¿Qué es, cómo se hace y para qué sirve la doble excavación?

Por: 
CONtexto ganadero
17 de Mayo 2022
compartir
doble excavacion
Esta es una de las técnicas que se aplican en el sistema de agricultura biointensiva, desarrollada por John Jeavons para el cultivo orgánico de alimentos. Foto: metododecultivobiointensivo.blogspot.com

Esta es una de las técnicas que se aplican en el sistema de agricultura biointensiva, desarrollada por John Jeavons para el cultivo orgánico de alimentos. Aprenda cómo se realiza y los pasos para aplicarla en su propio predio.

 

De acuerdo con el artículo “Permacultura y cambio climático” las camas de doble excavación es una técnica de preparación y aflojamiento profundo del suelo sin voltearlo. (Lea: ¿En qué consiste la agricultura biointensiva?)

 

Requiere un cierto esfuerzo, especialmente si uno no está acostumbrado al manejo de herramientas de mano. Permite crear rápidamente un suelo intacto y rico en nutrientes, con suficiente aireación para obtener desde el principio buenas cosechas.

 

El texto detalló que la técnica solo es posible realizarla en terrenos donde tenemos un suelo bastante profundo. De igual manera, para lograr un mejor resultado, el empleo de herramientas adecuadas facilita el trabajo de excavación y lo hace más productivo.

 

Es muy recomendable, que sobre el suelo uniformemente húmedo, se esparza una capa de compost o estiércol maduro en toda la superficie que se va a excavar. (Lea: La construcción de trincheras en fincas ayuda a prevenir la erosión en los suelos)

 

Por su parte, este artículo del proyecto Las Cañadas señaló que el objetivo de la doble excavación es mejorar la estructura del suelo, aflojándolo para que las raíces de las plantas puedan crecer y absorber los nutrientes fácil y adecuadamente.

 

“Puedes hacer tu cama biointensiva tan larga como quieras, pero es importante que el ancho sea de 1.2 a 1.5 m, para poder trabajar la cama desde ambos lados sin la necesidad de pisarla”, anotó la publicación del centro de agroecología y permacultura.

 

“Las plantas desarrollan bien sus raíces en el suelo blando y eso las ayuda a crecer mejor y a resistir a las plagas y enfermedades”, continuó esta publicación de Las Cañadas de México. (Lea: Aprenda cómo puede desinfectar el suelo usando la energía del sol)

 

 

Las instrucciones para hacer la doble excavación

 

Antes de iniciar el proceso de doble excavación es importante que prepare el terreno, pues el suelo puede encontrarse compactado. Para ello se deben realizar los siguientes pasos siguiendo el ejemplo de la ONG Moja:

 

  1. Retire cualquier materia orgánica e inorgánica del terreno donde se encontrarán las camas.
  2. Determine las camas usando cuatro estacas, una por cada esquina y entre sí con un cordón.
  3. En caso de que el suelo esté compactado y seco, riéguelo y déjelo reposar por dos días para que se encuentre a una humedad apropiada. Se recomienda usar un aspersor para humedecer el suelo por la tarde o noche y disminuir la evaporación. El suelo no debe tener una consistencia ni lodosa o pegajosa ni una tan seca que impida que se forme una bola cuando se sostiene con la mano.
  4. Si el suelo es muy arenoso, agregue 2,5 cm de arcilla; si es muy arcilloso, agregue 2,5 cm de arena.
  5. Afloje el suelo a 5 cm de profundidad con el bieldo; remueva pastos, hierbas y raíces; esta materia orgánica después podrá usarse para elaborar composta.
  6. Rocíe ligeramente el terreno por uno o dos días durante seis minutos aproximadamente por cada diez metros cuadrados.
  7. Deje reposar por un día.
  8. De ser posible o requerido, agregue de 2 a 8 cm de compostaje al área a ser excavada o 6 cubetas de agua de 20 litros por cada 10m2 de acuerdo con la fertilidad del suelo.

 

Una vez se ha realizado esta preparación, lo siguiente es realizar la doble excavación, que se ejecuta con los siguientes pasos:

 

  1. Seleccione el lugar donde se ubicará la cama. Se recomienda que el ancho no rebase la distancia que se tiene de brazo a brazo, y que el área total sea de 10 m2.
  2. Ubique el largo de norte a sur para que reciba más luz.
  3. Delimite el terreno con estacas y cintas.
  4. Cave una zanja de 30 cm de profundidad por 30 cm de ancho a largo de la cama.
  5. Afloje el suelo con ayuda del bieldo otros 30 cm de profundidad sin sacar la tierra.
  6. Una vez terminada esta zanja, excave otra de iguales dimensiones colocando la tierra encima de la primera zanja y procure no mezclar las capas de suelo.
  7. Repetir estos pasos hasta terminar la cama.
  8. Para tapar la última zanja, remueva la tierra de la parte más alta de la cama y colóquela en la zanja con ayuda del rastrillo.
  9. Nivele la cama con el rastrillo y añada seis cubetas de 20 litros de composta. Incorpórela con el bieldo a una profundidad de 5 a 10 cm.
 
En el siguiente video puede ver cómo aplicar este método:  
 
Fuente: Canal de YouTube de la Universidad Nacional Agraria de Nicaragua