¿El campo vivirá pronto una revolución tecnológica?

Por: 
CONtexto Ganadero
13 de Febrero 2014
compartir
revolución tecnológica en el agro
Los próximos años serán claves para la adopción de nuevas tecnologías en el sector rural. Foto: CONtexto Ganadero.
Expertos en temas agropecuarios han señalado desde Argentina que el campo vive una silenciosa transformación en lo referente a innovación y biotecnología que llevará a un cambio en materia productiva y social, ¿Es una oportunidad única para el sector rural en todo el mundo?
 
Productores que recorren los campos guiados por GPS, tecnologías de riego manejadas a través de herramientas informáticas y tecnologías en la nube, aplicaciones móviles para todo tipo de labores rurales y un sinnúmero de desarrollos matizan las oportunidades del campo en la actualidad.
 
Algo con lo cual concuerda el profesor Roberto Bisang, especialista en tecnologías para el agro de la Universidad de Buenos Aires y de la Universidad General Sarmiento, quien señaló el pasado 7 de febrero durante un conversatorio académico que un movimiento silencioso se está fraguando y este es el mejor momento para que la ruralidad se acerque a la innovación. (Lea: iGranja, el concepto al que apuestan los gigantes tecnológicos)
 
“El campo ha involucrado diariamente a los dispositivos móviles, a la generación de biodiésel, a los transgénicos, a las energías renovables y además produce alimentos, por lo cual, los compromisos han aumentado”, señala Bisang, quien además aseguró que estos cambios están creando las condiciones apropiadas para una nueva matriz económica.
 
Ahora bien, por todo esto, la agricultura se ha convertido en fuente de alimentos e insumos para biocombustibles y la bioindustria por lo cual la actividad puede llegar a convertirse en algo más complejo. “Pero las nuevas tecnologías están allí y es momento de implementarlas”, dijo el profesor Bisang ante un auditorio cercano a las 200 personas, en la Universidad de Buenos Aires.
 
Durante la charla se dijo además que todo lo anterior ha sido impulsado por una nueva generación de empresarios del campo que conocen bien su sector, se han capacitado, han intercambiado conocimientos a nivel internacional y se preparan cada vez más para involucrar la tecnología en cada proceso productivo de una empresa agropecuaria. “Los desarrollos tecnológicos han dejado de ser de la élite para tener una masa crítica en el agro”, expone Roberto Bisang. (Lea: La tecnología podría convertirse en punta de lanza de la agricultura)
 
Con esta teoría están de acuerdo desarrolladores de aplicaciones y novedosos sistemas que han visto en el agro un mercado con potencial. Para Arturo Arciniegas, gerente del Grupo Arve y desarrollador de una app móvil llamada ‘Control Ganadero’, son los niños y jóvenes que viven en las fincas los que han 'evangelizado' a sus padres e materia de nuevas tecnologías y sin pensarlo se han encargado de unir los dos mundos.
 
“Son los jóvenes quienes toman la bandera para manejar tablets, smartphones y aplicaciones móviles porque las entienden bien. Pero además los dueños de las fincas le están perdiendo el miedo a la tecnología porque las herramientas digitales son cada vez más amigables e intuitivas”, le dijo recientemente Arciniegas a este medio.  
 
A su vez, Juan Camilo Tamayo, CEO de Suganet, emperesa que acaba de presentar una aplicación móvil para subastas ganaderas, le dijo a CONtexto Ganadero, que efectivamente este es el momento de adoptar tecnologías para el agro y aunque el proceso es y será gradual, la meta es la masificación de todos los desarrollos. (Lea: Los desarrolladores de software le apuestan al agro y las petroleras)
 
“El agricultor que ignore las nuevas tecnologías se va a quedar rezagado. Hay que estar abierto a todo lo nuevo, porque la innovación solo trae beneficios ya que reduce costos y optimiza procesos. Este movimiento de adopción tecnológica es lento, pero todos estamos impulsando una tendencia mundial que está siendo apalancada por las nuevas generaciones de agricultores que nos ayudarán sustancialmente”, puntualiza Tamayo.