El verano y el peso de las vacas

Por: 
CONtexto ganadero
08 de Enero 2020
compartir
Verano, pastos sin agua, pastos no crecen, secasez de comida, producción de leche baja, animales pierden peso, Contexto Ganadero, noticias de ganadería colombiana
El tiempo seco los pastos pierden agua y dejan de crecer. Foto: Clasf Colombia

Nos aprestamos a recibir el tiempo seco del primer trimestre del año y con él empieza agotarse la comida para los animales y el retroceso de la productividad.

 

En algunas regiones es más fuerte su impacto que en otras, pero lo que sí es cierto es que la producción de leche se disminuye en algunos casos hasta un en 25 % o más.

 

El verano afectado a las regiones que se encuentran en trópico bajo, es decir, a las de mayor temperatura. (Lea: En Sumapaz ganaderos de lechería abandonan el negocio)

 

Las vacas en pastoreo sufren mucho en dicha temporada debido a que el pasto baja su producción y por ende se ve menos forraje.

 

Mientras las vacas se recienten por la escasez de comida y pierden hasta el 50 % de su peso, los pastos de manera gradual, pierden el agua que gracias a la materia orgánica se había almacenado en el suelo y como consecuencia dejan de crecer.

 

Afecta a todos los ganaderos, pero en especial a los pequeños, en donde son pocas las unidades productivas que pueden resolver el problema de la escasez de pastos con el suministro de concentrados, u con otros suplementan como granos, heno, silo de maíz o de pasto.

 

Además, los pocos que lo hacen se ven obligados a incurrir en sobrecostos que no son de poca monta, ya que son insumos cuyo precio se caracteriza por su elevado precio en estas épocas.

 

Un ganadero de la región del Sumapaz consultado señala que “en lo que se refiere al precio de la leche este disminuye poco. En las temporadas de verano resulta que las pasteurizadoras buscan más leche y la pagan bien, pero el problema es que no hay producto”.

 

A lo anterior se suman las importaciones de leche en polvo que generalmente ingresa al país en este mismo período todo el cupo autorizado sin aranceles en los Tratados de Libre Comercio, que son cerca de 19.000 toneladas provenientes de Estados Unidos y Europa (Lea: Una nueva década).

 

Con la llegada del libre comercio, como lo señala Oscar Cubillos, Jefe de Planeación del FNG, en el artículo citado, el tema de subsidios tenderá a desaparecer por lo cual para el 31 de diciembre de 2029 el sector solo dependerá de sí mismo. Las políticas públicas que se deban hacer tendrán que realizarse en los años próximos, pues entre más posibilidad importadora las medidas conducentes a su mitigación deberán ser más, lo que hace más complejo el panorama.