Ganadero, ¿cuál de estos sistemas de pastoreo emplea usted?

Por: 
CONtexto ganadero
09 de Mayo 2017
compartir
Sistemas de pastoreo, sistemas de pastoreo ganadería, sistemas de pastoreo artículo, pastoreo inteligente, sistemas de pastoreo Fedegán, sistemas de pastoreo Colombia, tipos de pastoreo, CONtexto ganadero, ganaderos Colombia
Los ganaderos suelen emplear diferentes tipos de pastoreo sin conocer sus ventajas o incluso el nombre de cada sistema. Foto: fedegan.org.co
Probablemente usted aplica alguno sin conocer su nombre. Por eso, a continuación, CONtexto ganadero le explica cuáles estos diferentes métodos para suministrar forraje a los rumiantes.
 
El bovino es considerado como una máquina que transforma nutrientes que el ser humano no puede consumir en alimentos, esto es, toma el pasto y lo convierte en carne y leche.
 
Aunque los ganaderos dominan este conocimiento básico, la mayoría no sabe cómo ofrecer el forraje para que el animal lo aproveche de mejor forma y produzca más. (Lea: Conozca el pastoreo inteligente Java)
 
De hecho, en numerosos casos se observa una subutilización o un sobrepastoreo, pues se desconocen aspectos como la especie de pasto, la calidad y la cantidad que debe consumir el animal, los nutrientes del suelo, entre otros.
 
De acuerdo al agrónomo venezolano Elio Rivero, el sistema de pastoreo se define como una alternativa de uso de las pasturas cuya finalidad es mantener una alta producción de forraje de calidad por un largo período de tiempo.
 
En general, existen 4 tipos de pastoreo, aunque otros trabajos hablan de 8. El primero de ellos es el continuo, que consiste en la ocupación indefinida de animales en un potrero por un largo período de tiempo. (Lea: Pastoreo rotacional, clave para optimizar la actividad ganadera)
 
Este esquema se utiliza con pastos naturales, pues debido a su escasa producción y crecimiento no es necesario subdividir los potreros. Estos se subpastorean durante el invierno y se utilizan en exceso durante el verano, deteriorando la cobertura forrajera. Además, propicia la aparición de malezas y la infestación de parásitos, aunque se ha generalizado porque implica poca inversión.
 
El segundo tipo es el pastoreo alterno, en el cual se divide el potrero en 2 o más partes de igual tamaño. De esta manera, una parte se destina al pastoreo y la otra en descanso. Este método permite ajusta la carga animal, así como un mejor uso de fertilizantes y control de malezas.
 
También es poco costoso, pues solo implica trazar una cerca en la mitad para obtener 2 potreros. La desventaja es que los días de ocupación y de descanso son iguales, por lo cual el animal consume solo el rebrote, afectando la persistencia de la pastura.
 
El tercero es el pastoreo diferido, que separa algunos potreros para un uso específico durante un período de tiempo. Un ejemplo es la técnica del heno en pie, en el cual se retrasa el suministro de pasto a los animales. (Lea: La técnica de alimentación del heno en pie o forraje diferido)
 
Otro sistema se conoce como franjas y se trata de proporcionar diariamente una porción de potrero suficiente para alimentar un número determinado de bovinos. Se usa sobre todo en lecherías y con cercas móviles, pues requiere mantener una alta capacidad de carga por hectárea y un pastoreo más uniforme.
 
La ventaja del pastoreo en franjas es que se aprovecha mejor el recurso forrajero, pero implica un alto costo por la cantidad de cercas, bebederos y comederos que se deben establecer. Por eso se recomienda usar cercas eléctricas que reducen el valor.
 
El siguiente es el pastoreo estacional, similar al continuo. La diferencia radica en que, como su nombre lo indica, el pastoreo se restringe en ciertas épocas. En este caso, el ganado no se traslada en fechas fijas, pues depende del estado del tiempo.
 
Luego está el pastoreo puntero, que se utiliza para mejorar el nivel de alimentación de un grupo en particular de animales que despuntan el pasto de mejor calidad. A estos le siguen los animales descontinuadores, que consumen el resto del forraje.
 
El séptimo tipo es el incontrolado o irracional, en el cual la mano del hombre interviene muy poco y es el bovino el que controla el sistema. (Reportaje: Pastoreo racional y el Romosinuano dan de qué hablar en México)
 
Finalmente, el pastoreo racional rotacional es el más recomendado por los expertos, pues en este se aprovechan mejor las pasturas al permitir su apropiado descanso.
 
Si bien requiere de una mayor inversión para dividir el terreno en varios potreros, el ganadero podrá ver más ventajas como un mejor control de la maleza, menor desarrollo de parásitos, un manejo adecuado de pasturas y una facilidad para la fertilización.