Qué presupuestar en un sistema de riego

Por: 
CONtexto ganadero
27 de Julio 2022
compartir
Presupuesto para un sistema de riego
Para hacer un presupuesto para un sistema de riego se deben tener en cuenta varios aspectos como el sistema para hacer una zanja. Foto: kenogard.es

La implementación de un sistema de riego requiere de un previo análisis de presupuesto, en el que intervienen muchos factores que poco se tiene en cuenta. Conozca qué debe saber a la hora de invertir en sistema de riego para su predio.

 

Álvaro Rodas Peláez, investigador en nutrición de suelos, expone en su canal de Youtube Tierras, pastos y ganado que cuando un productor lleva a cabo en su finca un sistema de riego, debe preguntarse cómo es la tasa interna de retorno, teniendo en cuenta que este término se refiere a los resultados cuantificables y medibles de una inversión. (Lea: 5 reglas de oro al momento de establecer un sistema de riego en su finca)

 

“O sea que la plata que se invierte en un sistema de riego en un pequeño terreno, ya me la devolvió como banco de semillas o como producción de forraje.

 

Además, cuando haya recuperado ese dinero a corto plazo, ya no se tiene ningún problema y más bien, con esos resultados se puede proyectar otra inversión a mediano y a largo plazo”, menciona Rodas Peláez.

 

El experto dice que si la anterior regla de oro se hubiera aplicado hace 80 años, los agrónomos, veterinarios, zootecnistas, tecnólogos agropecuarios y administradores de empresas agropecuarias, serían empresarios de su propia finca en estos momentos.

 

Para proyectar un sistema de riego, el productor debe tener claro para su presupuesto aspectos como cuál es el sistema para hacer una zanja, cuántos operarios se necesitan para regar un determinado metro de mangueras, cuántos rollos de acuerdo al calibre, a cómo sale un metro de manguera, entre otros aspectos claves. (Lea: Los sistemas de riego, en medio de grandes retos y oportunidades)

 

De acuerdo con Rodas Peláez, “lo más importante es presupuestar cuánta comida, cuánto forraje transformado en carne y leche va a devolver el sistema de riego, y eso es tasa interna de retorno con amortización”.

 

Cuando se habla que la genética sin comida no se manifiesta, se debe tener claro que, en el paso del suelo, sin nutrición e inversión no hay tecnificación de suelos.

 

En palabras de Rodas Peláez, “hay una segunda regla de oro que siempre la repito y es que sin topografía especializada no se puede establecer un sistema de riego, y sin este último, no existen pasturas tecnificadas”. (Lea: Sistemas de riego: aliados estratégicos para la ganadería)

 

El profesional resalta que agricultor y empresario ganadero es el que planifica y proyecta inversión a corto, mediano y largo plazo con amortización, tasa interna de retorno y con relación beneficio – costo, siendo estos tres aspectos claves para el desarrollo de la inversión. 

 

Además de los aspectos técnicos, el productor también debe tener en cuenta aspectos académicos como la capacitación para la utilización de estos sistemas de riego, pues si no se capacita, no se puede tener unos pastos tecnificados y, por ende, se pierde la inversión realizada.