Bomba de carbono, una forma en que la ganadería contribuye con el medio ambiente

Por: 
CONtexto ganadero
14 de Enero 2021
compartir
Ganadería regenerativa, bomba de carbono, pastoreo, Manejo holístico, biomasa, radicular, indicadores, Planificación, monitoreo, control, biodiversidad, especies perennes, emisiones, GEI, Ganadería, ganadería colombia, noticias ganaderas colombia, CONtexto ganadero
Por medio de la denominada "bomba de carbono", la ganadería regenerativa contribuya a una producción más limpia y amigable con el medio ambiente. Foto: conexionrural.com

La Ganadería Regenerativa se basa en distintos principios, entre ellos, el de promover el funcionamiento de la llamada “bomba de carbono”, indicó Pablo Borrelli, líder del proyecto de Ganadería Regenerativa de la firma argentina OVIS 21.

 

“La Bomba de Carbono emula justamente el funcionamiento de un sistema de bombeo. Tiene una primera fase de acumulación de biomasa aérea y radicular. Las raíces son el principal aporte de carbono al sistema. El pastoreo actúa reduciendo la parte aérea, activando así una segunda fase de redistribución y desagote de la “bomba” donde las raíces muertas promueven mecanismos de descomposición que transforman los residuos en carbono orgánico. La nueva fase de recarga se activa cuando la mayor disponibilidad de recursos promueve el nuevo crecimiento”, explicó el especialista. (Lea: Aprenda cómo aplicar la ganadería regenerativa y permacultural

 

El manejo de los pulsos de pastoreo es fundamental para favorecer los ciclos de carga y descarga de la Bomba de Carbono y mantener así el equilibrio del sistema. Debe evitarse tanto el sobrepastoreo como el sobre-descanso. 

 

“Además del manejo del pastoreo, los sistemas regenerativos exigen ciclos de planificación, monitoreo y control y replanificación que se retroalimentan de forma permanente. Los mismos se basan en el seguimiento de indicadores de mediano y largo plazo, medidos a frecuencias predeterminadas, como cobertura del suelo con especies perennes, tasa de infiltración, biodiversidad, productividad primaria y carbono del suelo”, explicó Borrelli, y aclaró que esta visión productiva es aplicable a cualquier tipo de producción animal, no solo a bovinos.

 

De acuerdo con el directivo, los pastizales son el principal sumidero de carbono del mundo. Lo sacan del aire y lo almacenan en el suelo. Por eso los mejores suelos del planeta fueron pastizales originalmente, incluyendo la llanura pampeana. La ganadería regenerativa los convierte en verdaderas "bombas de carbono".

 

Expertos de Estados Unidos sugieren que la ganadería regenerativa podría hacer que la agricultura estadounidense, que emite 0,28 Gt/año, se convierta en un sumidero capaz de secuestrar entre 0,3 y 1,1 Gt por año. Si la Argentina pudiera regenerar el 40 % de sus pastizales podría retirar del aire la totalidad de sus emisiones netas (0,16 Gt según el Banco Mundial). (Lea: El cambio climático no es la principal razón de la ganadería regenerativa)

 

La estrategia de reparar sumideros es más simple y realizable que la de reducir emisiones y tiene otros efectos valiosos como mayor biodiversidad, regulación de cuencas hídricas, mayor producción de alimentos y fibras, rentabilidad y resiliencia en los sistemas ganaderos, reducción de la pobreza y aumento de la población rural con alta calidad de vida.

 

“Definimos a la regeneración como la recuperación de procesos vitales de los ecosistemas. Es el reverso de la desertificación, y puede evaluarse objetivamente. El Estándar de Pastoreo Regenerativo y Sustentable (Grass, por sus siglas en inglés) es el más avanzado en su tipo a escala mundial. Fue desarrollado por Ovis 21 y The Nature Conservancy en la Patagonia, y se aplica hoy en 1,3 millones de hectáreas de la Argentina y Chile. Existen decenas de casos de regeneración comprobados en todos los ambientes donde se aplicó. ¿Cómo? Utilizando el Manejo Holístico como herramienta de regeneración”, señaló Borrelli.

 

El manejo holístico es una metodología donde se planifica el pastoreo manteniendo a los animales agrupados y en movimiento como lo harían los herbívoros primitivos en presencia de predadores. Ataca las causas profundas de la desertificación: la forma en que los humanos tomamos decisiones. y elimina el conflicto entre producir y conservar los recursos, indicó. (Lea: Ganadería regenerativa, un modelo sostenible para Colombia)

 

Los requerimientos en insumos externos de estos modelos son bajos e incluso nulos, y el producto final puede llegar a obtener precios diferenciales, con lo que la rentabilidad puede aumentar notablemente con beneficios para el medio ambiente, concluyó.