Acciones a tener en cuenta en la suplementación de vacas de cría

Por: 
CONtexto ganadero
01 de Mayo 2020
compartir
Suplementación vacas cría, suplementación de los vientres, suplementación vacas paridas, alimentación vacas de cría, nutrición vacas de cría, Vacas primíparas, cuidados vacas prímiparas, cuidados vacas primer parto, vacas de primer parto, novillas de primer parto, vacas primerizas, coronavirus, COVID-19, cuarentena, Ganadería, ganadería colombia, noticias ganaderas, noticias ganaderas colombia, CONtexto ganadero
A la hora de suplementar, hay que tener en cuenta que las vacas en el último tercio de gestación tienen más requerimientos que las de primer tercio. Foto: elrodeocampo.com.ar

Aprenda algunas claves sobre cómo debe alimentar a las vacas en momentos de gestación, que incluyen determinar los requerimientos nutricionales de cada animal y cómo debe proceder cuando el forraje escasea en temporadas de sequía.

 

El Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria (INTA) de Argentina registra aspectos básicos para la suplementación en vacas de cría cuando falta el alimento por cuenta de extremas temperaturas.

 

Esto supone seleccionar las categorías de animales más valiosas y descartar las improductivas, pues el poco alimento disponible debe destinar los vientres preñados. (Lea: No olvide suministrar fibra a sus vacas en el periodo de periparto)

 

Además del suministro de materia seca, el organismo también recordó que se debe contemplar el uso de sales minerales para suplir las deficiencias, especialmente cuando la ingesta de forraje verde es muy baja o los pastos no disponen de estos nutrientes.

 

En primera instancia, se debe clasificar el hato por las etapas de su ciclo productivo. El INTA argumenta que una vaca que se encuentra en el último de la gestación requiere aproximadamente de un 30 % más de nutrientes que una en el primer tercio.

 

De igual modo, una vaca que está lactando requiere un 60 – 70 % más que una seca, por lo cual aconsejan elegir las preñadas o con cría menor de 2 meses, con el fin de procurar su condición corporal. (Lea: Los nutrientes minerales que requiere la vaca en el periparto)

 

Entre los suplementos que se pueden dar están los energéticos como el maíz, la avena forrajera, la cebada o un alimento balanceado, así como el heno para complementar el contenido de fibra (hasta 10 kg de heno solo o acompañado de algún suplemento).

 

Una vaca seca en el primer tercio de gestación podría ser alimentada con 2 kg diarios de granos más 2 kg de alimento balanceado y pasto, o 4 kg de balanceado y algo de pasto. En el último tercio, se debe duplicar la cantidad de grano y dar como mínimo 5 kg de balanceado.

 

Este insumo hace referencia a los concentrados que se ofrecen para la ceba. Ante cualquier duda, hay que consultar a un profesional, para determinar las mejores combinaciones de acuerdo con la disponibilidad y precio de las materias primas.

 

A la hora de iniciar la suplementación, hay que procurar hacerlo gradualmente, para ir acostumbrando al animal al cambio de alimentación de pasto a grano/balanceado para no afectar el rumen. (Lea: 5 cuidados que se deben tener con las vacas primíparas)

 

Como ejemplo, si se darán 4 kg diarios, se debe empezar con 1/4 de kg los primeros 2 días, luego medio kilo por otros 2 días, después se aumenta a un kg durante 3 días y a 2 kg por igual periodo, llegando a los 4 kg en un lapso de 15 o más días.

 

Durante la etapa de acostumbramiento, hay que observar atentamente a los animales y cómo se comportan, si demoran en acercarse al comedero. Si no lo hacen, se puede agregar algo de forraje. La ración debe entregarse todos los días a la misma hora.

 

Hay que procurar mantener las instalaciones limpias, así como también observar cuánto comen las vacas y observar las bostas. Si están muy líquidas y de color claro, es una clara señal de desórdenes en la alimentación que podrían indicar acidosis, por lo cual debe consultar con su veterinario.