Criterios para evaluar el estado y calidad del suelo en campo

Por: 
CONtexto ganadero
15 de Octubre 2019
compartir
Criterios evaluación cualitativa suelo, criterios evaluación cuantitativa, criterios calidad suelo, evaluación del suelo, suelo ganadería, cómo evaluar el suelo, importancia del suelo, suelo ganadería Colombia, suelo colombia, suelo calidad, CONtexto ganadero, ganaderos colombia, noticias ganaderas colombia
El productor mismo puede hacer una evaluación y observación en campo del suelo de su predio. Foto: Youtube Fertilab - elabcrural.com - turfes.com

Antes que enviar las muestras a un laboratorio, el análisis del terreno es un proceso de comprensión que requiere una primera observación en campo. CONtexto ganadero detalla algunos aspectos que pueden verificarse para comprobar la salud y la fertilidad del suelo.

 

Según la “Guía de buenas prácticas para la gestión y uso sostenible del suelo en áreas rurales”, un documento elaborado por la FAO por solicitud del Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sostenible de Colombia, hay múltiples beneficios con la observación y evaluación en campo de la calidad del suelo.

 

En primer lugar, permite conocer el estado general de las principales propiedades físicas, químicas y biológicas para determinar prácticas de manejo que optimicen su rendimiento, contribuyendo a su vez a la sostenibilidad y conservación del mismo.

 

Además, proporciona información como línea base para seguimientos posteriores, determina la eficiencia de las prácticas de manejo e identifica los aspectos más vulnerables que se deben mitigar o corregir. (Lea: Mejorar la calidad del suelo puede disminuir calentamiento global)

 

También ofrece información sobre las potencialidades del terreno, los cultivos óptimos y las prácticas más adecuadas, así como permite que se utilicen los recursos de forma más eficiente, e incluso evita menos gastos, pues los mismos productores pueden hacer esta evaluación.

 

 

¿Cómo se hace la observación en campo?

 

Se puede hacer verificando aspectos cualitativos, cuantitativos o una combinación de los 2. En el caso de la evaluación cualitativa, no se requieren análisis complicados, sino que basta con obtener información mediante la visión, el olor y el tacto del suelo.

 

Los actores que realicen el proceso de observación deben dividir el predio en parcelas homogéneas, identificadas por factores como la cobertura vegetal, puntos de acumulación de agua, zonas de cambio de pendiente, caminos o referencias de lotes vecinos.

 

Una parcela homogénea se define como un área que presenta las mismas características en cuanto a esquema de uso del suelo, historia de uso, manejo, paisaje, topografía, entre otros. (Lea: ¿Usted verifica el suelo de su predio con una tarjeta de evaluación?)

 

El productor puede emplear la tarjeta de evaluación, un documento que contiene diversos indicadores físicos, químicos y biológicos, así como escalas de calificación en categorías, verificando determinadas parcelas que haya escogido previamente.

 

 

Criterios de evaluación cualitativa

 

Al realizar una valoración general de la dinámica del suelo, se deben incluir en la tarjeta de evaluación, información relacionada con los siguientes aspectos:

 

 

Compactación

 

La compactación del suelo provoca la pérdida de la porosidad y limita el crecimiento de las raíces, el paso del agua, el aire y los nutrientes. Esta se puede apreciar por la resistencia a la penetración, bien sea introduciendo con una pala, un cuchillo o un penetrómetro.

 

 

Erosión

 

La erosión es la pérdida físico mecánica del suelo, con afectación en sus funciones y servicios ecosistémicos. Se refiere a la pérdida de la capa superficial de la corteza terrestre por acción del agua o el viento, mediada por el ser humano, con consecuencias ambientales, sociales, económicas y culturales.

 

Esta se puede observar por la diferencia del nivel del suelo en paredes, muros, maderas o piedras. Para ello, se pueden implementar postes de seguimiento para medirlos cada año o en diferentes lapsos de manera periódica, verificando la disminución del nivel.

 

 

Infiltración del agua

 

Un equilibro entre agua, aire y fracción sólida del suelo permite un adecuado desarrollo de los procesos en su interior. La infiltración del agua se mide evaluando la velocidad con la que entra al perfil del suelo. Si es baja, no habrá suficiente humedad. En cambio, si es muy alta, puede causar exceso de humedad.

 

Para verificar este factor, hay que indagar la capacidad del suelo para permitir que el agua se infiltre fácilmente durante un aguacero y no escurra superficialmente generando erosión. (Lea: Esto es lo que recomiendan dos expertos para corregir y mejorar el suelo)

 

 

Estructura del suelo

 

La forma en la cual se agrupan las partículas orgánicas y minerales define la estructura del suelo. A partir de ella, se determinan aspectos importantes como su estabilidad estructural, que se refiere a la capacidad de mantener su nivel y estado de agregación, cuando se aplican fuerzas externas.

 

 

Materia orgánica

 

La materia orgánica es la base de la estructura del suelo, el alimento para los macro y microorganismos, así como una propiedad emergente que contribuye de manera transversal a la calidad y la salud del suelo. Se evalúa observando el color del terreno, que será más oscuro mientras más materia orgánica tenga.

 

 

Cobertura vegetal

 

La cobertura vegetal protege el suelo de la erosión y de la radiación solar, evitando así la pérdida de materia orgánica. Su verificación se hace con el porcentaje de área con cobertura, así como la permanencia de la cobertura a lo largo del año. También se observa la presencia de cercas vivas, uso de abonos verdes, plantas acompañantes, entre otros.

 

 

Actividad biológica del suelo

 

La actividad biológica hace referencia al contenido de materia orgánica así como la presencia y actividad de micro y meso organismos del sistema edáfico, que cumplen funciones importantes en los ciclos biogeoquímicos del suelo y en la autorregulación ecológica al interior del mismo.

 

Un buen indicador es el contenido de lombrices de tierra, pues se presume que a mayor número hay mayor actividad biológica. Para ello, se deben buscar diferentes cuadrantes del predio, buscando remover los primeros 10 a 30 cm.

 

 

Desarrollo de las raíces

 

Aquí caben preguntas como: ¿Qué tan profundas son las raíces?, ¿cuál su el grosor?, ¿qué tan saludables se encuentran?, ¿presentan las raíces un recorrido fácil a lo largo del suelo o, por el contrario, se encuentra que han sido desviadas?

 

 

Presencia de carbonatos

 

Los carbonatos son compuestos que reaccionan a los ácidos, que ayudan a identificar procesos de acumulación de sales, problemas en el uso de agua de riego o la presencia de rocas sedimentarias. (Lea: Mejorar la calidad del suelo: el secreto para ser agricultor y ganadero a la vez)

 

Para determinar a nivel cualitativo su presencia se puede usar un gotero de vidrio con ácido clorhídrico, sulfúrico o nítrico al 10 %, los cuales al aplicarse en forma de gotas sobre un terrón de suelo generan burbujeo del suelo indicando la presencia de carbonatos.

 

 

Evaluación cuantitativa

 

La evaluación cuantitativa mide las características físicas, químicas y biológicas del suelo, que se miden con un análisis de laboratorio que aportan información sobre la aplicación de fertilizantes y se llevan a cabo de acuerdo al concepto de un especialista.

 

Las propiedades físicas reflejan la forma que el suelo acepta, retiene y presenta disponibilidad de agua a las plantas, así como las limitaciones que se pueden encontrar en el crecimiento de las raíces o la emergencia de las plántulas.

 

Los indicadores químicos se refieren a condiciones que afectan las relaciones suelo-planta, la calidad del agua, o el contenido de nutrientes para plantas y microorganismos. Incluyen contenido de nutrientes, carbono orgánico, pH, nitrógeno y fósforo disponibles, salinidad, etc.

 

En cuanto a los indicadores biológicos, están la abundancia, diversidad y subproductos de micro y macro organismos (incluidos bacterias, hongos, nemátodos, lombrices, anélidos y artrópodos) y abundancia de raíces. (Lea: ¿Por qué es tan importante reponer los nutrientes de los suelos?)