Los factores a valorar para conservar terneros rentables para la ceba

Por: 
CONtexto ganadero
01 de Diciembre 2014
compartir
ceba de terneros
La ceba de terneros es una de las actividades a la que se dedican ganaderos en todo el mundo. Foto: CONtexto Ganadero.
La rentabilidad del negocio de ceba de terneros se logra si los ganaderos valoran varios aspectos relacionados como tipo de pasturas, peso, sanidad y destete, variables aplicables en todo negocio productivo.
 
La producción de carne de vacuno en España, según una publicación del portal Mundo Ganadero, ha estado en los últimos años muy determinada por las ayudas ganaderas de la Unión Europea.
 
En la actualidad, en un mundo cada vez más globalizado, indica el documento,  “hay que ponerse en marcha para producir lo que demanda el cliente y siendo competitivos, porque en caso contrario el sector estará situado fuera del mercado. Además de producir mejor, hay que estar organizados para comercializar”.
 
En todos los sectores es imprescindible mirar el entorno. En el caso concreto de Europa, en los últimos 5 años se ha producido un aumento de las exportaciones de carne y animales vivos del 56 %, y una disminución de las importaciones de carne y animales vivos del 22 % (Eurostat, 2012). 
 
“Este cambio de tendencia responde a la mayor demanda de carne por parte de países terceros con economías emergentes, y a la disminución del consumo de carne de vacuno en la Unión Europea, que ha cambiado sus hábitos de consumo”, reseña el artículo. (Lea: Ganadero, así se prepara un animal para una subasta comercial)
 
“En España existe una serie de particularidades en el sector”, manifiesta el documento. Además de estar muy atomizado, hay una separación clara entre la producción de terneros y la ceba de los mismos, lo que en ocasiones dificulta la óptima preparación de los animales para el engorde. Además, la producción es totalmente intensiva con lo que el precio de las materias primas afecta de forma decisiva.
 
Con base en lo anterior, se puede hablar entonces de los factores clave para la obtención de terneros rentables para la ceba.
 
El primer factor es tener crías sanas. “Es imprescindible seguir unas pautas necesarias para que el ternero pueda ser cebado en unas condiciones sanitarias óptimas, necesarias para que el animal desarrolle todo su potencial genético”, asegura el documento de Mundo Ganadero.
 
Para ello, es importante un plan de vacunación adaptado a cada explotación ganadera, pero que incluya para las madres una desparasitación y vacunación de enterotoxemia al año.
 
El segundo factor hace referencia a la posesión de terneros destetados. “Cuando se trata de cebar un ternero pastero, con unos 200 kg de peso vivo y unos 6 meses de vida, es muy importante que el animal haya sido previamente destetado en la explotación de origen”, informa el portal.
 
En tercer lugar, se encuentra la importancia de tener un hato adaptado a la zona. Es relevante que al menos un mes antes del traslado el animal esté acostumbrado a consumir un pasto de las mismas características del que tomará en el cebadero de destino”, según el artículo. (Lea: Jóvenes, ganaderos y exitosos)
 
El cuarto lugar se halla la importancia de tener terneros con aptitud cárnica. “Para alcanzar unos índices productivos compatibles con la rentabilidad del cebo, se requieren terneros con aptitud cárnica. En España son muchas las razas que coexisten en los cebaderos de terneros. La mayor parte de la cabaña es de vacas nodrizas cruzadas, aunque hay también un número importante de razas autóctonas”.
 
Colombia
 
Darinel Enrique Regino, profesional de gestión productiva y salud animal de la Federación Colombiana de Ganaderos, Fedegán, en San Marcos, Sucre, señaló que La Mojana y San Jorge son zonas ideales para la ceba de terneros, por encima de la ganadería de leche.
 
La ganancia de peso diario de los terneros en esta zona es mayor, respecto de otras del país, y además, indicó Regino, “los precios de las pasturas para esos animales es más barato acá”.
 
A eso se suma, añadió el profesional de Fedegán, que para los animales de levante y ceba se requiere una mínima cantidad de mano de obra y movilización.
 
Es así como la zona de la costa norte de Colombia sigue siendo la más propicia para la ganadería de carne.