Ganadería no es responsable única de la deforestación en Caquetá

Por: 
CONtexto Ganadero
12 de Agosto 2013
compartir
Deforestación
La tala indiscriminada de árboles y los cultivos ilícitos también son causantes del daño ambiental existente en el Caquetál. Foto: Universidad Distrital.
Acciones como la minería ilegal, los cultivos ilícitos y la extracción de madera, también son responsables de que este fenómeno se presente y afecte seriamente el ecosistema del departamento.

La ganadería es una actividad que le está apostando a su reconversión desde varios frentes. Uno de ellos es hacerla amigable con el medio ambiente, evitando así que se le siga asociando con la deforestación. Esta plan lo viene ejecutando el Comité Departamental Ganaderos del Caquetá, entidad que firmó un pacto de no agresión al ecosistema.

“El Caquetá sigue manteniendo una deshonrosa cifra que ocupa el primer puesto en deforestación, posiblemente ya no relacionada con la ganadería extensiva, sino con factores como el modelo colonizador, la minería criminal y el monocultivo de la hoja de coca. Nuestra actividad hoy en día es más consciente, apostándole a la reconversión”, explicó Rafael Torrijos, presidente del Comité a un diario regional. (Lea: Minería ilegal y cultivos ilícitos preocupan a Caquetá hoy por hoy)

Ante estas afirmaciones, Andrés Zuluaga, coordinador del proyecto Ganadería Colombiana Sostenible, manifestó que culpar a la actividad pecuaria del daño ambiental que sufre esta zona del país, es tener una visión muy sesgada de lo que ocurre, ya que hay múltiples elementos causantes de más afectaciones y que necesitan control con el fin de proteger los bosques colombianos.

“La colonización, la construcción de carreteras, las grandes obras de infraestructura, la tala indiscriminada de árboles y hasta la misma agricultura extensiva, lesionan y causan graves daños, por lo cual es necesario revisar a fondo qué afecta más y qué ocasiona más daño en esta zona”, sostuvo el coordinador del proyecto, el cual es apoyado por la Federación Colombiana de Ganaderos, Fedegán. (Lea: Más de 6 millones de hectáreas de bosque se han perdido en 20 años)

Ante esta situación, Héctor Zuluaga, profesional en Gestión de Proyectos Estratégicos de Fedegán en el departamento, afirmó que es necesario ejercer controles más drásticos de todas las actividades que se vienen realizando en el Caquetá y seguir buscando la forma de evitar que el medio ambiente sea el más perjudicado.

“Hay un fenómeno muy fuerte que es el comercio ilegal de madera, lo que ha generado que los ganaderos usen esas zonas recién taladas para realizar su actividad, por eso la culpan, pero el culpable es el hombre que taló los árboles”, aseguró Zuluaga. (Lea: Universidad de la Salle se vinculará al “Pacto Caquetá”)

Para evitar que haya más deforestación, un gran número de ganaderos interesados en la conservación de los bosques que hay en cercanías a sus predios, han empezado a buscar mecanismos para preservar y conservar las fuentes y los nacimientos de agua, a través del programa Ganadería Colombiana Sostenible y del Pacto Caquetá.