Esto recomienda el profesional amigo para controlar plagas y enfermedades de las pasturas

Por: 
CONtexto ganadero
25 de Abril 2022
compartir
Control de plagas y enfermedades
El control de plagas y enfermedades en las pasturas es clave para la rentabilidad del negocio ganadero. Foto: Captura de pantalla

Un manejo adecuado de las praderas produce máximos rendimientos y por ende mejores ingresos.

 

Según Ricardo Arenas, médico veterinario especialista, en un capítulo del Manual Práctico Ganadero elaborado por la Federación Colombiana de Ganaderos (Fedegán), mientras mayor sea el cuidado que se tenga en el manejo de las praderas mayor será la rentabilidad que se puede conseguir.

 

Entre los aspectos más importantes a la hora de evaluar el manejo de praderas está el control de plagas y enfermedades. Pensar en un cultivo que esté totalmente libre de plagas y enfermedades es imposible.

 

Al igual que en los parásitos de los animales, la clave está en controlar su población y mantenerla en niveles muy bajos que no afecten la producción de los forrajes ni las condiciones nutritivas de los mismos.

 

 

 

 

Las plagas son poblaciones de insectos u otros organismos que alcanzan un tamaño de población lo suficientemente grande como para causar pérdidas económicas por daños evidentes en los cultivos.

 

Para hacer un manejo integral de las plagas se debe considerar el hábitat, la dinámica de sus poblaciones y los métodos conocidos para erradicarlas o mantenerlas en niveles que no originen daños económicos. (Lea: 3 métodos para controlar ecológicamente las plagas)

 

El aspecto más preocupante de la presencia de plagas es que pueden llegar a generar enfermedades en los cultivos lo que llevará a pérdidas económicas por bajas producciones de biomasa.

 

Cuando se presente un problema importante con una plaga o enfermedad en las pasturas, lo recomendable es pedir la orientación del técnico agrónomo experto en el tema.

 

La experiencia de productores vecinos, aunque es importante, no puede ser la única fuente de información para la toma de decisiones pues no siempre es aplicable en todas las situaciones y aunque a él le puede funcionar es posible que quien tiene el problema no obtenga los mismos resultados.

 

El aumento de plagas se atribuye, en muchos casos, al uso inadecuado de productos químicos que disminuyen la población de enemigos naturales y a la práctica de monocultivos, por lo tanto si se quiere disminuir esta se debe hacer un manejo integral.

 

En dicho sentido, un primer aspecto que debe tenerse en cuenta es la población de enemigos y depredadores naturales. Para el control de algunos insectos es muy útil la presencia de ciertas aves como el garrapatero y garzas por lo que es importante fomentar su multiplicación, manteniendo sus hábitats naturales y árboles cercanos. (Lea: Aumento de plagas por el cambio climático preocupa a ganaderos)

 

Se sabe además que existen ciertos insectos beneficiosos para el control de plagas por lo que el uso indiscriminado de insecticidas favorece la presencia de plagas en los pastos de la finca.

 

Este punto es en parte la sustentación del por qué se debe contar con la asesoría de un experto a la hora de seleccionar los plaguicidas, su dosificación y tiempos de uso.

 

Un segundo aspecto dentro del manejo integral es el uso de productos químicos contra las plagas. Es necesario tener presente el correcto uso de los mismos ya que estos pueden contaminar el suelo, las fuentes de agua, las plantas y/o los animales y dejar residuos que alteren la calidad de la carne y la leche.

 

En muchas oportunidades es necesario el empleo de estos productos a la hora de combatir las plagas pero esto no significa que se deba fumigar por cualquier presencia de un organismo potencialmente patógeno ya que la planta es capaz de tolerar cierto grado de daño sin que se tengan pérdidas económicas.

 

Para saber en qué momento proceder se debe evaluar la densidad de la población y en el caso de decidir actuar no se debe pretender destruir la plaga completamente. (Lea: Plagas en pastos y bovinos tienen en alerta a los ganaderos)

 

Al usar los productos químicos siempre se debe seguir la recomendación del experto, de preferencia un ingeniero agrónomo que recomiende el producto de elección. Así mismo, seguir sus indicaciones y las instrucciones en cuanto a su dosificación, la concentración de uso y todas las medidas de seguridad como el uso de máscaras de protección, ropa de seguridad y guantes.

 

También es importante contar con un manejo adecuado de los envases para evitar contaminar con estos residuos el ecosistema. Los envases vacíos deben depositarse en los sitios dispuestos para tal fin en las cabeceras municipales.

 

Otro aspecto importante es cuantificar las pérdidas potenciales que pueda generar cada plaga y con base en ello planificar el control con la prioridad necesaria.

 

Es importante diagnosticar a tiempo y anticiparse a lo que podría ocurrir, evitando así pérdidas económicas y daños en el ambiente. La mejor forma de prevenir es a través del monitoreo constante tanto de los insectos perjudiciales como de los beneficiosos.

 

A la hora de decidir la aplicación de un producto contra determinada plaga es indispensable conocer el ciclo biológico de los insectos y las pérdidas económicas que puedan ocasionar, así mismo tener presente el ciclo de la pastura, por ejemplo si está para entrar a pastorear no habría necesidad de control químico.

 

Adicionalmente si se aplica algún producto días antes del pastoreo se corre el riesgo de afectar los animales o la producción de leche e incluso la de carne debido a la residualidad de estos productos.