Aspectos del preparto que permiten lograr un óptimo desempeño

Por: 
CONtexto Ganadero
12 de Septiembre 2016
compartir
preparto, preparto bovino, alimentación bovina, pastos bajos en sodio, juan carlos guerra castrillón
El experto reveló algunas recomendaciones a tener en cuenta para que la hembra no presente problemas tras el parto. Foto: CONtexto ganadero.
Cuando una res está a punto de parir, el ganadero espera que la hembra sea productiva, quede preñada en poco tiempo y goce de buena salud. Tenga en cuenta estas recomendaciones para que dichos propósitos se cumplan.
 
Los días de preparto son difíciles para las vacas. Muchas dejan de comer lo suficiente, se presentan una serie de cambios hormonales, las defensas caen y la salud de la hembra corre riesgo.
 
En muchas ocasiones hay temor que el parto sea traumático porque el animal puede retener la placenta, incluso es posible que se presente un cuadro de hipocalcemia o enfermedades como la metritis o endometritis. (Lea: Cuidados de las vacas para un manejo posparto sin estrés)
 
Para prevenir esos fenómenos, el productor debe tener en cuenta lo que se denomina como el periodo de transición, es decir, los 21 días previos al parto y los 21 días siguientes al nacimiento de la cría, ya que si en ese lapso de tiempo no hay una vigilancia adecuada, es posible que la res no vuelva a quedar preñada o empiece a presentar constantes problemas de salud.
 
Juan Carlos Guerra Castrillón, zootecnista de la Universidad de Antioquia y consultor de Premex, explicó cuáles son esos elementos que deben vigilarse de cerca para evitar que el parto de una res sea traumático y eso impida tener la producción deseada.
 
Revisar la alimentación, reducir la carga de cationes, no suministrar grasa, dar suficientes minerales, no asilar las vacas de su manada, suministrarle la misma alimentación antes y después del parto, estimular el consumo de comida y dar suficiente agua, son los aspectos esenciales a tener en cuenta. (Lea: Alimentación y sanidad, aspectos importantes en el periparto bovino)
 
En el caso de la nutrición, Guerra Castrillón aseguró que las vacas que están próximas a parir deben recibir los mejores pastos, ojalá bajos en sodio, por lo que es pertinente que se reemplace esa alimentación por una fuente de fibra como los ensilajes.
 
Tampoco se recomienda brindar alimentos fuertes en potasio como son los forrajes de kikuyo o los rezagos del plátano.
 
“Es necesario que se asegure la dosis de minerales y vitaminas diarias, por lo que el ganadero debe suministrar un suplemento que no sea alto en sodio, ya que ese elemento es uno de los que ocasiona una caída vertiginosa en la alimentación y afecta el estado de la vaca”, indicó.
 
La otra recomendación que dio el experto y en la que hizo mucho énfasis es en la de no apartar a la vaca que está a punto de parir del grupo con el que permanece, ya que los semovientes, al ser gregarios, quieren sentirse acompañados, por lo que aislarlos de la manada lo único que puede generar es estrés. (Lea: Descubra el protocolo de tratamiento del parto de una vaca)
 
“Es importante que en ese periodo de transición a las vacas se les dé concentrado días antes del parto, eso permite que la hembra se adapte a ese tipo de alimento que le va ayudar a recuperarse rápido. Incluso los expertos recomiendan que ese suplemento se brinde en horas de la tarde, toda vez que hay un 85 % de probabilidades de que el parto sea en horas de la mañana, lo que va a permitir que madre y cría se atiendan mejor”, remató.
 

Seguir esas recomendaciones permitirá que las vacas preñadas no se enfermen durante los días previos al parto, su recuperación sea óptima y produzca los litros de leche deseados.