¿Conoce usted los distintos tipos de cuero? Hay varias categorías

Por: 
CONtexto ganadero
13 de Abril 2020
compartir
Cuero, Tipos de cuero, calzado, clasificación del cuero, cuero bovino, cuero según su procedencia, tipos de cuero, piel de animales, marroquinería, tratamiento post-curtido, curtiembre, piel de bovino, ganadería colombia, noticias ganaderas colombia, CONtexto ganadero
El cuero se clasifica dependiendo de la piel de la animal o del tipo de tratamiento. Foto: co.all.biz

Una de las pieles más utilizadas es el cuero de los vacunos, que incluye todas las variantes bajo este tipo de animal. Existen diferentes formas de clasificar el cuero, dependiendo su procedencia, tratamiento post-curtido o por sus acabados.

 

El cuero es la piel o tejido que recubre el cuerpo de los animales, que se obtiene mediante un proceso de separación y eliminación del pelaje o lana que la protege, y posteriormente un proceso de curtido que impide su putrefacción.

 

De este modo, se adquieren piezas con propiedades de resistencia y flexibilidad apropiadas para su posterior manipulación, que permiten la confección y fabricación de numerosos artículos. (Lea: Industria del cuero atraviesa momentos difíciles)

 

En la industria, existen varios tipos de cuero. Su clasificación depende de su procedencia, del tratamiento que se haya utilizado después de curtirlo o de los acabados que se aplican a los productos según el uso que se les dará.

 

La primera se determina según la especie animal. Por eso hay múltiples variedades: cuero de bovino, caprino, porcino, equino, nutria, chinchilla, reptil, pez o cervino. Las costumbres de vida del animal, su edad, sexo o estación del año influirán en la estructura de las pieles.

 

La segunda clasificación depende del curtido para pasar la piel a cuero imputrescible. Para ello se usa el tanino, un compuesto químico que evita la descomposición de la piel. (Lea: Seminario internacional para empresarios de curtiembres y procesadores de cuero)

 

Según el portal Ozapato, uno de los procesos es el cuero cocido, que se sumerge en agua, cera o grasa hirviendo. Dependiendo del líquido, la resistencia será distinta, consiguiendo un mejor resultado cuando se introduce en cera o grasa.

 

Otro es el engrasado, un tratamiento que repone los aceites naturales del cuero tras el proceso de curtido, haciéndolo más flexible e impidiendo que se vuelva quebradizo, dándole un mayor tiempo de vida. Este procedimiento es el más resistente al agua.

 

El teñido es un cuero tratado con colorantes para conseguir tonos decorativos, empleando tintes de anilina disueltos en alcohol o pinturas acrílicas. Otro tipo es el charol, un cuero cubierto con una capa de barniz de poliuretano, que le da un brillo característico y lo vuelve un poco más impermeable y resistente.

 

Otro tipo de clasificación se debe a los tipos de acabados, bien sea al cromo (calzado, marroquinería), vegetal (suela, forro, calzado) o con curtición mixta. (Entrevista: En 2019, industria del cuero solo ha crecido 0,9 % según presidente de ACICAM)

 

Dentro del vegetal, está la vaqueta, destinada a talabartería, artesanía y otros usos, y vira, un cuero con un determinado espesor que mantiene cierta flexibilidad después del prensado. En la mixta, está la badana, una curtición vegetal o mixta que se aplica a la piel de oveja.