El uso del nogal cafetero en sistemas silvopastoriles

Por: 
CONtexto ganadero
25 de Abril 2022
compartir
cordia alliodora nogal cafetero sistemas silvopastoriles
El nogal cafetero (Cordia alliodora) se puede implementar como árboles de sombra en cultivos cafeteros o en sistemas silvopastoriles para ganadería. Foto: ecosdelbosque.com

El nogal cafetero (Cordia alliodora) es un árbol entre 25 y 30 m de altura que sirve como sombra para café, huertos caseros o sistemas silvopastoriles. Conozca las propiedades de esta planta, así como las zonas y las formas de emplearla en beneficio de su propia finca.

 

Si bien este árbol ha sido utilizado más que todo en plantaciones de café (de ahí su nombre), es otra de las alternativas que se pueden implementar en sistemas silvopastoriles en ganadería, como lo han demostrado diversos estudios realizados en nuestro país y en Latinoamérica. 

 

El Proyecto Ganadería Colombiana Sostenible (GCS) de la Federación Colombiana de Ganaderos (Fedegán) indicó que se puede usar en cercas vivas, barreras rompevientos o como árboles dispersos. (Lea: Los árboles no quitan el área de producción de forraje)

 

Anotó que se da entre 0 y 1800 m s. n. m., en tanto que el documentoCordia alliodora (Ruiz & Pavon) Oken: Experiencias en Colombia”, de 1988, reveló que se ha encontrado en varios departamentos del país, de regiones como la Andina, la Caribe y la Orinoquía. 

 

Aunque en el proyecto GCS y en otras publicaciones se denomina a esta planta como nogal cafetero, en la publicación de 1988 y en otros países como México y Costa Rica, se conoce como laurel. (Lea: Pequeños ganaderos se sostienen gracias a sistema silvopastoril)

 

Justo en este país, el investigador J. C. Camargo de la Universidad Técnica de Pereira (Colombia) lo encontró “en gran cantidad de fincas ganaderas (…) formando sistemas silvopastoriles”. Es común en zonas húmedas debido a la alta producción y fácil dispersión de semillas.

 

En el estudio adelantado en la zona de Guápiles y Esparza, Camargo observó los beneficios de este árbol junto con otras especies maderables y frutales. El ganado tiene su efecto más significativo a través del pisoteo en las etapas más tempranas de su desarrollo.

 

“Teniendo en cuenta que los sistemas ganaderos predominantes en las dos zonas, siempre tienen animales jóvenes y livianos involucrados en el proceso productivo, estos podrían ser usados en áreas donde se quiere incrementar la población de individuos jóvenes (plántulas)”, anotó.

 

El ganado pesado podría ser usado en potreros con árboles en estados de desarrollo más avanzados. Además, “otros daños como el ramoneo generalmente no resultan tan drásticos y los árboles generalmente se recuperan de estos”, observó el autor.

 

Todos los estados de desarrollo del laurel responden a la vegetación asociada y prácticas de control de malezas. Pero de acuerdo a la dinámica, cada etapa requiere de especial atención en determinados aspectos para favorecer su manejo.

 

Advirtió que las plántulas pueden sufrir daños irreversibles por cambios en el clima o el suelo, así como el pisoteo del ganado. Por lo tanto las prácticas en esta etapa deben encaminarse a mantener sombra, humedad y materia orgánica en el suelo como soporte a la fertilidad y el pastoreo con animales livianos.

 

De esta manera, prácticas no adecuadas de manejo que conllevan a la degradación del entorno, como sobrepastoreo, quemas y uso indiscriminado de herbicidas, pueden encontrar una respuesta en plantas con mala calidad o demasiado susceptibles a ser dañadas.

 

Aconsejó que se pueden mezclar con pasturas mejoradas, con las que “los resultados tendieron a ser mejores”. Por ejemplo, las brachiarias pueden ser una buena opción para mezclar con el nogal cafetero. (Lea: Beneficios de tener árboles dispersos en las fincas)

 

“Las condiciones ambientales junto con la pastura y su hábito de crecimiento mostraron afectar significativamente la dinámica del laurel en la fase temprana de establecimiento, encontrando una tendencia de mejor comportamiento cuando las condiciones de estrés hídrico son menos severas”, concluyó Camargo.