Cadenas productivas sienten el impacto del incremento en los costos

Por: 
Edgar Aldana Rosillo
02 de Febrero 2022
compartir
insumos, fertilizantes, fletes, contenedores, materias primas, maíz, soya, alza, precios, escasez, tasa de cambio, dólar, ganaderos, porcicultores, arroceros, avicultores, cerealistas, cerdo, pollo, huevo, Café, proyecto de ley, Costos de Producción, exportaciones, importaciones, consumidor, alimentos balanceados, concentrados, Ganadería, ganadería colombia, noticias ganaderas colombia, CONtexto ganadero
Factores internacionales como el alza en los fletes y en insumos para la producción, así como la escasez de contenedores, sumado al comportamiento de la tasa de cambio en Colombia han hecho que los diferentes sectores de la producción se vean afectados en toda la cadena productiva, e incluso el consumidor. Foto: carga.com.co - freepik.es/fotos/negocios/jcomp - encolombia.com

El alza en los precios de los insumos y de los fletes, así como la escasez de contenedores y el comportamiento de la tasa de cambio en Colombia han tenido un impacto importante en diferentes sectores de la producción.

 

Aunque por una parte los costos de producción han subido debido al incremento en los precios de los insumos, los renglones exportadores se favorecen porque reciben más recursos al vender sus productos.

 

Sin embargo, para el consumidor nacional los precios tienden al alza, lo cual impacta la inflación por el lado de los alimentos. Como se trata de cadenas productivas si desde el eslabón primario hay aumentos, esto se termina reflejando en el producto final, como ya se observa en varios productos básicos de la canasta familiar. (Lea: Precios de fertilizantes continúan al alza mientras productores protegen su mercado)

 

En la ganadería

 

En cuanto al tema de la tasa de cambio, para el jefe de la Oficina de Planeación e Investigaciones Económicas de Fedegán–FNG, Oscar Cubillos, hay que distinguir entre leche y carne. En este último caso, tanto en carne como en animales vivos, el impacto ha sido positivo porque con la depreciación del peso cada tonelada de carne exportada representa un mayor ingreso para el vendedor. (Lea: Proyecto de Ley de Insumos Agropecuarios continúa su ruta en el Congreso, Zea Navarro)

 

Entre tanto, en leche aunque también está el beneficio del ingreso por exportaciones, se debe tener en cuenta que el volumen vendido no es muy alto aunque sí superior a lo que se vendió en 2020 y 2019. Sin embargo, este rubro también se ha afectado al ser importador de maíz para la elaboración de balanceados y concentrados, lo cual ha provocado un incremento en los costos.

 

Respecto a la escasez de contenedores, manifestó que afecta más a los lecheros por ser importador de insumos, aunque también impacta a la cadena cárnica.

 

Sostuvo que los precios en las diferentes cadenas de valor han subido, como es el caso de la papa, el pollo, los huevos, la carne e incluso rubros diferentes a los alimentos como sucede con las velas usadas en la pasada festividad del 7 de diciembre que estaban más costosas por falta de parafina.

 

Porcicultores

 

Según el presidente de Porkcolombia, Jefrey Fajardo, la actividad porcícola depende del aprovisionamiento internacional de materias primas para la fabricación de su principal insumo que es el alimento balanceado cuya participación promedio es del 75 % de los costos de producción y es el insumo de mayor volatilidad en el año como resultado del aumento de precios de las materias primas en los mercados internacionales.

 

Adicionalmente se importan insumos como aminoácidos, vitaminas, lo relacionado con la genética, vacunas, tecnología, entre otros; lo que permite concluir que en los costos de producción en porcicultura en un 85 % es de componente importado. (Lea: ¿Cómo impacta el costo de insumos y cuál es el camino a tomar con el alza?)

 

Por lo anterior, el sector ha estado sujeto a gran volatilidad por efecto de incremento del precio internacional de las materias primas en especial maíz y soya, aumento del orden del 120 % en los fletes marítimos y devaluación del peso colombiano del 14 % en el año; tiene como efecto un aumento de los costos de producción del sector del más del 32 %.

 

La coyuntura de los mercados internacionales, atribuible a la reactivación de la demanda, congestión de puertos en especial en China en donde por condiciones sanitarias y de clima se han paralizado operaciones y el mayor precio del petróleo, así como el paso del huracán Ida por New Orleans, está impactando negativamente a la porcicultura por incrementar los costos de producción a través de un mayor valor de las importaciones que, como se indicó, pueden llegar a pesar hasta 85 % en los costos de producción.

 

En el último año, los fletes marítimos, por la reactivación global de la economía, la mayor demanda de China y el aumento del precio del petróleo, han subido en promedio 140 %, incremento que, al sumarse a la devaluación del peso colombiano, tiene como efecto mayor participación de la variable en el costo total, situándose hoy en promedio en 3.5 %, cuando antes de la pandemia era de 2.4 %. La escasez de contenedores, entonces, causa sobrecostos en los fletes marítimos y por ende en el costo de importación, en especial de los microingredientes, lo que redunda en el aumento del precio de venta de la carne de cerdo.

 

Avicultores

 

La Federación Nacional de Avicultores de Colombia (Fenavi) advirtió que hay preocupación en el gremio porque debido al alza del 100 % en los precios de los insumos del sector, aumentaron los costos de producción, lo que ha generado una poca o ninguna rentabilidad de los productos, según declaraciones del presidente del gremio, Gonzalo Moreno a RCN Radio.

 

El directivo explicó que, el incremento del precio internacional en insumos esenciales en el sector como el maíz y la soya, ha causado que, en algunos casos, los avicultores trabajen con pérdidas, pues aunque los costos de producción ya aumentaron, esa alza aún no se ha llevado al precio final del huevo. (Lea: Ante alza de insumos, productores proponen elaborar sus propios alimentos)

 

“La situación es que el maíz, soya y torta de soya han aumentado su costo y a esto se suma que no hay suficientes contenedores ni buques que traigan el alimento y a raíz de una tormenta que hubo en Nueva Orleans se dañaron unos elevadores y solo cuatro están funcionando y con esas alzas los precios de los huevos están por debajo de los costos de producción”, afirmó el dirigente.

 

La advertencia del sector ante una posible crisis por el alza de los precios de los insumos esenciales que necesitan para su producción se da en medio de la alerta que emitió el pasado 28 de septiembre el ministro de Agricultura, Rodolfo Zea, de que, debido a la temporada invernal en Colombia, el precio de algunos alimentos en el país podría incrementarse.

 

Arroceros

 

Por su parte, el Gerente General de Fedearroz, Rafael Hernández Lozano, se mostró preocupado por los efectos negativos sobre los costos de producción que está teniendo la crisis de los contenedores que se presenta en el mundo.

 

Señaló que tal situación ha influido en el incremento sustancial de los precios de los fertilizantes y otros insumos utilizados para el cultivo del arroz, circunstancia que unida a los bajos precios que ha presentado el arroz paddy en la cosecha del segundo semestre, ha creado una situación de incertidumbre frente a las siembras del 2022.

 

Ante esta difícil situación la Federación Nacional de Arroceros ha considerado de suma importancia que los agricultores fortalezcan la adopción de las tecnologías de que dispone Fedearroz – FNA para el cultivo, a fin de reducir costos de producción y por ende mejorar la rentabilidad. (Lea: Alza en precios internacionales de maíz y soya afectan la lechería colombiana)

 

Es fundamental de igual manera que el Gobierno Nacional tome medidas especiales, dirigidas a controlar las alzas de los precios en los insumos; acelerar el mejoramiento de vías en zonas de producción, apoyar la instalación de mecanismos de secamiento de arroz en fincas, entre otros aspectos que protejan los ingresos de los agricultores.

 

El sector arrocero es altamente intensivo en el uso de agroquímicos y fertilizantes importados, que provienen principalmente de China e India. Sus volúmenes dependen del comportamiento de las siembras (600 mil hectáreas en el 2020, una de las más altas de la historia).

 

Para apreciar el impacto de los fletes, basta con observar la participación de dichos insumos en los costos de producción: fertilizantes, 18 %; herbicidas, 8 %; insecticidas, 1 %, y fungicidas, 3 %, para arroz de riego, esto es cerca de 30 % de dichos costos. Para el arroz de secano, la discriminación es: fertilizantes, 19 %; herbicidas, 9 %; insecticidas, 2 %, y fungicidas, 5 %, lo que equivale a 33 % de los costos de producción.

 

La escasez de contenedores ha llevado, por supuesto, a incrementos significativos en el costo de los fletes internacionales, al punto que, en algunos casos, el costo de traer un contenedor de China pasó de unos US$5 mil el año pasado, a US$15 mil en el 2021, lo que significa un incremento de 200 %.

 

El aumento en los fletes, a lo cual se suman la depreciación de la tasa de cambio y el encarecimiento de los precios internacionales de los commodities energéticos, como el gas natural (base para la producción de la urea), se ha traducido en fuertes incrementos en los precios de los fertilizantes, los herbicidas y los insecticidas, según el Departamento Administrativo Nacional de Estadística, Dane. (Lea: Productores recibirán apoyo para adquirir insumos)

 

Hernández Lozano advirtió que la situación no parece tener una solución pronto y podría afectar las siembras en 2022. Probamente puede haber reducción de siembras de arroz a inicios del próximo año, porque los precios de los insumos no permiten cubrir los costos de producción.

 

Así mismo, dio un parte de tranquilidad en cuanto a los precios al consumidor ya que según dijo el país tiene suficiente inventario para los próximos cuatro meses. En estos momentos ni están llegando importaciones ni hay contrabando, Colombia es autosuficiente.

 

Cafeteros

 

El sector cafetero es otro de los damnificados por esta situación, aunque los precios de la carga a nivel interno han superado los $2 millones, batiendo todos los récords y que en la Bolsa de Nueva York igualmente se han dado ajustes importantes, los costos de producción también han subido, mermando la rentabilidad de los agricultores.

 

De acuerdo con lo expuesto por el gerente de la Federación Nacional de Cafeteros, Roberto Vélez, “ha habido un incremento en los costos de los insumos, fertilizantes y en la mano de obra y aunque no tenemos un estimativo exacto, he escuchado de varios empresarios del sector que el costo para producir una carga de café se ha incrementado a $1 millón y desde ese valor podríamos calcular cuál es la rentabilidad hoy en día de los caficultores”.

 

Advierte, por ejemplo, que el valor de los fertilizantes se ha duplicado frente a los precios que se tenían ocho meses atrás, a lo que se suma el hecho de que la mano de obra hoy es mucho más costosa debido al incremento en el costo de vida de los colombianos. (Lea: Continúa el problema de los altos precios internacionales de los insumos)

 

Por eso, dijo, se necesitará que el dólar también se mantenga en los niveles actuales que han ayudado a fortalecer el precio de la carga de café.

 

“Esos incrementos lo único que hacen es que el margen de ganancia sea menor, pero no estamos perdiendo plata. Si algo ha pasado es que la caficultura ha retomado la rentabilidad”, señaló Vélez, quien consideró que no hay que perder de vista también que el cambio climático que afectó a Brasil en algo le ha tocado a Colombia. 

 

Entre tanto, el presidente de la Asociación de Exportadores de Café (Asoexport), Gustavo Gómez, manifestó que “la exportación por Buenaventura está restringida y gran parte del café que enviábamos por ahí ahora tenemos que sacarlo por la Costa Caribe, esto representa alzas, dependiendo la zona de origen, entre 30 % y 70 % en un flete normal, pero al llegar a los puertos lo que evidenciamos es una falta de contenedores. Esto, sumado al incremento de los fletes terrestres, hay que tener en cuenta también la dificultad que están teniendo los exportadores para conseguir espacio, lo que lleva a un mayor cobro por almacenamiento porque la carga tiene que permanecer más tiempo en el puerto y todo esto extiende los tiempos de exportación”.

 

Cerealistas

 

El sector cerealista tampoco es ajeno a esta problemática. Según el gerente de Federación Nacional de Cultivadores de Cereales, Leguminosas y Soya (Fenalce), Henry Vanegas, los fertilizantes y las semillas componen el 50 % de los costos de producción.

 

“Como la mayoría de fertilizantes no se producen en el país, el alza del petróleo encareció la producción de estos y también los fletes. Hay subidas del 40 % y 60 % por bulto”, sostuvo el directivo. (Lea: Costo del transporte internacional se eleva por falta de contenedores)

 

Añadió que es una situación preocupante, ya que en Colombia, al tener alta dependencia en esos insumos, se elevan los costos de producción y se compromete la rentabilidad de los cultivos.

 

“Muchos agricultores que siembran maíz ahora piensan en opciones de rotación con frijol o soya, que son cultivos de más bajo costo y que no necesitan fertilizantes costosos como la urea”, sostuvo Vanegas.

 

Avanza proyecto de ley

 

Entre tanto, esta semana las Comisiones Económicas Conjuntas de Senado y Cámara aprobaron el proyecto de ley que crea el Sistema Nacional de Insumos Agropecuarios (Sinia) y el Fondo de Acceso a los Insumos Agropecuarios, con el ánimo de regular los precios de los insumos agropecuarios. (Lea: 

 

Este proyecto de ley, que pretende beneficiar directamente a los productores, llega en momentos en que los precios de los insumos del sector varían constantemente, razón por la cual el Gobierno nacional, autor de la iniciativa, “busca abordar en forma integral las causas que generan, entre otros fenómenos, una alta variación de los precios con los que estos son comercializados”.

 

La noticia se dio días después que el Presidente Iván Duque, durante el congreso cafetero dijera que era inminente la aprobación en el Congreso de la República de un proyecto de ley que ayude a estabilizar los precios de los fertilizantes para los pequeños productores.