante la pandemia.

 

Entre tanto, García Winder señaló que “no podemos mantener hatos grandes sin aumentar productividad” y resaltó que, en México, uno de los principales productores de América Latina, la industria láctea se encontraba ya en un proceso de cambio antes del COVID-19.

 

Otero concluyó señalando que “estamos ante una crisis sistémica, la más importante de los últimos 100 años y la cadena láctea no es excepción en las afectaciones. El único camino es salir fortalecidos con instituciones más flexibles y más sensibilidad social y ambiental”.

 

Por eso, ofreció el apoyo puntual del IICA ante varias de las preocupaciones presentadas por los participantes y recomendó hacer un análisis global de todas las políticas públicas para el sector lácteo, a fin de lograr una lechería más verde y sustentable.