Alimentación y sanidad, aspectos importantes en el periparto bovino

Por: 
CONtexto ganadero
01 de Julio 2015
compartir
apoyo para las vacas durante el periparto
3 semanas antes del parto y 3 semanas después del mismo se debe tener especial cuidado con las vacas. Foto: alltechspain.blogspot.com.
Brindarle una dieta balanceada, otorgarle confort en la finca y estar al tanto de la salud de la vaca, son los pasos a seguir con las crías que se tienen en las explotaciones.
 
El periparto, o periodo de transición, es la etapa comprendida entre las 3 semanas antes del parto y las 3 semanas posteriores al mismo. Más que en ninguna otra etapa de su vida productiva, la vaca padece fuertes cambios en sus actividades diarias, por lo que es elemental el cuidado constante por parte del productor.
 
De acuerdo con Fernando Iñiguez, médico veterinario y zootecnista y asesor técnico de la empresa Virbac, cuando el semoviente pasa por este periodo desaparece el apetito y las fuerzas del sistema inmune. (Lea: Levante intensivo de terneras para disminuir edad del primer parto)
 
El sistema endocrino se ve afectado y existe un alto nivel de estrés en la vaca que causa la liberación de cortisol hacia el torrente sanguíneo, lo cual disminuye el apetito y aumenta la susceptibilidad a enfermedades”, apuntó Iñiguez.
 
El periparto puede dividirse en 3 etapas: preparto, parto y post parto. Durante estos periodos, la vaca necesita ser apoyada con un manejo nutricional adecuado y un programa de medicación dirigido a reducir el efecto negativo de los desafíos del medio ambiente y los sistemas de producción.
 
Jairo Serrano, médico veterinario y zootecnista, con posgrado en inseminación artificial, transferencia de embriones y ecografía, señaló que esta transición que está teniendo la vaca antes, durante y después del parto, es de cuidado por parte del productor. (Lea: Los 90 días vitales para la ganadería de leche)
 
La vaca estará en condiciones de producir para su sustento, para la cría y, en muchos casos, para el negocio de la finca. Por este motivo debe tener un tratamiento especial, como: una mejor calidad de pasturas, una desparasitación, brindarle suplemento energético y proteico, y, lo más esencial, mucho confort”, añadió Serrano.
 
De igual forma, el experto señaló que en este periodo de periparto, las vacas tienen a tener las defensas un poco más bajas, por su condición, por lo que es elemental que en la explotación se le presente atención a la sanidad del semoviente. (Lea: Mejorar los índices de reproducción, un reto multifacético)
 
Después de que la vaca da a luz, se debe estar pendiente que esté bien la placenta, que no haya retención y, lo más importante, que se le retenga la condición corporal. Para esto último, es importante brindarle una nutrición que le garantice los nutrientes que está necesitando. Si la vaca se acaba, es culpa del productor”, ultimó Jairo Serrano.
 
Asimismo, es elemental que se le realice un  programa de tratamientos durante el periparto, para así estimular la recuperación de la actividad  ovárica, prevenir la formación de quistes, favorecer la primera manifestación de calor, mejorar la fertilidad en la primera inseminación artificial, reducir el intervalo parto concepción e incrementar la tasa de preñez.