"El acuerdo alcanzado con las Farc es desafortunado": Lafaurie

Por: 
AFP y CONtexto ganadero
27 de Mayo 2013
compartir
Diálogos de paz en La Habana
Delegados del Gobierno colombiano y de las Farc anuncian su acuerdo agrario en La Habana el 26 de mayo de 2013 © AFP Adalberto Roque
“Creo que el Jefe negociador tenía la misión de llegar con un acuerdo preliminar firmado y cumplió su tarea, pero veo, realmente, más ruido que acuerdo", afirmó el presidente ejecutivo de la Federación Colombiana de Ganaderos, Fedegán.
 
Ambas partes lograron "acuerdos sobre acceso y uso de la tierra, tierras improductivas, formalización de la propiedad, frontera agrícola y protección de zonas de reservas", según el comunicado conjunto leído en su primera parte por Fernández de Cossío y la segunda por el delegado de Noruega, Dag Nylander. (Gobierno y FARC oficializan acuerdo sobre desarrollo agrario)
 
Las reacciones no se hicieron esperar, no solo por la cantidad de tiempo que llevó poder llegar a un acuerdo sobre este punto, sino porque para muchos las soluciones que allí se plantean no son suficientes. 

Según expresó el ministro de Agricultura, Juan Camilo Restrepo, lo pactado entre las dos partes no es otra cosa que una carta de navegación que se va a trazar el país en busca de la dignificación de las familias rurales.

“Este acuerdo no es para darle tierra a las Farc, es para dársela a los campesinos que la quieren trabajar o ya la están trabajando, donde estarán acompañados de todo el aparato del Estado necesario para que logren un desarrollo integral rural”, argumentó Restrepo. (Gobierno y Farc buscan definir acuerdo sobre tema agrario)

Por su parte, varios senadores destacaron el avance logrado en La Habana y señalaron que una vez acordado este punto, los demás temas de la agenda se van a mover con mayor brevedad.

Roy Barreras, presidente del Senado señaló que lo ocurrido “es un gran paso hacia la paz, es un avance histórico e irreversible”. En tanto, Armando Benedetti, parlamentario del Partido de la U, argumentó que “este punto equivale al 60% del proceso de paz, el tema de las tierras era lo más difícil, ya que es una de la principales causas del conflicto”; mientras que Jorge Robledo, Senador del Polo Democrático, expuso que se dio un paso bien grande y que una vez negociado este punto, es probable que los demás temas de la agenda se vayan a negociar con mayor rapidez. ("El corazón de las negociaciones no debe ser la tierra y desarrollo rural": Lafaurie)

Sin embargo, para algunos líderes políticos, lo acordado entre el Gobierno y las Farc sigue siendo muy oscuro y desafortunado. Para el expresidente, Álvaro Uribe,  el afán de los guerrilleros es firmar cualquier acuerdo que les permita llegar al poder.

“Lo alcanzado hoy todavía es oscuro. El Gobierno no resuelve en las instancias democráticas el problema del sector agropecuario, que se encuentra bastante deprimido, por eso para mí, las Farc están dispuestas a firmar cualquier cosa, con tal de que les den impunidad, eligibilidad política y les abran el camino para tomarse el poder en  2018”, recalcó el exmandatario. (Primera propuesta de las Farc: reforma rural y agraria, análisis de Rafael Guarín)

Por su parte, José Félix Lafaurie, presidente de la Federación Colombiana de Ganaderos, Fedegán, catalogó el acuerdo logrado por las partes negociadoras como desafortunado.
 
“Creo que el Jefe negociador tenía la misión de llegar con un acuerdo preliminar firmado y cumplió su tarea, pero veo, realmente, más ruido que acuerdo. Para reconocer el abandono del campo no se necesitaban seis meses de negociaciones con las Farc -sentenció el presidente de Fedegán-, pues se habla de redistribución de tierras despojadas y fortalecimiento de zonas de reserva campesina, pero poco o nada de los factores que hacen a la tierra factor de riqueza; no se habla de asistencia técnica, de riego, de escuelas, de puestos de salud; no se habla de vías y menos de mercados. Tampoco se habla de la producción agropecuaria empresarial, de sus posibilidades de producir para el mercado mundial y de generar empleos dignos y desarrollo rural”.
 
El dirigente gremial puso en duda la facilidad con la que se llegó a un consenso en temas álgidos. “Puntos como las Zonas de Reserva Campesina, los latifundios o la reforma agraria a través de la extinción de dominio o la expropiación, creo yo que ya se quedaron sin ser tratados”, expuso el presidente de Fedegán. ("Ni el Gobierno ni las Farc saben de desarrollo rural": Lafaurie)

Para Óscar Iván Zuluaga, precandidato presidencial, lo que el Gobierno y las Farc acordaron no es solamente un pliego de reformas para el sector rural, sino un replanteamiento total del modelo de desarrollo económico del país.

“Mientras el Estado parece más preocupado por darle gusto a los guerrilleros en aras de su reelección, a los campesinos de Colombia, víctimas de las Farc, les toca irse a paro para que el gobierno les dé respuesta a sus problemas”, expuso Zuluaga. (Desarrollo rural, una apuesta que tiene varios frentes)

No obstante, como lo explicó Humberto de la Calle, “nada está acordado hasta que todo esté acordado”, es decir hasta que no se tenga un documento firmado con todos los puntos y los colombianos lo validen en un proceso de referendo, no entrará en vigencia ninguno de los ítems pactados. Es decir, será la ratificación ciudadana la que decida si está o nod e acuerdo con lo que se negocia en La Habana.
 
Puntos del acuerdo alcanzado
 
El Gobierno de Colombia y la guerrilla comunista de las Farc anunciaron  que alcanzaron un acuerdo sobre el problema agrario, causa del conflicto armado de casi medio siglo en ese país y primer punto de la agenda de las conversaciones de paz que llevan adelante en La Habana.
 
Estos son los puntos fundamentales del acuerdo, denominado "Hacia un nuevo campo colombiano: Reforma rural integral":
 
- Acceso y uso de la tierra. Tierras improductivas. Formalización de la propiedad. Frontera agrícola y protección de zonas de reserva.
 
- Programas de desarrollo con enfoque territorial.
 
- Infraestructura y adecuación de tierras.
 
- Desarrollo social: salud, educación, vivienda, erradicación de la pobreza.
 
- Estímulo a la producción agropecuaria y a la economía solidaria y cooperativa. Asistencia técnica. Subsidios. Créditos. Generación de ingresos. Mercadeo. Formalización laboral.
 
- Políticas alimentarias y nutricionales.