Así se obtiene una muestra de forraje y así se interpretan los resultados de su análisis

Por: 
CONtexto ganadero
20 de Abril 2021
compartir
análisis forrajes, análisis bromatológico, análisis de pastos, aprovechar análisis de forrajes, interpretar análisis de forrajes, el análisis de los alimentos vacas lecheras, pastos ganadería, muestras de pastos, muestras de forrajes, tecnologías análisis forrajes, ganaderos, ganaderos colombia, ganado, vacas, vacas Colombia, bovinos, Ganadería, ganadería colombia, noticias ganaderas, noticias ganaderas colombia, CONtexto ganadero, contextoganadero
La toma de la muestra del forraje es el primer aspecto más importante a tener en cuenta para realizar un adecuado análisis. Foto: alltechspain.blogspot.com

En este artículo, usted aprenderá cómo interpretar los resultados del análisis bromatológico, comenzando desde el manejo de la muestra, para obtener el mayor provecho e iniciar acciones correctivas que resulten en una mejor productividad del pasto y, por ende, de su ganado.

 

El ingeniero José Fabio Alpízar Bonilla de Costa Rica explicó que todo comienza con el manejo adecuado de la muestra, que debe ser representativa del material, para que el laboratorio reciba, evalúe y devuelva información veraz. Las consideraciones para el muestreo fueron:

 

  1. Recolectar varias submuestras y combinarlas hasta obtener una porción homogénea, de al menos un kilogramo (1,0 kg), para ser remitida al laboratorio.
  2. Identificar la muestra con la información clara y visible que considere relevante para asociar los resultados. Por ejemplo: tipo de forraje, edad de corta y procedencia.
  3. Enviar la muestra al laboratorio tan pronto como sea posible, para evitar al máximo su deterioro. Se pone en una bolsa plástica, removiendo el contenido de aire y sellándola.
  4. No dejar la muestra en el vehículo o expuesta al sol, especialmente en días calurosos, porque el material se puede deteriorar en el almacenamiento y transporte.
  5. Si no puede llevarla al laboratorio dentro de las siguientes 24 horas, hay que refrigerarla o guardarla en una nevera, especialmente para materiales con alta humedad.
  6. Seguir las indicaciones o guía de manejo del laboratorio y, a su vez, indicar claramente el tipo de análisis requerido, usando el formulario que proveen.

 

 

¿Cómo interpretar los resultados y obtener el mayor provecho a la información?

 

En los reportes que emite el laboratorio, existen dos tipos de datos: a) los nutrientes, sustancias utilizadas por el metabolismo para satisfacer determinados requerimientos; y b) los analitos, que si bien se refieren a componentes químicos de interés, no desempeñan de forma directa la función de nutrir.

 

De acuerdo con el ingeniero de Costa Rica, un ejemplo es la fibra neutro detergente (FDN), considerado como “analito” por cuanto este no es una medida directa de un carbohidrato, el cual es un nutriente. (Lea: ¿Sabe usted qué significa intensificar las pasturas?)

 

Esta diferenciación “es importante porque en ocasiones, el valor puede ser analizado de forma individual o independiente, en tanto en otras, en conjunto con otros o utilizado dentro de una fórmula para estimar un efecto (consumo de materia seca, tasa de pasaje o un valor potencial de aporte energético)”.

 

Señaló que al visualizar el reporte del laboratorio, este puede presentar una gran cantidad de información (entre 25 y 30 líneas). No obstante, algunas de las innovaciones y los aportes de los investigadores han colaborado para que la interpretación sea un proceso relativamente práctico.

 

Los resultados del análisis se clasifican en siete categorías para: 1) predecir el consumo de materia seca (CMS), 2) estimar el contenido calórico (energía), 3) balancear las raciones, 4) diagnóstico nutricional del forraje, 5) determinar estrategias de suplementación, 6) indicadores de calidad y 7) valoraciones agronómicas.

 

Por ejemplo, la digestibilidad de la FDN representa un analito de gran importancia para la estimación del consumo de materia seca y el aporte energético, el balance nutricional de la ración, el diagnóstico nutricional y de estrategias de suplementación. (Lea: Con drones analizan la calidad nutricional de praderas)

 

Por otro lado, la proteína cruda, si bien desempeña un papel similar, no es utilizada en el balance de la ración, dado que la disponibilidad (proteína no ligada), la proporción y la velocidad de solubilización (proteína soluble, degradable y no degradables) son consideraciones de mayor precisión para este efecto.

 

 

El uso de recurso alimenticio

 

En principio, los animales son más productivos cuando se les ofrece una ración balanceada con relación al requerimiento de nutrientes”, detalló. Esto incluye la estratificación de grupos homogéneos con relación a sus características como peso, número de lactancia, nivel de producción y composición, entre otras estrategias de agrupamiento y manejo.

 

En consecuencia, el productor esperaría que se logren raciones más balanceadas, económicas, bajo la perspectiva de costo beneficio, cuando se cuenta con información de forma anticipada y específica de la pastura, por tratarse de uno de los alimentos más abundantes y de menor costo.

 

En el caso de los forrajes, los datos, tanto de analitos como de nutrientes, son expresados en base seca (materia seca). Sin embargo, el valor real de humedad es de mucha importancia, pues puede afectar positiva o negativamente el consumo de la materia seca (pastura y otros suplementos).

 

Además de caracteres químico-nutricionales, es importante tener presente a la hora de hacer el balance aspectos físicos como el tamaño de partícula y el valor de fibra efectiva para condiciones de pastoreo. (Lea: Las 4 muestras que determinan el perfil nutricional de un hato)

 

Resaltó que no es relevante hacer muchos tipos de mediciones a nivel de laboratorio, sino obtener la información necesaria para la toma de decisiones y la ejecución de prácticas agronómicas. Estas permitirán obtener información para lograr balance nutricional que resulte en el mayor retorno productivo.

 

De acuerdo con el experto de Costa Rica, un dato no es bueno ni malo en sí mismo, solo responde a una condición o circunstancia. Además es muy útil para evaluar alguna práctica agronómica puesta en marcha, inclusive una nueva variedad de forraje establecida.

 

Por ejemplo, un valor de proteína es alto, por cuanto se cosechó más temprano o se fertilizó, es normal para el forraje que se maneja o es bajo porque se muestreó un pasto de mayor edad, ha llovido poco o no se fertilizó adecuadamente.

 

Estas consideraciones son siempre importantes debido a que la muestra va a representar y generar información para una aplicación futura. Es decir, se espera que las vacas muestren un mejor desempeño productivo a partir de la información generada.