Mastitis: el síndrome que más afecta la ganadería colombiana

Por: 
CONtexto Ganadero
05 de Febrero 2014
compartir
mastitis bovina
La mastitis es un síndrome que se puede prevenir. Foto: CONtexto Ganadero.
Ganaderos de Uruguay dieron a conocer que sus animales están en riesgo de contraer mastitis por el contacto que tendrían las vacas con el lodo que se forma en las fincas.
 
El lodo en sí no constituye riesgo para los animales, pero si las vacas tienen contacto y allí hay patógenos aumenta el peligro de infección en las ubres, principalmente para los ejemplares que están en preparto o parto, debido a que al revolcarse en el suelo podrían adquirir algún tipo de infección que provoque mastitis.
 
Horacio Leániz, presidente de la Cámara Uruguaya de Productores de Leche, dijo al El País que el barro les trae problemas de mastitis a los hatos, aunque se prevé un semestre productivo para la ganadería lechera que crecerá igual que en 2013. (Lea: La cura contra la mastitis bovina está en manos de los productores)
 
La presencia de lodo o barro aumenta en época de invierno, como lo vive en la actualidad Uruguay. Colombia también atraviesa por temporadas de lluvias que repercuten en la ganadería del país, siendo la mastitis el síndrome que más enfrentan las reses en el territorio nacional y que genera pérdidas cuantiosas a los productores.
 
Así lo dio a conocer Esperanza Polanía, coordinadora de Seguimiento Epidemiológico de la Federación Colombiana de Ganaderos, Fedegán: “la mastitis afecta la capacidad de producción de leche, obtenerla es doloroso. Es el mayor problema de los ganaderos y deja pérdidas económicas por la leche que se daña”.
 
Teniendo en cuenta el grado de sufrimiento que puede afrontar una vaca con mastitis, Polanía recomienda a los productores prevenir el síndrome, teniendo presente las Buenas Prácticas Ganaderas, BPG, que lidera Fedegán.
 
Los tratamientos son curativos, no hay vacuna que evite la mastitis. De esta forma, lo mejor será que las personas encargadas de la extracción de la leche laven y desinfecten sus manos antes de hacer esta labor. Los establos o lugares donde se ordeña también deben estar limpios.
 
Los ganaderos, por su parte, deben hacer revisión constante de las ubres de las vacas para detectar los tipos de mastitis existentes. Uno de ellos se reconoce a simple vista por inflamación en las ubres y dureza en los pezones. (Lea: Herpes virus bovino 5 está en Los Llanos, médicos estudian el mal)
 
El otro tipo de mastitis no es fácil de detectar, por lo que se sugiere hacer pruebas básicas en el hato ganadero para no dejar que avance la infección en el caso de que se compruebe su presencia.
 
“Tener buenas prácticas de higiene es lo más importante. A los ganaderos se les dice que si tienen vacas con mastitis no las ordeñen o que se haga luego de las que no están con mastitis porque quien ordeña puede pasar la infección a otras. Básicamente se transmite por prácticas inadecuadas en la ganadería”, anotó Polanía.
 
El ordeño ya sea manual o mecánico se ejecuta cumpliendo normas de higiene, como al final del proceso desinfectar los pezones y aplicar un sellante que evite que contraigan patógenos.