Monitoreo animal, clave para mejorar la rentabilidad del negocio

Por: 
CONtexto ganadero
19 de Julio 2021
compartir
monitoreo, rentabilidad, Tecnología, productividad, cuidado animal, sustentabilidad, correctivos, costos, calidad del trabajo, optimización del tiempo, eficiencia, ciclo de vida, terneras, salud, nutrición, levante, novillas, reproducción, confort, etapa productiva, vacas, parámetros, Detección del celo, estrés calórico, Producción, suelo, planta, animal, indicadores, Trazabilidad, Ganadería, ganadería colombia, noticias ganaderas colombia, CONtexto ganadero
Con el uso de la tecnología, se facilita el monitoreo del hato y de esta manera se puede mejorar la rentabilidad. Foto: Captura de pantalla del video youtube.com/watch?v=SxuPVDcvwpc del canal de youtuve TvGan

El monitoreo de diversos aspectos de los animales resulta importante para mejorar la rentabilidad del hato y para ello la tecnología es el gran aliado de los ganaderos.

 

Así lo planteó Nicolás Vargas. Zootecnista, médico veterinario y representante de Monitoreo Altflex MSD, quien indicó que con el paso de los años se han venido desarrollando una serie de dispositivos más modernos, confiables y duraderos que han permitido disponer de ellos en las fincas y no están restringidos a una tecnología.

 

Por medio de productos innovadores, basados en herramientas de información y servicios se logra mejorar la productividad, el cuidado animal y la sustentabilidad.

 

Hay que cambiar el paradigma de que se debe ir a la finca a mirar las vacas cuando hay dispositivos que pueden hacer este trabajo y enviar alertas a los celulares para tomar las medidas correctivas del caso. (Lea: 5 sensores que monitorean el comportamiento de las vacas)

 

Por medio de la tecnología disponible se logra una reducción de costos, la mejora de la calidad del trabajo, optimización del tiempo, aumento de la eficiencia y el desarrollo de las personas.

 

Es importante monitorear todo el ciclo de vida de los animales desde las terneras, con un enfoque de salud y nutrición; en la parte de levante de las novillas lo que corresponde a reproducción, salud, confort y nutrición; en la etapa productiva, cuando son vacas se miden los mismos parámetros de las terneras.

 

Básicamente se hace una medición de cuatro parámetros: actividad, rumia, tiempo comiendo y frecuencia respiratoria. La interacción de estos aspectos genera una serie de algoritmos que permiten obtener información en tiempo real y preciso de lo que está sucediendo en la vaca.

 

Hay dos tipos de monitoreo: individual y grupal, en el primer caso se considera a la vaca como una unidad productiva, que tiene una rutina y el foco está en cuál necesita atención y cuándo. El enfoque es en la vaca que tiene algún problema, olvidándose de las que están sanas.

 

En el monitoreo individual se enfoca en el tema reproductivo y de salud; mientras en el grupal está el bienestar y la nutrición.

 

La productividad se puede aumentar mediante el monitoreo porque se van a tener más partos y más crías, menor manejo animal lo cual redunda en mayor bienestar de las vacas y por ende en mayor producción de leche. (Lea: Dispositivos que facilitan el monitoreo de las vacas lecheras)

 

Se reducen los costos porque se va a tener un manejo más eficiente y racional del semen y de las hormonas, reducción de los días abiertos, disminuye los costos de trabajo porque ya no se requiere que el trabajador esté revisando las vacas dos veces al día y no se necesita entrenar a la persona para que pueda interpretar signos de enfermedad en las vacas.

 

Algunos beneficios del monitoreo en reproducción son la detección entre 70 y 90 % de los celos reales, provee el momento óptimo para la inseminación artificial, filtra la mayoría de celos falsos, precisa el momento para el semen sexado.

 

Entre tanto el monitoreo de salud permite que la vaca rápidamente recupere su salud y productividad, mejora parámetros reproductivos, reduce costos médicos y tasa de mortalidad, retroalimentación de tratamientos, optimiza costo/beneficio de tratamientos, reduce descartes involuntarios, reduce tiempo identificando vacas enfermas, reduce distocias y muerte neonatal, alertas en tiempo real.

 

Por su parte, el monitoreo grupal provee análisis de estrés calórico (bienestar): producción, reproducción y salud; eficiencia alimenticia (nutrición): 50-70 % de los costos de producción; y, eficiencia operativa (manejo): consistencia en producción, reduce el factor sorpresa.

 

Los beneficios que ello ofrece es manejar el riesgo del estrés calórico y reducir su impacto sobre producción de leche, reproducción y salud; manejar la eficiencia de alimentación, analizar rumia y tendencias de consumo dentro de un grupo y el hato; control de la eficiencia operativa, monitoreo de cambios en la rutina diaria de los grupos.

 

Manifestó que hay siete aspectos principales para el desarrollo de las unidades ganaderas, siendo el primero la recolección de información para poder tomar decisiones porque de lo contrario no se van a poder medir los parámetros que se quieren mejorar. (Lea: Presentan eficaz tecnología para detectar el celo y la rumia)

 

Para esa toma de información existe el software de gestión y los dispositivos inteligentes para monitorear los animales en tiempo real que permite reunir de manera oportuna y completa toda la información para poder tener rentabilidad.

 

El segundo aspecto a monitorear es la nutrición que comienza desde comprender la relación suelo-planta-animal en donde se han hecho avances importantes en cómo la vaca debe aprovechar el forraje y permite balancear raciones por aminoácidos, por ejemplo, y cómo aprovechar mediante un pastoreo inteligente el momento óptimo del forraje para obtener los mejores requerimientos para el animal.

 

La parte genética es el tercer aspecto que se debe tener en cuenta para lograr un mejoramiento en todos los indicadores de la finca. Es así como en agosto se va a revelar a nivel internacional un nuevo cálculo para el índice de mérito neto en vacas holstein, principalmente. Se van a incluir indicadores novedosos que están a la vanguardia en la selección de toros como el mérito de pastoreo, la eficiencia alimenticia e inclusive el ahorro de comida.

 

Adicionalmente está el tema del bienestar animal que también es fundamental porque los consumidores están exigiendo obtener alimentos provenientes que cumplen con principios de sostenibilidad y cuidado de los animales.

 

Un factor más es el de los medicamentos, que ha cambiado la perspectiva porque ahora se enfoca más en la medicina preventiva y se establecen planes vacunales para darle inmunidad a las crías y a las mismas vacas. Esto va ligado también a lo que exigen los consumidores como son productos inocuos. (Lea: Los beneficios de monitorear la rumia como indicador de bienestar)

 

Así mismo, está la identificación de los animales, que en algunas fincas no lo hacen, y eso imposibilita la recolección de información y tomar medidas en otros aspectos. Además es un tema que va más allá de ponerle un número a un animal y es la trazabilidad lo cual es una exigencia de los mercados internacionales.

 

El otro aspecto es el desarrollo de las personas que colaboran en las fincas que es donde está el foco más importante porque son quienes están al frente de la actividad.