¿Conoce cómo evaluar el material vegetal antes de comprarlo?

Por: 
CONtexto ganadero
30 de Diciembre 2020
compartir
Ganadería, ganadería colombia, noticias ganaderas, noticias ganaderas colombia, CONtexto ganadero, Siembra, siembra de plántulas, plántulas, cuidado de plántulas, plantas, compra de plantas en viveros, exámenes de plantas, examinar una planta, como examinar una planta, consejos para comprar una planta en viveros
Uno de los aspectos a evaluar en el examen es la formación de entorchamiento radicular o también llamado ´cola de marrano'. Foto: magdalena.evisos.com.co

Cuando se va a adquirir un material vegetal para el establecimiento de los diferentes arreglos silvopastoriles, el productor debe tener en cuenta varios factores que tal forma que para el momento de la siembra, se aumenten las posibilidades de un establecimiento exitoso que genera plantas vigorosas.

 

Para la compra del material vegetal, uno de los momentos claves que el productor debe analizar es el examen radicular en el cual debe evaluarse una cantidad de plantas representativas al número que se va a comprar. De acuerdo a los expertos de Ganadería Colombiana Sostenible, “es ideal el 5% para compras pequeñas o hasta 100 plantas por lote de producto”, detalla el proyecto. (Lea: Importancia del material vegetal en modelos sostenibles

 

En la ‘Guía para compra de material vegetal producido por viveros’ se explica que antes de romper la bolsa, el productor debe verificar el grado de compactación del sustrato, humedad y composición, pues esto dará una idea de si existen defectos en la composición y problemas que puedan presentarse en el sistema radicular.

 

En este examen también se debe evaluar la formación de entorchamiento radicular o también llamado ‘cola de marrano’. Este se da cuando se limita el espacio para el crecimiento por un tamaño de bolsa inadecuado, razón por la que se presenta este defecto en la formación.

 

Las plantas que hayan tocado el fondo de bolsa presentan una fase inicial de entorchamiento o las que la tengan en su totalidad deben ser rechazadas por el productor. Otro de los aspectos a analizar es la bifurcación temprano, que es un defecto que se presenta a causa de sustratos compactados, falta de movimiento de plantas o déficit hídrico.

 

La falta de desarrollo radicular es un elemento importante que debe observar el productor, pues si al momento de recibir el material por parte del lugar donde se compre, las plantas no obtuvieron un buen desarrollo de tallo o radicular, se debe rechazar debido a que su desarrollo en campo será deficiente; esto es un síntoma de una falta de fertilización, estrés hídrico por largo tiempo o problemas genéticos. (Lea: Nutrición de las plantas no depende únicamente del Nitrógeno)

 

A esto se le añade la deficiencia en el movimiento de plantas, pues normalmente se presenta porque estas vegetaciones han sido cambiadas de bolsas y al estar en fase de crecimiento requieren de traslado y movimiento en las heras, bancales o muros para que se estimule un desarrollo radicular uniforme, disminuyendo la velocidad de crecimiento en la raíz principal y aumentando el número de raíces secundarias.

 

Un aspecto interesante a evaluar son las malformaciones, pues en la parte media y alta de la raíz suelen reflejarse las deformaciones en L en Z, en la base del cuello de la raíz o en la parte media. Estos son síntomas de defectos en el trasplante a bolsa o sustrato muy compactado.

 

Es importante que el productor tenga claro que no debe existir salidas de la raíz desde la bolsa al exterior, por lo cual se debe revisar preventivamente que la raíz no haya sido podada con anterioridad, siendo esto verificable por medio del corte a nivel de la bolsa o con cicatrices del sistema radicular.

 

Exámenes de la planta en la parte aérea

 

En la parte externa de la planta, el productor debe tener en cuenta la rustificación al momento de la entrega, siendo esto de alta importancia debido a que las adapta de un medio controlado en el vivero o lugar de compra a las condiciones de campo.

 

Para verificar que esta condición está cumplida, la planta debe tener un ligero amarillamiento en las hojas, sustrato con humedad de media a baja y formación de corteza o lignificación en la base del tallo.

 

Además se debe analiza las deficiencias nutricionales, pues aunque las plantas con sistemas de deficiencias nutritivas pueden ser corregidas, son más afectadas por el estrés de transporte y manipulación, por lo que debe evitarse seleccionar este tipo de material.

 

Así mismo sucede con las plantas defoliadas, que son vegetaciones que han perdido sus hojas por diferentes razones, situación que debe ser limitante para ser entregadas al productor o comprador.

 

Finalmente, dentro de este examen el productor debe tener en cuenta los síntomas de ataque de plagas, pues como muchas otras especies, las plantas pueden ser atacadas por hormigas y así presentar chinches, caracol o cualquier plaga que debe convertirse en impedimento para ser vendidas a los ganaderos, pues de esta manera se evita la mortalidad y propagación de plagas a plantas sanas o diseminar enfermedades vegetales. (Lea: 3 consejos al momento de hacer una compra de material vegetal)

 

Fuente: Guía para compra de material vegetal producido por viveros