5 reglas de oro al momento de establecer un sistema de riego en su finca

Por: 
CONtexto ganadero
21 de Febrero 2022
compartir
Ganadería, ganadería colombia, noticias ganaderas, noticias ganaderas colombia, CONtexto ganadero, Sistemas de riego, recomendaciones sistemas de riego, reglas de oro para los sistemas de riego, manejo de los sistemas de riego, establecimiento de los sistemas de riego
Saber cuál es el requerimiento hídrico de la finca es una de las reglas de oro al momento de establecer un sistema de riego. Foto: agropinos.com

Las tecnologías en el sector agrícola y ganadero le han permitido consolidarse y reinventarse. Hoy en día existen muchas alternativas para mantener un predio en buenas condiciones, así el cambio climático sea la principal ancla para el progreso. Conozca cómo interviene el sistema de riego en este proceso.

 

Si usted es un productor que está pensando en implementar tecnologías de riego en su proyecto agrícola o ganadero, conozca algunas reglas claves que proponen los expertos, quienes en aciertos y errores han logrado aprender. (Lea: Los sistemas de riego, en medio de grandes retos y oportunidades)

 

Con frecuencia se ven nuevos desarrollos que le apuestan a un solo fin, el aprovechamiento de mejor forma de los recursos naturales como el agua, el oxigeno, el suelo y la planta, teniendo en cuenta que en el mundo hay una preocupación frente al agotamiento de las reservas de agua, razón por la que se están implementando tecnologías que la usen de manera sostenible.

 

Una de estas herramientas son los sistemas de riego, que son tecnologías costosas, pero altamente rentables para los productores, quienes deben usar menos recursos para adquirir este tipo de modernos sistemas.

 

En un video publicado en el canal de Youtube de Tierrapastosyganado, se explica que sin una topografía especializada, no se puede ni presupuestar, ni diseñar un verdadero sistema de riego, pues regar una manguera y adaptarle un collarín es muy fácil porque es regar agua, pero eso está lejos del criterio de un sistema de riego.

 

Esto quiere decir que la regla número uno es que sin topografía especializada no existen sistemas de riego, y sin estos últimos no existen pasturas tecnificadas y mejoradas.

 

La segunda de las reglas es saber a qué área se le va a aplicar el sistema de riego, para que de igual manera se pueda tener claro cuánto pasto va a abarcar ese riego que se quiere o pretende establecer. La idea es que el sistema de riego pueda devolver la inversión en el tiempo con la mejora de los pastos.

 

 

 

 

La tercera de las reglas es que hay que tener en cuenta durante cuántas veces en promedio hay épocas de lluvia en la finca, llevando un registro acerca de la pluviosidad de la región, es decir saber exactamente cuántas veces llueve en la finca y cuántos milímetros caen en cada aguacero, la idea es que se tenga claro cuánta agua cada en épocas de invierno en la zona. (Lea: Sistemas de riego: aliados estratégicos para la ganadería)

 

La cuarta es saber cuál es el requerimiento hídrico del suelo que hay en la finca, encontrándolo a través de análisis de suelos. A esto hay que sumarle que es indispensable conocer cuánto pasto se sembrará para evaluar la necesidad hídrica de ese material en las épocas sequía.

 

Hay que tener en cuenta que una cosa es el requerimiento hídrico del suelo y la otra es el del paso, que también es una regla de oro en el establecimiento de los sistemas de riego.

 

Con este tipo de tecnologías, el productor tiene a su alcance una clave para el éxito, pues en épocas de veranos estos sistemas de riego ayudan a que los animales se mantengan en buenas condiciones corporales, no hay necesidad de venderlos y se puede aprovechar los recursos y en un espacio más pequeño.

 

En conclusión, con estas herramientas se pueden tener los pastos en cantidad y calidad en los terrenos de la finca todos los días del año, pues sin sistemas de riego no existen pasturas tecnificadas y mejoras en la rentabilidad de los ganaderos.