Con software gratuito, escuela rural entra en línea

Por: 
Agencia de noticias UNAL
07 de Octubre 2014
compartir
escuela rural entra en línea
Estudiantes de la UN, sede Manizales, implementaron un sistema de registro académico en una escuela rural. Foto: Unal.
Aprovechando las ventajas que tiene el software libre, estudiantes de la Universidad Nacional, sede Manizales, implementaron un sistema de registro académico en una escuela rural.
 
El Centro Educativo Eduardo Gómez Arrubla, donde estudian aproximadamente 350 niños y jóvenes del campo, está ubicado en la vereda Guayabal, a 15 minutos de Chinchiná, municipio agrícola que forma parte del Paisaje Cultural Cafetero. 
 
Esta escuela sería como las demás a no ser porque, gracias a la investigación realizada por los estudiantes Ricardo Guarín y Angélica Ortiz, actualmente cuenta con un sistema de información de registro académico, en el que tareas como el ingreso de matrículas, notas y demás mecanismos de control estudiantil se realizan de manera rápida, eficiente y gratuita. (Lea: Alumnos del sector rural podrán acceder a las becas del Gobierno)
 
Para comenzar, los estudiantes del pregrado en Administración de Sistemas Informáticos de la UN Sede Manizales adelantaron un estudio que reveló que solo 3 de 7 instituciones educativas oficiales de nivel básico en Chinchiná, reconocidas por el Ministerio de Educación Nacional (MEN), cuentan con un sistema de registro digital. 
 
De esta manera, realizaron una investigación sobre los sistemas de información libre existentes, con el fin de implementarlos en el centro educativo, que cuenta con escasos recursos económicos. 
 
El software, llamado Edulogros, funciona con código abierto (open source), lo que quiere decir que se puede modificar para adaptarse a las necesidades académicas de la escuela, sin ningún costo. Permite ingresar notas, indicadores de logros, matrículas de estudiantes y datos básicos; también genera estadísticas referentes a cuántos alumnos reprobaron o aprobaron materias. 
 
“Además, se puede distribuir libremente, es decir, no tiene ningún tipo de restricción, lo cual ahorra los costos de licenciamiento que presenta otro tipo de software”, explica Guarín. 
 
Como el sistema ya estaba creado, los estudiantes desarrollaron la interfaz gráfica, los códigos y funciones acordes con las necesidades de la institución educativa. (Lea: ¿Y mientras nos educamos, qué?)
 
Quienes más se han beneficiado con la implementación de este programa son los 18 profesores de la escuela rural. “Fue todo un proceso con ellos, porque había que capacitarlos, decirles cómo funcionaba el sistema y cómo adaptarlo a sus necesidades”, indica Angélica Ortiz. 
 
Esta iniciativa confirma la necesidad que tienen las instituciones, tanto públicas como privadas, de proveer sistemas tecnológicos para uso educativo. En este caso, los docentes se tardaban en promedio 20 minutos diligenciando y tabulando manualmente los diferentes trabajos y notas que sacaban sus alumnos por período escolar. Actualmente, ese proceso les toma dos minutos, tras la instalación del sistema. 
 
Por ello, el beneficio fue doble, pues el costo promedio del software licenciado va entre uno y 2 millones de pesos, sin contar el presupuesto de las actualizaciones durante y después del proceso. 
 
Vive digital
 
Hace aproximadamente 4 años, el Ministerio de Tecnologías de la Información y las Comunicaciones (MinTic), en cabeza del ministro Diego Molano Vega, desarrolló el plan Vive Digital, mediante el cual anunció una “verdadera transformación tecnológica”, con la meta de desplegar toda la infraestructura informática, que en el país era limitada o inexistente. 
 
“Al iniciar el Gobierno, solo teníamos 200 municipios conectados con fibra óptica, encargada de la velocidad del internet. A 2014 estamos entregando 1.078 municipios con esa tecnología, es decir, el 96 % de los 1.104 del país”, explica Albeiro Cuesta, docente de la UN y director de Políticas y Desarrollo de TI–
FITI del MinTic. 
 
En el caso del Centro Educativo Eduardo Gómez Arrubla, Vive Digital donó a su sala de sistemas ocho computadores, algunos de los cuales están
destinados al personal administrativo y docente. 
 
Educación a la vanguardia
 
Entre los múltiples usos de las tecnologías de la información, el Ministerio también impulsa su programa “Computadores para educar”, con el propósito de dotar con equipos a diferentes escuelas públicas en el país. (Lea: 13 estrategias para el mejoramiento de la ganadería)
 
“En 2010, el promedio era de 36 estudiantes por computador. Para ese entonces, nuestra meta fue dejar 12 por ordenador. Hoy la relación es de 7 y en los próximos 4 años esperamos que sea de un estudiante por computador”, agrega el docente. 
 
Con la cobertura necesaria para la educación, los próximos esfuerzos se concentrarán en la creación de productos y servicios que potencien en mayor medida el emprendimiento a partir de tecnologías informáticas.