Guaviare, un territorio apto para la ganadería

Por: 
CONtexto Ganadero
21 de Julio 2014
compartir
El departamento del Guaviare, que cuenta con una extensión de 5,5 millones de hectáreas, es un territorio que no cuenta con las condiciones óptimas para cultivar alimentos. Sin embargo, la mayoría de sus suelos son aptos para criar ganado de una manera controlada.
 
Según el “Estudio general y zonificación de los suelos del Guaviare”, elaborado por el Instituto Geográfico Agustín Codazzi, IGAC, el 60,3 % de este departamento son tierras aptas solo para la cría de ganado y plantaciones forestales, ya que cuentan con limitaciones como alta acidez, exceso de aluminio y relieve ondulado.
 
Por su parte, tan solo el 1,9 % de este departamento corresponde a buenas tierras para la producción de alimentos, ya que son suelos aptos para la agricultura de cultivos transitorios y ganadería controlada. (Lea: Guaviare rumbo a la certificación por fincas libres de brucelosis bovina)
 
Según Juan Antonio Nieto Escalante, director general del IGAC, los resultados de este estudio son un insumo básico para el ordenamiento territorial del departamento, ya que indica los desarrollos agropecuarios que se pueden realizar sin afectar la calidad de los suelos ni los recursos económicos de sus habitantes.
 
“Ya sabiendo que los suelos del Guaviare no son aptos para cultivar, las autoridades deben enfocarse en promover el desarrollo de la ganadería de una forma sostenible, es decir sin sobrepasar la capacidad del suelo, sin olvidar las zonas de protección ambiental, como los bosques húmedos de la selva, las cuales deben conservarse. En general, la Orinoquia y la Amazonia colombiana se caracterizan por contar con suelos casi vírgenes, los cuales deben ser conservados”, explicó Nieto Escalante. (Lea: Intervención vial deja felices a productores de Guaviare)
 
Guaviare, territorio para el ganado
 
La clasificación de tierras por capacidad de uso del IGAC en el Guaviare arrojó como principal resultado que en este departamento reinan las tierras aptas para ganadería extensiva, sistemas agroforestales, cultivos permanentes y plantaciones forestales; ya que ocupan el 60,2 % de todo el territorio.
 
Las zonas para protección de bosques ocupan el 23,1 % del Guaviare. Son tierras donde se debe propiciar la regeneración de las coberturas si han sido taladas. (Lea: Campesinos de Guaviare podrán acceder a incentivos forestales)
 
El 12,3 % del Guaviare son sectores sometidos a inundaciones largas, lo cual las convierten en un refugio para la fauna silvestre. Se caracterizan por contar con cobertura de bosque de galería, intocable en la Orinoquia para la preservación del agua.
 
La agricultura solo tiene cabida en el 1,9 % del departamento, ya que son tierras aptas para los cultivos transitorios y ganadería semintensiva con pastos mejorados.
 
Los seis “dolores” de los suelos del Guaviare
 
El estudio de suelos del IGAC identificó 6 grandes problemas que son los responsables de que los suelos del Guaviare no sean los más productivos: bajo nivel de fertilidad, alto grado de acidez, aluminio en cantidades tóxicas, áreas disectadas, quebradas y escarpadas vulnerables; suelos con problemas de drenaje pobre e imperfecto; y clima tropical húmedo.
 
La baja fertilidad de los suelos del departamento se debe a factores como la baja presencia de minerales ricos en elementos nutrientes, altos contenidos de cuarzo, predominio de arcillas como la caolinita, materia orgánica escasa, acidez y aluminio y a los suelos con baja saturación.
 
El IGAC identificó que estos suelos también tienen una alta vulnerabilidad por factores ambientales, como las altas pendientes, la baja capacidad de soporte de lluvias y la presencia de microrganismos como hormigas, termitas, gusanos, arácnidos, que atacan cultivos, pastos y construcciones.