Buga le apuesta al mejoramiento de los colegios agropecuarios

Por: 
CONtexto ganadero
09 de Diciembre 2015
compartir
Buga, Valle del Cauca, vereda Monterrey, corregimiento La María, vereda El Placer, granjas interactivas, ciudadelas educativas, colegios agropecuarios, sector rural, .contexto ganadero
En el colegio agropecuario del corregimiento de La María, hay una dotación de llamas, albahacas, flamingos y búfalos. Foto: Secretaría de Agricultura de Buga.
El municipio del Valle del Cauca acaba de inaugurar la última de 8 ciudadelas educativas. 5 de ellas estarán dedicadas a promover el sector agropecuario, ya que cuentan con granjas interactivas y maquinaria especializada.
 
En el caso de los colegios agropecuarios, estas ciudadelas contarán con instalaciones aptas para la agricultura, la ganadería, la piscicultura y el desarrollo de actividades pedagógicas encaminadas al fortalecimiento de competencias laborales aplicadas al campo.
 
Así lo aseguró Fernando Gutiérrez, secretario de Agricultura y Fomento de Guadalajara de Buga. El funcionario describió para CONtexto ganadero 3 de las ciudadelas que funcionan actualmente en el municipio del Valle.
 
“La ciudad educativa del corregimiento La María lleva más o menos un año con su granja interactiva para experimentaciones agropecuarias, con dotación de animales convencionales como un caballo, una mula, un cerdo, pero también llamas, albahacas, flamingos y búfalos”, dijo. (Crónica: Colegio enseña sobre sistemas silvopastoriles a bachilleres).
 
Así mismo, el colegio está abierto los fines de semana para atender a distintas poblaciones como niños discapacitados, adultos de la tercera edad, miembros de la comunidad LGBTI, que tienen la oportunidad de recorrer las instalaciones e interactuar con los animales.
 
En el corregimiento de Monterrey, hay otra ciudadela de menor tamaño en donde se están terminando las adecuaciones de cultivos y de animales nativos. Se hicieron dotaciones como una yunta de bueyes con razas propias de clima frío y se entregaron máquinas despulpadoras para frutales y para carne.
 
En la tercera ciudadela, que fue inaugurada recientemente en la vereda El Placer, la finca cuenta con casa, bodegas, nacimientos de agua y estará dotada de animales y elementos para el desarrollo de las labores académicas y productivas. (Lea: Estudiantes aprenden a preparar ensilajes, gracias a Fedegán-FNG)
 
Las ciudadelas llevan todo el proceso agronómico, desde la siembra y la cosecha de frutas hasta la producción de cárnicos y de lácteos, para que los niños reciban una educación completa”, indicó el funcionario.
 
Según Gutiérrez, el sector rural ha sido olvidado por los jóvenes, que una vez se gradúan del colegio agropecuario, se trasladan al casco urbano de municipios como Tuluá, Buga o Palmira, pues no ven oportunidades de crecimiento o trabajo en el campo.
 
En esto coincidió Jauseman Noguera, vacunador bovino de la zona, que consideró que el campo es una “zona olvidada”. (Lea: Jóvenes rurales de Yopal reciben formación agropecuaria)
 
Yo pienso que estos colegios deben contribuir para que el campesino pueda trabajar en el campo y sus hijos puedan estudiar ahí mismo. Además, ellos pueden capacitarse en la parte agropecuaria”, aseguró.
 
Según él, las ventajas de un colegio ubicado en la zona rural son indudables, porque los jóvenes antes se veían obligados a viajar hasta la ciudad para estudiar. “Las veredas están muy apartadas del casco urbano. Para llegar a la última desde el centro de Buga se gastan 3 horas”, explicó.
 
Así como los adultos ven el valor de las ciudadelas educativas, el secretario de Agricultura espera que los niños, niñas y jóvenes también lo vean. (Lea: Jóvenes estudiantes aprenderán a usar la plataforma CvLac)
 
La idea es que los niños y jóvenes campesinos retornen al campo, demostrarles que sus predios son rentables cuando se brindan tecnologías apropiadas”, indicó.
 
Las ciudades educativas rurales son iniciativa del Gobierno Nacional y la Alcaldía de Buga, y cuentan con el apoyo de entidades como el Sena, el ICA, Corpoica, la Cooperativa de ganaderos del Centro del Valle y el Comité de ganaderos y agricultores de Buga.