Alfonso López Ruiz, el agricultor que se volvió tendencia por sus atractivos girasoles

Por: 
Melanny Orozco Zabala
14 de Febrero 2020
compartir
ganadería, ganadería colombia, ganadería colombiana, contexto ganadero, noticias ganaderas, noticias ganaderas colombia, cultivo de girasoles, cultivo girasoles valledupar, girasoles tendencia redes, tendencias redes, agricultores cesar, alfonso lopez ruiz, ganaderos, ganaderos cesar
Lo que nunca se imaginó este productor y su familia, fue lograr el reconocimiento en su región y en el país, gracias a una foto de su siembra de girasoles que se viralizó en las redes sociales. Foto: Cortesía

Nacido en Valledupar, Alfonso López Ruiz es un administrador de empresas que decidió dedicar su vida a la agricultura, de tal forma que con su trabajo y esfuerzo pudiera impulsar el crecimiento de su región.

 

Alfonso López Ruiz es un joven vallenato de 28 años que incursionó en la agricultura gracias a su padre Campo Elías López Morón. Lo que nunca imaginó esta familia de agricultores es que iban a darse a conocer en el país gracias a lo pintoresco del cultivo con el que decidieron trabajar. (Lea: Eduardo Orozco, productor que levantó su negocio a pesar de la delincuencia)

 

El regreso de un profesional a su tierra

 

“Soy un joven de Valledupar que ha vivido gracias al campo porque toda la familia de mi padre ha trabajado en esto, por lo cual tenemos fincas en varias partes del departamento del Cesar y La Guajira como en los venados, Valledupar, Urumita”, expresa López Ruiz.

 

Alfonso estudió en la Universidad Javeriana de Bogotá  Administración de Empresas. Luego de terminar sus estudios, y por ‘cosas de la vida’ como manifiesta se regresó a vivir a Valledupar, donde estuvo trabajando durante dos años en negocios varios de forma independiente y junto con su padre.

 

Gracias a su afán por continuar estudiando, viaja hasta España en donde vive durante el año de su maestría. “Pero cuando volví, mi papá me propuso que lo ayudara con el tema del arroz, por lo cual le cogí gusto al negocio, pues trabajar en esto me gusta porque manejo mi propio tiempo, soy independiente y soy mi propio jefe”, precisa López.

 

Sin embargo, lo que nunca se imaginó este productor y su familia, fue lograr el reconocimiento en su región y en el país, gracias a una foto de su siembra de girasoles que se viralizó en las redes sociales.

 

Una propuesta materializada

 

Al ser su padre un trabajador incansable y dedicado a la agricultura, López decidió apoyar el negocio familiar y desde hace 3 años viene trabajando en el negocio, pero fue hasta finales del año pasado que inició con el cultivo de girasoles.

 

“Esto se dio porque unas personas que trabajan en el campo, específicamente en agricultura, nos comentaron acerca del cultivo de girasoles y nos pareció interesante, unos días después llegaron unas personas de Agrofrance International a Fedearroz promoviendo esta siembra y fue a partir de eso que nosotros les cogimos la idea, teniendo en cuenta que el arroz no ha venido siendo tan buen negocio”, explica López.

 

Esta primera siembra se llevó a cabo en la zona de los Venados, en la que este agricultor tiene un área destinada al cultivo de la yuca industrial, siendo su familia la única en tenerlo en la región.

 

A partir de esto, López y su familia se dieron cuenta que se estaba agotando el tiempo para la siembra de esta yuca por lo que decidieron incursionar con los girasoles, teniendo una capacitación previa con la empresa anteriormente nombrada.

 

Al inicio, la familia solo iba a destinar 1 o 2 hectáreas para los girasoles, sin embargo luego se extendieron hasta 8. “En ese primer cultivo fue donde pude aprender y evaluar cuáles fueron los errores, pues el agua jugó un papel importante porque tenía una parte con riego y otra sin riego, entonces la que no tenía agua se quedó un poco pequeña”, asegura López.

 

El proceso del girasol

 

El inicio de la siembra se dio gracias a la semilla traída de Francia que le compró la familia a la compañía AgroFrance International, siendo esta la que asesoró a los López en el proceso, teniendo en cuenta que la hicieron de forma manual, pues la maquina requerida no se encontraba en la región. (Lea: Jorge Eliecer Salazar, un abogado vallenato dedicado al campo)

 

“Nosotros realizamos la siembra, pero fue luego de más o menos 30 - 35 días que comenzó a salir la flor que dura como 15 o 20 días máximo, puesto que este es un girasol oleico, es decir para aceite, entonces la flor se va llenando de granos que hace que por el peso, esta caiga y se vaya secando hasta el punto de quedar con un color entre marrón y negro”, afirma López.

 

¿Y qué van a hacer con la producción?

 

Una de las opciones que tiene la familia es hacer silo para ganado, teniendo en cuenta que esta se convierte en buena fuente de proteína porque tiene un 18 % aproximadamente, sobre todo para las producciones dedicadas al tema de leche.

 

Otra de las alternativas es sacar el grano y hacer aceite. También pueden cortar la flor completa y de esta manera, preparar una harina.

 

La empresa que nos vendió la semilla nos ofrece la compra de esa harina, pero pensando en darle un valor agregado, queremos junto con un aliado, producir concentrado en donde el girasol tenga un buen porcentaje, para luego salir a vender eso”, sostiene López.

 

La ‘fama’ gracias a las redes

 

Lo que nunca se imaginó la familia López Ruiz fue que una foto de sus cultivos de girasoles los lanzó a la “fama” y se convirtieron en tendencia en redes sociales, gracias a lo pintoresco y atractivo que resultó siendo esto para los habitantes del departamento y del país.

 

En palabras de López, “esto se volvió tendencia en redes sociales porque es algo novedoso en la región, pues me dicen que en el Cesar en los años 80 habían sembrado girasoles, pero por ser algo distinto le llama la atención a la gente, además de ser algo muy lindo”.

 

A partir de esto y de acuerdo al mismo productor, la familia se siente feliz y agradecida por el reconocimiento que tienen en la región.

 

Sin embargo, con esto también llegaron situaciones no previstas, pues se vieron en la necesidad de contratar celadores e instalar hasta cercas eléctricas pues las personas ingresaban al cultivo sin permiso y lo maltrataban con la intención de tomarse una foto.

 

Un plan departamental

 

Como familia han visto en esta actividad una alternativa para el departamento no solo como algo agrícola sino como una opción turística, han adelantado conversaciones con el Alcalde Valledupar y el Gobernador del Cesar.

 

Con respecto a esto, si este cultivo es rentable como el de la yuca, pues me gustaría seguir creciendo como agricultor y como empresario, pero además me gustaría aportar algo al departamento, porque yo sé que el sector agrícola no está pasando por un buen momento, entonces tanto mi papá como yo consideramos que esta puede ser una buena alternativa para el Cesar”, explica López. (Lea: Juan Manuel Herrera, con tan solo 27 años, ya es un joven empresario ganadero)

 

Finalmente, esta familia no quiere ser la única que cultive girasoles, sino que quieren que los agricultores del departamento se anime porque eso les daría más fortalezas a ellos, además de ser una forma idónea para pensar en asociación y hasta en exportaciones.