Precios internacionales de la leche comenzaron el año a la baja

Por: 
CONtexto ganadero
20 de Enero 2023
compartir
Imagen de Fonterra
Los precios internacionales de los lácteos empezaron el año con tendencia a la baja en la subasta de Fonterra. Foto: Rurales EL PAIS

La segunda licitación de enero de 2023 del Global Dairy Trade (GDT) llegó con un leve descenso del indicador promedio. La leche en polvo entera parece haber tocado piso y se situó 3.218 dólares.

 

Así lo señala el portal todolecheria.com.ar que indica que los precios se han mantenido algo estables en la última subasta de comercio mundial de productos lácteos, celebrada esta semana.

 

El índice de precios de los productos lácteos negociados en la plataforma de comercio de Nueva Zelanda Global Dairy Trade (GDT) cayó un 0,1 % en general en la subasta más reciente, con varias tendencias.

 

El resultado sigue a una disminución del 2,8 % en el primer evento del año celebrado la primera semana de enero.

 

Además, sostiene, los contratos futuros indican leves subidas de aquí en adelante para el principal producto lácteo de exportación como es la leche en polvo entera. (Lea: Nuevo informe confirma que la producción mundial de lácteos se está reduciendo)

 

La grasa láctea anhidra (aceite de mantequilla) registró la mayor pérdida con un 0,9 % a USD 5337/tonelada, seguida por la mantequilla con menos 0,6 % a USD 4449/ tonelada y la leche desnatada en polvo con menos 0,3 % a US$2'842/tonelada.

 

Sin embargo, el queso Cheddar resistió la tendencia a la baja y fue el producto con el mayor aumento, saltando un 4,0 % a un promedio de US$4871/TM.

 

No se ofrecieron suero dulce en polvo, suero de leche en polvo ni lactosa.

 

El índice GDT muestra los precios alcanzados para varios productos lácteos y períodos de contrato y se interpreta en el mercado mundial como un indicador importante para el desarrollo de los precios de los productos lácteos. Ahora está más o menos al nivel que tenía a principios del año 2020/21, después de haber alcanzado su punto máximo en marzo de 2022. En la primera subasta de este año todavía había una pérdida del 2,8%.

 

 

Precios al cierre de 2022

 

En cuanto a los precios de la leche en polvo entera en otros mercados, Fedegán muestra que por ejemplo el promedio de diciembre en Estados Unidos fue de US$5.280/tonelada lo que representó una baja frente a noviembre cuando se cotizó en US$5.401. (Lea: Precios internacionales de la leche comienzan octubre a la baja)

 

El promedio en Suramérica fue de US$3.963/tonelada en el último mes del año pasado, cuando en noviembre había estado en US$4.000/tonelada, lo que confirma la tendencia a la baja.

 

Entre tanto en Europa continental el precio promedio de diciembre fue de US$4.469/tonelada también con un comportamiento a la baja ya que en noviembre estuvo en US$4.588/tonelada.

 

A su vez en Oceanía pasó de US$3.313/tonelada que fue el promedio que mostró en noviembre a US$3.338/tonelada, siendo el único mercado donde se observó un comportamiento diferente, con una ligera alza.

 

Por su parte, el índice de precios de los productos lácteos de la FAO registró en diciembre un promedio de 139,1 puntos, esto es un 1,1 % más que en noviembre, registrando así un aumento tras cinco meses consecutivos de descensos y superando en 7,9 % su valor de hace un año.

 

En diciembre subieron los precios internacionales del queso, debido principalmente a una robusta demanda mundial de importaciones y una cierta escasez de disponibilidades exportables en un contexto de gran volumen de ventas internas a los sectores minorista y de los servicios, especialmente en Europa occidental. (Lea: Demanda de lácteos por parte de China caerá en 2022)

 

Por el contrario, los precios internacionales de la mantequilla cayeron por sexto mes consecutivo, a consecuencia de la persistente atonía de la demanda mundial de importaciones y la disponibilidad de existencias internas suficientes para cubrir las necesidades a corto plazo.

 

Los precios internacionales de la leche en polvo descendieron ligeramente, ya que la bajada de los precios en Europa occidental, que obedeció principalmente a la atonía de la demanda de suministros al contado, compensó el aumento de las cotizaciones de los suministros procedentes de Oceanía, sobre todo a consecuencia de la actividad de las compras en Asia sudoriental y las fluctuaciones cambiarias.