Sembrar semillas de pasturas para el ganado, todo un cuento

Por: 
Sully Santos
12 de Enero 2016
compartir
semillas para pastos
Las semillas no germinan si no se da manejo adecuado al suelo. Foto: CONtexto ganadero.
Elegir y sembrar una semilla de pastura requiere disciplina y compromiso. Una práctica indebida puede hacer que no germine. Aprenda a realizar la tarea de la mejor manera.
 
Mario Noreña, docente en pastos y forrajes y manejo de praderas de la Universidad Nacional de Colombia, sede Medellín, explicó que hay 2 grupos de semillas, la sexual y la vegetativa. La elección de una u otra varía según en tipo de pastura y suelo.
 
La semilla sexual pertenece al grupo de pastos brachiaria, guineas y raigrás. “En estos grupos la gente podría tener una semilla viable”, dijo Noreña al referirse a aquellas que se consiguen en el mercado. (Lea: Lo que debe hacer un ganadero para aprovechar las lluvias)
 
Con respecto a las semillas vegetativas, las cuales se siembran por medio de los estolones de las plantas, se ven para pastos como el estrella africana que germina de forma favorable en climas calientes y el kikuyo en climas templados y fríos.
 
Consideró que una elección buena puede corresponder a la siembra de la semilla sexual para brachiaria, cuando se busca que germine en suelos ácidos, y la de raigrás, si se busca que crezca en suelos del trópico bajo.
 
Sin embargo, las brachiarias se pueden cosechar mediante el uso de semillas vegetativas. Todo radica en conocer el sitio de siembra y si hay disponibilidad en el mercado de ella.
 
“La kikuyo y estrella africana presentan poca viabilidad (en el mercado) como semilla sexual, es menos del 5 %", anotó el experto, que añadió que muchas se importan de Brasil y Estados Unidos. (Lea: Pasto Maralfafa, cae bien a la ganadería de ceba)
 
Eustorgia Méndez Pérez, ingeniera agrónoma y profesional del Fondo Nacional del Ganado, dijo que la selección de la semilla sexual se debe hacer con detenimiento, al observar las condiciones agroclimáticas del terreno con lo que se dará la germinación y sostenibilidad en el tiempo del pasto. Lo mismo se hace con la vegetativa, especialmente cuando se trata de una parte de la planta que tendrá que rebrotar.
 
Hay variedades para tierras altas y bajas. Se escogen las que se adapten a los suelos y que la pastura tenga resistencia en el tiempo cuando germine”, apuntó Méndez Pérez.
 
La evolución de la semilla
 
En el mercado hay empresas que ofrecen semillas crudas o comerciales, y es posible encontrar algunas con recubrimiento para protegerlas de hormigas, hongos y aves, principales males que podrían dañar una cosecha de pastos para el ganado.
 
“La gente tiene la oportunidad de escoger semillas de pastos de diferentes opciones, pero el precio varía. Las que tienen recubrimiento son más costosas”, dijo Noreña.
 
Llegó el momento de sembrar
 
La siembra tendrá resultados positivos si se garantizan la preparación de terreno, humedad del mismo y profundidad adecuada de la semilla. (Lea: Pastos de corte, ideales para el trópico)
 
“Como las semillas son muy pequeñas, se sugiere que se siembren a una profundidad entre 5 y 10 veces su tamaño, no más”, recomendó el experto en forrajes de la Universidad Nacional.
 
Si la siembra de la semilla sexual se da a más profundad de la recomendada, puede que no germine. Ya en el caso de la preparación del suelo es fundamenta que cuando se establezcan las raíces se proporcione el agua requerida para que la planta siga su crecimiento normal y no vaya a morir.
 
Otro punto que destacó Noreña fue el relacionado con los pastos de corte que consume el ganado. Estos no se siembran con semilla sexual sino por medio de tallos. Es el caso de la maralfalfa, king grass y elefante morado.
                                                     
Conservación ideal de semillas
 
Los ganaderos que compran semillas pero no las sembrarán en el corto plazo deben conservarlas en sitios libres de humedad y altas temperaturas. (Lea: Cómo hacer rentable una finca y convertirla en "fábrica de comida")
 
La semilla vegetativa tiene un manejo de almacenamiento diferente por tratarse de una parte de la planta. De esta forma, una vez el productor haya escogido la que sembrará, debe poner el estolón en el suelo antes de 8 días de haberlo cortado. Hay casos excepcionales en los que se podrá sembrar 2 días después de su adquisición, lo que se aplica al kikuyo.
 
Clima y siembra
 
Un último evento que hará que las semillas tengan un buen uso y los predios se vean verdes para alimentar ganado es sembrar cuando el tiempo sea el ideal.
 
Álvaro Rincón Castillo, investigador PhD en la Corporación Colombiana de Investigación Agropecuaria, Corpoica, aconsejó a los ganaderos no sembrar en momentos de verano para evitar desastres en las fincas, a menos que en el predio se cuente con un sistema de riego, al recordar que habrá pasto solo si este tiene agua disponible.
 
Es así como la elección de la semilla no es una acción que quede en segundo plano, representa una práctica encaminada a la tecnificación de las fincas ganaderas que quieren aumentar sus ingresos económicos.