La productividad ganadera está por encima de las modas: Asocriollo

Por: 
Edgar Aldana Rosillo
03 de Agosto 2020
compartir
Asocriollo, bondades, razas criollas, exportación, ventajas, desafíos, unión de ganaderos, productividad, vigor híbrido, resistencia, rusticidad, parámetros reproductivos, ganadería, ganadería colombia, noticias ganaderas colombia, contexto ganadero.
Mariana Navarro, la nueva presidenta de Asocriollo tiene entre uno de sus principales retos la unión de los ganaderos de las razas criollas y colombianas. Foto: facebook.com/mariana.sanint

Las razas criollas han mostrado sus ventajas y eso es algo que se debe aprovechar para incentivar su uso en nuestro medio, señaló la nueva presidenta de Asocriollo, Mariana Navarro.

 

Para la dirigente, las razas criollas y colombianas se encuentran en un buen momento, aunque todavía hay grandes desafíos por delante que son los que va a asumir en la Asociación.

 

Ella es ganadera de tradición y una profesional que asume la presidencia del gremio para darle mayor fortaleza a estas razas, que también busca la integración de los productores. (Lea: Mariana Navarro asume la presidencia de Asocriollo)

 

CONtexto ganadero: ¿Cuáles son sus principales desafíos al frente de Asocriollo?

 

Mariana Navarro (MN): Estar al frente de una asociación de ganaderos trae desafíos continuos. En este momento uno de los principales desafíos es lograr la unión de todos los ganaderos que cuenten con razas criollas, promoverlas con datos productivos, y tener siempre presente que la unión hace la fuerza.

 

CG: En su opinión, ¿cómo se encuentran las razas criollas en estos momentos en el país?

 

M.N.: Actualmente las razas criollas y colombianas se encuentran en un buen momento. Cada día hay más ganaderos que se van dando cuenta la importancia de la productividad por encima de las modas. Los cruces con razas criollas y colombianas son una buena opción para que el vigor híbrido venga acompañado de una resistencia al medio, producto de la adaptación. (Lea: Mídasele a las pruebas de desempeño de raza BON de Agrosavia)

 

CG: ¿Cuáles considera las principales fortalezas de las razas criollas?

 

M.N.: En mi opinión todas las razas tienen fortalezas y debilidades. Las fortalezas de las razas criollas se basan en aptitudes adquiridas para sobrevivir a los lugares donde se establecieron. Cuando las condiciones que afrontan en el medio son las mismas para diversas razas, las razas criollas y colombianas muestran mayor resistencia que las demás, manteniendo unos mejores parámetros reproductivos, una menor pérdida de condición corporal ante las adversidades del clima, y un sistema inmune más fuerte.

 

CG: ¿Cuáles son las debilidades?

 

Las razas criollas y colombianas fueron desplazadas inicialmente por razas extranjeras que traían un trabajo genético de más años y más especializado en una orientación productiva específica.

 

Como país le creemos más al que tiene acento de extranjero que al propio, y hacemos caso omiso del conocimiento o adaptación que tienen quienes viven y sobreviven al medio en el que nos encontramos. Esto hizo que hace un tiempo el hecho de ser del país las llevará a ser ignoradas; sonaba mejor usar razas “con acento extranjero”.

 

Otra gran debilidad de las razas criollas es la falta de publicaciones de indicadores productivos, entendiendo que son estos parámetros y la heredabilidad de ellos mismos lo que acerca a los productores a buenos resultados.

 

CG: ¿Cuál es el futuro de las razas criollas?

 

M.N.: El futuro de las razas criollas es el mismo que han tenido muchas razas introducidas al país argumentando que dan rusticidad en los cruces. Las razas criollas tienen un frame medio, mayor aprovechamiento de los forrajes que consumen, menor pérdida de condición corporal en situaciones de escasez de alimento y además son producto colombiano, entre otras ventajas. A los productos pecuarios se les da valor agregado cuando en la etiquete puede decir: “producido en pastoreo” (o “grass feed” en inglés); y las razas criollas responden bien en alimentación en pastoreo. (Lea: Así es la raza criolla Serrana)

 

CG: ¿Qué se debe hacer para incrementar el uso de razas criollas?

 

M.N.: Para incrementar el uso de razas criollas es fundamental contar con estadísticas productivas de los individuos y conocer la heredabilidad de los indicadores. Los ganaderos cuando estamos pensando en un negocio y escogiendo una raza debemos decidir sobre datos productivos.

 

CG: ¿Qué posibilidades de exportación ve que tienen las razas criollas?

 

M.N.: Las razas criollas ya han sido exportadas. El Romosinuano fue exportado a Venezuela, México y Estados Unidos donde actualmente hay hatos con buenos resultados. En este momento nos interesa primero fortalecernos al interior de Colombia y ser un apoyo para los ganaderos nacionales; cuando estemos fortalecidos llegará el momento de hablar de exportación, por ahora es momento de trabajar dentro del país que ya es bastante extenso.

 

CG: ¿Cómo analiza lo que está pasando actualmente con el problema de la leche en Colombia?

 

M.N.: Creo que la situación actual no se limita solo a la leche. Es triste ver cómo en el gremio la frase “Divide y reinarás” nos la aplicamos nosotros mismos permitiendo que los compradores sean los que reinen; ellos no tienen que hacer nada. El gremio es muy propenso a estar continuamente dividiéndose, y no hemos querido entender que la fuerza está en la unión. Por otra parte los costos de producción de leche y el margen que deja la lechería son temas que no todos los ganaderos están trabajando, los costos de transporte y la infraestructura de transporte es vergonzosa, y pensar que trabajar en el campo es más bien una humillación que un honor nos está dejando sin mano de obra. (Lea: Desde Asocriollo y Agrosavia trabajan para el desarrollo del Hartón del Valle)

 

CG: ¿Cómo ve el futuro de la ganadería luego de la pandemia?

 

M.N.: El futuro, y más en estos momentos de crisis, es bastante incierto. Las personas que tenían tierras improductivas y hacían ganadería como una afición, o por no dejar “enrrastrojar” la finca, han entendido que la inversión en el campo es la única que en caso de crisis no podrá parar. Muchas personas han entendido que lo que comen todos los días no viene de un supermercado y hay un sector que no para, ni en pandemia, y está siempre trabajando para producir comida. Yo esperaría que estos momentos difíciles hagan que el campo sea visto como una industria productiva, de personas que merecen reconocimiento y distinción por trabajar todos los días para alimentar las ciudades, y entre esos estamos los que producimos leche y carne.

 

CG: ¿Qué representa para usted, ser la primera mujer que asume la presidencia de este gremio?

 

M.N.: Ser la primera mujer que asume la presidencia de este gremio no representa para mi nada especial. Creo que hay que entender que hombres y mujeres pensamos y sentimos diferente pero tenemos las mismas capacidades; cada uno a su manera. Sí, fue durante un tiempo un gremio machista pero con respeto todos podemos trabajar en él. Por fortuna somos un equipo de trabajo, yo tengo actualmente la presidencia pero la dirección se lleva como junta directiva con un gran apoyo.