¿Cómo se siembran pastos en zonas áridas y semiáridas?

Por: 
CONtexto ganadero
20 de Septiembre 2022
compartir
manejo de pastos en zonas aridas y semiaridas
Conozca cómo hacer el manejo de la siembra de forrajes en zonas áridas o semiáridas para obtener una buena producción de plantas y bovinos. Foto: elsemiarido.com

Conozca cómo hacer el manejo de la siembra de forrajes en zonas áridas o semiáridas para obtener una buena producción de plantas y bovinos. Aquí le contamos algunas claves de expertos en México y Argentina que indican algunas claves sobre la siembra y la posterior alimentación de los animales.

 

De acuerdo con los expertos Moreno y Fernández de México, antes que nada se debe hacer un estudio preliminar para determinar la época de producción de forraje. Pero además, una vez se tenga, se deben revisar a los 6 meses para hacer ajustes si es necesario.

 

“En el manejo de pastizales existe un término que se llama condición del pastizal que es entendido como el estado de salud del pastizal, por lo tanto un pastizal productivo es un pastizal sano, con una condición buena a excelente”. (Lea: Guía para ejercer la ganadería en tierra árida)

 

Un potrero en condición buena o excelente necesita tener un número alto de plantas forrajeras buenas, de modo que uno en condiciones pobres necesitara aumentar el número, vigor y reproducción de las plantas forrajeras. En consecuencia, ¿cómo aumentar esas plantas? 

 

Se puede “aumentar las plantas buenas sembrando en forma natural las semillas”, lo que los expertos denominan “por medio de una sucesión progresiva”. No obstante, esta forma es posible cuando no se ha destruido toda la vegetación natural deseable que existe en el potrero.

 

Los autores señalaron que “es necesario entender ciertos conceptos básicos y aplicables con sentido común” pues la forma de obtener una buena cantidad de plantas, cualquiera sea el método escogido, no es sencilla. (Lea: ¿Cuántos sistemas de producción con bovinos hay en México?)

 

“Como todo organismo vivo, las plantas para poder reproducirse y lo que es muy importante en el pastizal, para poder competir con otras especies requieren de un vigor grande, este vigor solo se logra dejando que la planta se alimente en la época en que la naturaleza provee los medios adecuados”, señalaron.

 

Por lo tanto, no solo se requiere de semilla, sino que hay que procurar un medio adecuado para que esta germine y la nueva planta se establezca y produzca forraje. Si se usan los pastizales en forma adecuada, las plantas adquirirán vigor, y si se da el descanso adecuado a sus potreros en la época indicada, se obtendrá una producción de semilla.

 

Enfatizaron que “las épocas en que los potreros descansen no sean las mismas año con año y que al menos una de las fechas de descanso debe caer en la época de crecimiento de las plantas en la región, con el propósito de obtener vigor y/o producir semilla de las plantas deseables”.

 

En el sistema original, el potrero A descansa 3 meses dos veces al año y el potrero B, 6 meses una vez al año. El siguiente año el A descansa 6 meses y el B, 2 veces durante tres meses cada una. Para cada condición este sistema se ajustará a las épocas de crecimiento de las especies que producen forraje.

 

La siembra artificial de los pastizales en las áreas áridas y semiáridas, es una práctica que se debe pensar dos veces, ya que la misma inseguridad de las lluvias y el empleo inadecuado de maquinaria especializada nos puede llevar a un fracaso en el que resulte peor el remedio que la enfermedad.

 

Finalmente, recordaron que “la siembra artificial no es la solución total a sus problemas”, dado que después de la siembra se debe pensar en una utilización adecuada, lo que acarrea otros problemas. (Lea: Desarrollan proyecto para el cultivo de pasto forrajero en zonas áridas)

 

Bien sea con vegetación nativa como con vegetación introducida con la siembra artificial, es necesario un manejo adecuado y que las ganancias mayores que por un corto tiempo se obtiene con sobrepastoreo, se tendrán que volver a invertir en hacer mejoras para recuperar el terreno de generaciones futuras.