Aprenda cómo ensilar para tener alimento para el ganado todo el tiempo

Por: 
CONtexto ganadero
20 de Mayo 2022
compartir
Ensilaje para el ganado
El ensilaje es una buena alternativa para tener alimento para el ganado en época de escasez. Foto: Captura de pantalla

El ensilaje permite regular la oferta nutricional para los animales guardando forrajes producidos en épocas de alta producción para ser utilizados en temporada de escasez como los fuertes veranos o los inviernos prolongados.

 

Así lo planteó Ricardo Arenas, médico veterinario especialista, en un capítulo del Manual Práctico Ganadero elaborado por la Federación Colombiana de Ganaderos (Fedegán), donde indicó que este método se basa en un proceso de fermentación anaeróbico, es decir, en ausencia de aire, lo que permite conservar los nutrientes contenidos en los alimentos.

 

Se puede ensilar casi cualquier material vegetal que se utilice para alimentación animal como forrajes, frutas o tubérculos. Sin embargo, es recomendable usar forrajes de alta producción de biomasa medida en relación hojas/tallos y con un alto contenido de carbohidratos ya que estos promueven los procesos de fermentación necesarios en el ensilaje.

 

La calidad del ensilaje depende de la materia prima y en gran medida de las buenas prácticas utilizadas a lo largo de todo el proceso de su realización y almacenamiento. (Lea: Aspectos a tener en cuenta en la elaboración del silo para que no se le pierda)

 

Si se van a ensilar gramíneas como el maíz y el sorgo, el momento ideal de cosechar el cultivo es cuando el grano está lechoso y para las leguminosas es en estado de prefloración cuando su contenido de nutrientes es el más alto.

 

 

 

 

Existen diferentes tipos de silos que dependiendo de la infraestructura y maquinaria con que se cuente en la finca y del material que se desee ensilar se debe escoger.

 

Está el silo de bolsa donde se utilizan bolsas de color negro calibre 6 u 8, con capacidad de 40 a 50 kilos en las que el llenado y compactación puede realizarse en forma manual o mecánica con el uso de una prensa sencilla. Este método es ideal para pequeños y medianos ganaderos ya que es de fácil manejo al momento de su utilización y permite su transporte y comercialización.

 

Otro método es el silo en tanques o canecas donde se utilizan canecas plásticas con capacidad de 30 o 55 galones con tapa de cierre de presión o rosca. El material a ensilar se va adicionando en capas para ir compactando manualmente o con el uso de una prensa.

 

Las canecas por ser de un material resistente son ideales para silos de materiales muy duros o leñosos como la leucaena, el matarratón y algunas frutas. Su almacenamiento es fácil de realizar y por su tamaño individual su utilización es sencilla y eficiente. (Lea: Todo lo que debe saber del ensilaje para ganado bovino)

 

Una tercera opción es el silopress, un sistema más moderno que requiere maquinaria especializada y permite almacenar grandes cantidades de comida de manera rápida. Es empleado entre medianos y grandes ganaderos que los producen, fundamentalmente, para uso propio ya que su comercialización implicaría un reempaque.

 

Un método más es el silo de montón muy usado también entre medianos y grandes ganaderos permite conservar grandes volúmenes de biomasa forrajera. Se realiza en el potrero y el lugar seleccionado debe tener fácil acceso y muy buen drenaje para evitar el encharcamiento y daño del producto.

 

Este método consiste en colocar un plástico calibre 6 u 8 y de ancho suficiente para usar parte del mismo a la hora de cubrir el montón y extender sobre este capas de 30 a 40 centímetros de espesor e ir pisando para extraer el aire. Posteriormente se cubre el montón con el mismo plástico y luego sellarlo.

 

Así mismo se tiene el silo tipo búnker el cual, generalmente, se realiza a manera de excavación rectangular. Cuenta con dos paredes laterales inclinadas, muchas veces en cemento y piso en concreto que facilitan el apisonado. El acceso para depositar el material en capas y apisonarlo con el uso de un tractor es regularmente por los extremos.

 

Para la fabricación de todo tipo de silos se deben seguir una serie de pasos. Lo primero es el alistamiento que consiste en seleccionar el material a ensilar y calcular la cantidad de toneladas a ensilar para preparar los insumos necesarios y definir el tipo de silo a realizar, la maquinaria requerida y el sitio donde se realizará y almacenará. (Lea: Aspectos a tener en cuenta para elaborar un silo de calidad para épocas secas)

 

El segundo paso es la cosecha y picado dejando el material de un tamaño entre 2 y 3 centímetros para permitir la compactación adecuada y lograr al anaerobiosis requerida en la fermentación.

 

El tercer punto es el llenado que depende del tipo de silo aunque siempre deben ser capas delgadas para facilitar su compactación.

 

El cuarto aspecto es el sellado que se hace una vez terminado el proceso de llenado y pisado y debe hacerse lo más herméticamente posible.

 

El quinto es el almacenamiento donde es importante proteger el silo de la humedad, los roedores y animales que puedan ocasionar algún daño.

 

En general un buen ensilaje está listo para ser consumido pasados 30 o 40 días del empacado y con una técnica bien realizada permite almacenar alimento por meses y años. Una vez abierto el silo debe ser consumido lo más pronto posible.