¿Comprará bovinos en zonas más altas? Preste atención al mal de altura

Por: 
CONtexto ganadero
11 de Enero 2022
compartir
Ganadería, ganadería colombia, noticias ganaderas, noticias ganaderas colombia, CONtexto ganadero, ganadería ambiente, Mal de altura, mal de altura en los bovinos, problemas de mal de altura en los bovinos, sintomas del mal de altura en los bovinos, adaptacion de los bovinos, recomendaciones para el mal de altura en los bovinos
Los expertos recomiendan que la única forma de salvar a un animal con mal de altura es bajarle de la altura. Foto: engormix.com

El traslado de un bovino de una latitud a otra puede significar una tarea que no necesita de análisis previo. Pero la realidad es que no es tan sencillo como parece, razón por la que expertos recomiendan mover al animal de manera gradual.

 

Al momento de comercializar, es decir comprar o vender terneros de una zona más baja a otra más alta, el productor debe tener claro la altura geográfica en la cual está haciendo todo este proceso, debido a que de lo contrario, los bovinos pueden sufrir de una patología a la que le denominan el mal de altura, como coloquialmente se le dice. (Lea: Seleccione correctamente sus animales y evite el mal de altura)

 

De acuerdo a un video producido por La Finca de Hoy, “el mal de altura es una afectación que se produce en bovinos que son expuestos a altitudes superiores a los 2.800 m.s.n.m y que no poseen adaptabilidad al medio”. 

 

Esta patología es ocasionada por la baja presión atmosférica e intenso frio, que es característico de algunas regiones del país, lo cual genera inicialmente una construcción en los vasos sanguíneos pulmonares y desencadenando en otros, síntomas que si no se identifican a tiempo, pueden terminar con la vida del bovino afectado. (Lea: Siga las buenas prácticas para el transporte de ganado en Colombia)

 

En este video, Fernando Merchán es un ganadero que explica que “el mal de altura es una retención de líquidos, por lo que puede decirse que es un problema renal, pero que afecta directamente el sistema cardíaco que se llena de agua hasta que llega al punto de colapsar”.

 

Esta afectación se puede tratar por medio de medicamentos, pero estos son paliativos. Lo que quiere decir que la única forma de salvar a un animal que se encuentra padeciendo con el mal de altura es bajarle de altura.

 

En palabras de Merchán, “es como escalofrío en el ser humano. En los animales se evidencia en la piel que se eriza, además no come bien. A esto hay que sumarle que se intenta resguardar el frio, pero no encuentra cómo por obvias razones, entonces ahí se le comienza a hinchar el pecho”.

 

Otros síntomas que puede presentar un bovino afectado por el mal de altura son:

 

- Inflamación de la vena yugular.

- Diarrea.

- Abultamiento submaxilar y en el pecho.

- Decaimiento.

- Dificultad para caminar.

 

En el caso de Merchán, expone que “nosotros alguna vez intentamos introducir ganado de tierras más bajas y el problema es el mismo, mal de altura y poca adaptabilidad al terreno, al clima. Entonces los animales terminan muriéndose, por eso la recomendación seria criar los animales desde bien pequeños y adaptarlos a este clima y altura”.

 

Los ejemplares de mayor fortaleza corporal y amplitud de pecho resisten mas las alturas. Adicionalmente se ha podido evidenciar que los terneros jóvenes y las vacas adultas, son los animales más propensos a sufrir de mal de altura. Sin embargo, el nivel de adaptabilidad de los ganados es fundamental.

 

“Si el animal definitivamente no está adaptado no va a producir, o se puede decir que se dedica únicamente es a subsistir mas no a producir. Esto quiere decir que automáticamente baja la producción para poderse autorregular, de cierta manera y así alargas su vida”, detalla Merchán.

 

Al identificar los primeros síntomas del mal de altura, el productor debe tomar medidas rápidamente, pues en tan solo ocho días un bovino puede morir si no se atiende a tiempo.