Anatomía de la ubre, asunto que le compete a los ganaderos

Por: 
CONtexto Ganadero
07 de Marzo 2016
compartir
ubre de la vaca
Los cuatro cuartos de la vaca producen leche si sus condiciones sanitarias son óptimas. Foto: www.perulactea.com.
Conocer el funcionamiento del órgano responsable de la producción láctea es un asunto que le compete a todo productor, debido a que la calidad de la leche que produce la ubre depende en gran medida de su funcionamiento y manejo.
 
Fredy Enrique García, investigador con doctorado de la Corporación Colombiana de Investigación Agropecuaria, Corpoica, en el Centro de Tibaitatá, es claro y reiterativo al afirmar que la ubre es el órgano vital en la producción láctea y no se le ha prestado la atención que merece.
 
“Todo el que se considere productor en este país debería ver la ubre como uno de los órganos más importantes, porque de ella depende su negocio”, señaló. (Lea: Ganadero, aprenda de salud mamaria en hatos de leche)
 
De la ubre se desprenden enfermedades como la mastitis que impiden la producción de leche de calidad. De acuerdo con Alejandro Ceballos Márquez, médico veterinario y zootecnista de la Universidad de Caldas, es vital controlar las bacterias que ocasionan la enfermedad, como la Staphylococcus agalasis, la de más presencia en la leche, a raíz de los deficientes manejos que se dan al animal.
 
“Una de las bacterias que más afecta es la Staphylococcus agalasis, es la que más efecto tiene sobre la calidad de leche, pero por fortuna es la más fácil de controlar. Necesitamos empezar a implementar un plan que nos permita establecer medidas de control y prevención para enfrrentar esa bacteria y lograr un impacto directo en la calidad de la leche”, afirmó Ceballos Márquez.
La anatomía de la ubre
 
Ernesto González Cely, médico veterinario, explicó que la sangre que se bombea desde el sistema arterial del corazón entra a la ubre de la vaca, donde están los lóbulos y dentro de estos los lobulillos y en ellos los alvéolos, lugar en el que se produce la leche. (Lea: Inflamación de la ubre en una novilla: ¿mastitis o endema?)
 
La leche se genera en la ubre, previamente se han seleccionado en el hígado todos los nutrientes que conforman al alimento, tales como la glucosa, aminoácidos y ácidos grasos, para formar la lactosa, la caseína (proteína de la leche) y la grasa, respectivamente.
 
Todo el proceso de producción láctea demanda tiempo y por ello es fundamental que la vaca reciba una dieta nutricional óptima. El médico veterinario precisó que deben circular obligatoriamente 400 litros de sangre que pasan por la glándula mamaria para formar un solo litro de leche.
 
Una vez en los 4 cuartos de la ubre se encuentre el lácteo, un estímulo hará que se expulse por los pezones de la novilla. Ese impulso, relató González Cely, lo ocasiona la mano del ordeñador, la boca del ternero, la máquina de extracción, en compañía de factores externos que incluyen el olor a concentrado, el ruido del establo o el sonido de las cantinas. (Lea: Lechería tropical se debe especializar si quiere ser competitiva)
 
“Esas sensaciones hacen que se produzca un efecto nervioso para generar la hormona oxitocina y en un plazo máximo de 2 segundos baja la leche”, añadió el profesional en salud animal.
 
De esta forma, todo el cuerpo de una novilla trabaja para que finalmente la leche llegue a la ubre en condiciones adecuadas. Del adecuado manejo a la hora de ordeñar se logrará almacenar un producto con sólidos totales óptimos y bajas células somáticas y Unidades Formadoras de Colonia, UFC. 
 
Escuche a González Cely