Hacienda Las Perlas le apuesta a la producción con Brahman y Beefmaster

Por: 
Pedro Fonseca
17 de Diciembre 2018
compartir
Hacienda Las Perlas, Camilo Peña, producción de ganado Beefmaster en Colombia, pastos de corte, raza beefmaster, Beefmaster Colombia, beefmaster Córdoba, Brahman blanco, fincas Colombia Beefmaster, fincas Brahman blanco Colombia, manejo de potreros, hacienda Las Perlas, CONtexto ganadero, ganaderos Colombia, noticias ganaderas Colombia
En los últimos años, la hacienda Las Perlas se ha especializado en la cría de ganado Beefmaster puro. Foto: Camilo Peña
Con una tradición de más de 25 años en el sector ganadero, esta empresa se especializó en la cría de Brahman blanco puro, hasta que decidieron implementar una nueva raza que ha revolucionado su producción: el Beefmaster.
 
El gerente de la hacienda Las Perlas es Camilo Peña, médico veterinario zootecnista de la U. de Córdoba y especialista del Instituto de Reproducción Animal de Córdoba (Argentina). Su padre compró el terreno a orillas del río Sinú y allí comenzó con la cría de Brahman blanco.
 
“Nosotros comenzamos en el año 92, cuando mi padre adquirió un terreno y organizó los potreros, trabajando con pastos nativos de la zona como angleton, colosuana y guinea. A medida que íbamos haciendo los potreros, íbamos ampliando la capacidad de la finca”, contó el médico veterinario.
 
El señor Peña adquirió varias crías de Brahman al productor Bernardo Vega, implementando un programa de inseminación y posteriormente la transferencia de embriones para lograr ejemplares de la mejor calidad. (Lea: Aprenda sobre establecimiento de praderas y producción de carne)
 
En la época, Camilo tenía apenas 10 años, pero desde ese momento despertó su pasión por la ganadería y por eso resolvió estudiar medicina veterinaria y luego se especializó en reproducción bovina en Argentina. En 2008, asumió las riendas de la empresa.
 
La finca está ubicada en el valle del Sinú, con temperaturas que oscilan entre los 30 y los 40 grados, con una humedad cercana al 90%. Si bien los Brahman se desempeñan muy bien en estas condiciones, el productor sintió que hacía falta mejorar algunos aspectos.
 
“Quisimos tener una raza alterna porque en el Brahman estábamos viendo algunas deficiencias a nivel reproductivo, entonces encontramos una raza que se adaptaba muy bien a la zona y que nos ofrecía una mejor precocidad y producción, y por eso incursionamos con la raza Beefmaster”, dijo.
 
 
Beefmaster con el toque de Las Perlas
 
Cuando Camilo asumió como gerente de la hacienda, compró varias hembras de esta raza sintética, compuesta de Brahman, Shorthon y Hereford, a la ganadería Providencia, ubicada en El Socorro (Santander).
 
El médico veterinario ya conocía las bondades de esta raza, como sus notables ganancias de peso, sus cortos intervalos de parto y la precocidad tanto de hembras como de machos, que empiezan a ser activos a muy temprana edad.
 
Sin duda alguna, otras de las cualidades que destacan a estos ejemplares es la calidad de la carne, comparable a otras razas europeas como Angus o Simmental, con la diferencia que los ejemplares puros de estas no se desempeñan tan bien en la región del trópico bajo como la Beefmaster.
 
Desde el principio, los trabajos con Beefmaster se enfocaron en la obtención de buenos resultados en potrero, lo que desembocó en mejorar la genética y la aplicación de biotecnologías como la transferencia de embriones.
 
Compré unas hembras Beefmaster para hacer aspiración folicular y luego hicimos transferencias para aumentar el hato. Ahora producimos toretes para venta comercial”, señaló Peña. (Lea: Estos son algunos aciertos y errores en el establecimiento de praderas)
 
Su producción consiste en la cría de ejemplares puros (Beefmaster y Brahman), así como disponen de animales comerciales que ofrecen a través de las subastas, machos de levante con un peso aproximado de 330 a 350 kg. 
 
También venden semen que traen directamente desde EE.UU. para clientes interesados, así como comercializan aspiraciones y algunas crías ya nacidas. La empresa cuenta con donadoras para obtener ovocitos, que se llevan a los laboratorios con el fin de realizar el proceso de fertilización in vitro.
 
Esto da como resultado embriones que pueden ser transferidos a vacas que han sido sometidas previamente a protocolos de sincronización con hormonas. En esta labor se desempeña el médico veterinario, que realiza inseminaciones o transferencias.
 
 
Incremento en productividad y reproductividad
 
Gracias al Beefmaster, en Las Perlas se han reducido los intervalos de parto y desde hace 10 años manejan entre 390 a 460 días en el caso más extremo. En consecuencia, producen más terneros en menor tiempo.
 
También destacan las ganancias de peso. Cuando se trata de terneros lactantes, ganan entre 1.200 a 1.300 g por día, y luego cuando son destetos, esta cifra oscila entre los 850 y 900 g. Esto se debe tanto a la genética como a la calidad de pastos que suministran.
 
En reemplazo de los forrajes nativos, Peña implementó pastos de corte como King Grass, Cuba 22 y Clon 51. Según el ganadero, portan un gran volumen, cercano a los 6 kg por m2, que en una hectárea se traducen en 60 toneladas de comida para el ganado.
 
De acuerdo con Peña, la selección de los bovinos se hacía con base en los parámetros productivos, pero con el tiempo han comenzado a elegir animales con base en sus características fenotípicas. Por esta razón, los bovinos actuales tienen el biotipo ajustado y un excelente rendimiento tras un trabajo de casi 15 años. 
 
 
Retos y proyectos
 
Uno de los proyectos de Las Perlas es renovar las hembras Brahman en 2019 con la compra de embriones, así como también recertificar los existentes ante la Asociación Colombiana de Ganado Cebú, Asocebú, pues aunque lo tenían, se retiraron de este gremio.
 
También continuarán con la producción de Beefmaster, pues han tenido acercamientos con personas interesadas en la raza. Su objetivo es aumentar el volumen, conservando la calidad de la genética. (Lea: La historia de los Beefmaster gemelos que nacieron previo a Agroexpo)
 
Finalmente, habló sobre los retos, principalmente de aumentar la carga animal, que en la actualidad está en 3 animales por hectárea. Su aspiración es duplicarla, mejorando la infraestructura de los potreros con tractores y estableciendo lotes de suministro de alimento.
 
Nosotros quisiéramos producir en poco terreno, altas ganancias de peso. Mi idea es montar un sistema de pastos de corte en fresco con riego para tener en invierno y verano, para tener un ofrecimiento de pastos alto con el fin de tener cantidad para mantener una carga por hectárea de unos 6, 7 hasta 8 animales”, concluyó.