Calidad de la leche y fecundación invitro pisan fuerte en el CDT

Por: 
Sully Santos
10 de Febrero 2014
compartir
Centro de Desarrollo Tecnológico CDT Cesar
El Centro de Desarrollo Tecnológico del Cesar está constituido por 3 hectáreas. Foto: Suministrada CDT Cesar.
A las 6 de la mañana se encienden las luces del Centro de Desarrollo Tecnológico, CDT, del Cesar, ubicado en Valledupar.
 
Aún con la tenue luz del sol, los laboratorios de calidad de leche y fecundación invitro del CDT reciben a sus ocupantes diarios: médicos veterinarios y especialistas en genética bovina, quienes con sus batas y equipos de punta trabajan en la calibración de las herramientas.
 
Los 8 ocupantes de los laboratorios son los primeros en llegar y los últimos en salir. No conocen “hora de salida”, dice Manuel Guillermo Quiroz, director general del CDT, quien aclara que los profesionales adelantan la revisión de los equipos con los cuales ofrecerán el servicio de evaluación de la calidad de la leche a los productores de la región para que la industria les pague lo justo por el lácteo. 
 
Tania David Venegas, directora del laboratorio de calidad de leche, es quien tiene la responsabilidad diaria de reunirse en el CDT a cumplir con la resolución 012 que busca que terceros, como ellos, puedan comenzar a evaluar la condición físico química e higiénica del lácteo. (Lea: Carlos Gómez, el ganadero que más transferencia sde embriones ha hecho)
 
Su equipo trabaja de la mano de la Corporación Colombiana de Investigación Agropecuaria, Corpoica, también en el cumplimiento de la norma técnica 17025 de 2005 para conseguir certificar el laboratorio en 2015 y ofrecer un servicio que podría llegar a cubrir otras regiones del país.
 
“Entramos en la modernización del laboratorio”, señala Tania, quien con su equipo de trabaja calibran las máquinas y gestionan documentos para habilitar el espacio que ofrecerá sus servicios a los ganaderos en poco tiempo.
 
 “El 15 de febrero ya estará todo listo para que los ganaderos procesen la leche y según la tabla de costos sepan cuánto les deben pagar en la industria por el producto”, explica Tania, que está en el primer piso del Centro de Desarrollo Tecnológico, en el cual se podrán hacer 415 muestras de calidad del lácteo al día.
 
En el segundo piso se halla el equipo de trabajo del laboratorio de fecundación invitro, liderado por Carolina Daza, médica veterinaria y especialista en genética bovina que cree que la ganadería colombiana puede dar frutos más positivos si se cree e invierte en el mejoramiento de las razas.
 
El CDT se ha convertido en la casa de Carolina, desde la cual realizan las pruebas con embriones mediante la técnica de fecundación invitro. Según ella, es la técnica más práctica que hasta el momento se ha creado para el mejoramiento genético de los bovinos porque da resultados en menor tiempo.
 
Carolina señala que el proceso de mejoramiento genético es costoso y dispendioso, pero resalta que el laboratorio del CDT se ha convertido en un espacio más asequible para los ganaderos que no tienen suficientes recursos económicos para invertir en la técnica. (Lea: 'Luz verde' a comercio bilateral de semen bovino entre Perú y Colombia)
 
Y los hechos lo demuestran, el CDT del Cesar proyecta conseguir 2.000 preñeces vacunas en este 2014, mediante la fecundación invitro.
 
Los productores de la región se postulan a la convocatoria del CDT para que su hato se beneficie con la fecundación invitro y sus vacas lleguen a producir más litros de leche y así el negocio sea más rentable y competitivo.
 
“Los ganaderos deben acercarse al CDT y cumplir con los requisitos de tener animales libres de brucelosis y tuberculosis bovina y una vaca receptora en la que puedan hacer el proceso de fecundación. Se confirma que la vaca receptora tenga capacidad uterina, las condiciones corporales y de edad para lograr la gestación. Cada ganadero recibe 150 transferencias”, describe Carolina.
 
Al preguntarle sobre la ventaja que tiene la fecundación invitro, la especialista en genética bovina menciona: “Con solo una pajilla de semen se inseminan varias vacas. Se puede sacar de una sola donadora varios embriones, mientras que en la inseminación artificial el animal se ocupar por 9 meses, y con el invitro se puede aspirar varias veces por tener varios embriones”.
 
Otro punto importante, recalca Carolina, es que cuentan con información invitro brasilera. “El semen del animal está congelado para hembras de las razas gyr, holstein y girolando”.
 
La especialista cree que en el CDT de Cesar, porque considera que es de los pocos laboratorios especializados que tiene Colombia y además resalta: “siempre me llamó la atención la reproducción bovina. Es un tema que me apasiona y que hago con gusto”. (Lea: El comercio de genética, una actividad clave para la ganadería)
 
CDT para los ganaderos
 
A 300 metros del aeropuerto Alfonso López de Valledupar y a una temperatura superior a los 27 grados centígrados, se encuentra los 30 mil metros cuadrados del Centro de Desarrollo Tecnológico.
 
Manuel Guillermo Quiroz, cabeza principal del CDT, se enorgullece de los 2 laboratorios, pero también resalta el trabajo que allí se desarrolla con otras líneas ganaderas como lo son los programas de bienestar animal; suelo, agua y nutrición, y control y prevención de tuberculosis y brucelosis bovina. Este último proyecto consiste en una campaña que ya permitió certificar a 81 ganaderos. Además, desde el CDT se maneja el Banco de Maquinaria Agrícola de la región.
 
“El CDT comenzó con un estudio hace varios años (2006) y con la participación de los sectores productivo nacional e internacional se determinó la necesidad de crear el centro para cerrar las brechas entre los sectores, superar rezagos tecnológicos y aprovechar las potencialidades del sector en el Cesar,” indica el director del Centro.
 
No obstante, señala que buscaron la asesoría de expertos de Colciencias y la Universidad Nacional y con presupuesto del Gobierno nacional y departamental se finalizó la segunda etapa del CDT en 2013. La obra estuvo parada 4 años, "en el anterior gobierno departamental". (Lea: "Mejor genética, mejores hatos": Fedegán)
 
“Fueron $3.000 millones lo que se invirtieron en esa fase”, añade Manuel, para quien no cabe duda que el ganadero de leche del Cesar es el más beneficiado con el proyecto. Sobre todo, porque en el país hay solo 8 o 9 laboratorios de mejoramiento genético invitro.
 
“En el país hay otros laboratorios pero son costosos y el CDT del Cesar busca sostenibilidad, pero no el lucro particular. Quiere expandirse en tecnología y surgió por la necesidad de trabajar en el mejoramiento genético en una infraestructura buena y con los mejores equipos en biotecnología”, describe.
 
Es así como en este 2014 se conocerán los avances del CDT del Cesar y el impacto que generará en la ganadería lechera de la región colombiana.
 
Por el momento, sus 70 trabajadores directos seguirán encendiendo las luces y los equipos de los laboratorios para hacer realidad el sueño de los ganaderos que buscan que su hato sea cada vez más productivo.