El consumo voluntario, clave en el cuidado de los animales

Por: 
CONtexto Ganadero
29 de Marzo 2013
compartir
Consumo voluntario
Es muy importante tener en cuenta los factores que influencian en mayor proporción el Consumo Voluntario. Foto: CONtexto ganadero
El Consumo Voluntario es el total de alimento que come un animal en un día.
 
En todo programa de alimentación el consumo voluntario es fundamental porque está comprobado que la razón más frecuente por la cual los animales no reciben los nutrientes que necesitan diariamente es porque no consumen la cantidad de alimento necesaria.
 
Por lo anterior es muy importante tener en cuenta los factores que influencian en mayor proporción el Consumo Voluntario:
 
•   Peso del animal. A mayor peso, mayor consumo.
 
•   Raza. Las razas cebuinas y sus cruces con- sumen menos que las razas europeas; por esta razón, hay que ofrecer una mayor cantidad de comida a una vaca Holstein de 500 kg que a una vaca cebú del mismo peso.
 
•   Lactancia. Las hembras que están lactan-?do aumentan el consumo; cuando se trata?de razas lecheras especializadas, el con-?sumo se puede incrementar hasta en un?60%, comenzando el día del parto e incre-?mentándose gradualmente hasta su nivel?más alto (pico), unas semanas después del pico de producción.
 
•   Clima. Las temperaturas muy bajas o muy altas disminuyen el consumo; a este respecto, por cada grado de temperatura por encima de 25°C, un animal de raza europea disminuye su consumo en un 2%, mientras el cebú sólo lo hace en 1%. Por lo anterior, independientemente de la raza, es importante que se cuente en la finca con una cobertura adecuada de árboles en los potreros, que provean sombra y clima agradable
para los animales.
 
•   La calidad de las praderas. Los pastos que mejor consumen los animales son aquellos que se encuentran en su fase de crecimiento y que, por lo tanto, no han acumulado mucha pared celular (lignina). Cuando el pasto semilla o está muy “je- cho”, pierde gustosidad para el ganado y por esta razón se disminuye el consumo.
 
•   Bajo contenido de proteína. Cuando los?pastos contienen menos del 7 % de pro-?teína los animales no los apetecen tanto;?se estima que cada vez que el contenido?de proteína se disminuye en un 1 % por?debajo del 7 %, el animal baja un 10 % su?consumo. En este caso hay que suplementar con forraje alto en proteína (Leucaena, Cratylia, Matarratón, Maní forrajero, etc...) o con una torta de algodón o soya.
 
•   La cantidad de pasto disponible en el potrero. Para que los animales puedan consumir la cantidad de pasto que necesitan diariamente, y además dedicar tiempo a rumiar, beber, descansar y realizar otras actividades productivas y reproductivas, se requiere que la pradera tenga disponible por lo menos 3 toneladas de materia seca (aprox. 15 ton. de pasto verde) por hectárea.
 
Las vacas en lactancia aumentan su consumo voluntario
 
Ofrecer pasto o heno a los terneros desde los primeros meses de vida, para que el rumen se desarrolle rápida y adecuadamente, comenzando a consumir forrajes en buenas cantidades desde temprana edad.