Informe: 5 clases de silos según su calidad

Por: 
Coordinación de Investigación y Desarrollo y Coordinación de Enlace Regional de Fedegán – FNG.
20 de Marzo 2014
compartir
Clases de Silos
Es necesario que el silo de maíz cumpla con niveles de calidad nutricional e inocuidad. Foto: Fedegán-FNG.
Un silo de maíz que haya tenido un correcto proceso de ensilaje y almacenamiento, y que además, tenga una alta presencia de grano y adecuados niveles de materia seca, ayudará a una mayor producción animal. La afirmación la hace la Coordinación de Investigación y Desarrollo de la Federación Colombiana de Ganaderos y el Fondo Nacional del Ganado, Fedegán-FNG.
 
Por eso, para Héctor José Anzola Vásquez, PhD del gremio ganadero, tener en cuenta la última cartilla ‘Herramientas para mejorar la producción y calidad de los ensilajes de maíz en Colombia’, es la base para obtener un silo de maíz de excelente calidad.
 
“El ganadero tiene 2 opciones cuando fabrica el silo para sus animales: suministrarlo al interior de su hato o comercializarlo, pero para ello hay aspectos técnicos que se deben tener en cuenta, para que al final el productor obtenga mejores ganancias por la calidad de este suplemento”, indicó Anzola.
 
La evaluación técnica a los ensilajes de maíz es un gran apoyo para los productores ya que se convierte en un soporte para tomar decisiones. (Lea: En Meta aprenden lo bueno, malo y feo de la elaboración de silos)
 
Los ganaderos deben realizar dicha evaluación cada vez que vayan a suministrar el alimento a los animales, en caso que el silo sea producido en el mismo predio, o en el momento que se decida hacer su compra
 
De acuerdo la Coordinación Investigación y Desarrollo de Fedegán – FNG, debido a lo explicado se realizó una evaluación técnica en la que se tomó como base la composición nutricional de los ensilajes, que a su vez, surgió de hacer una revisión que incluían análisis de calidad nutricional, y además, se complementó con una evaluación organoléptica; lo que en conjunto, permitió elaborar una herramienta muy útil para los ganaderos sobre calidad e inocuidad de los silos de maíz.
 
“Es de destacar que según la evaluación nutricional y organoléptica de los ensilajes, en lo que se refiere a materia seca, MS, proteína cruda, PC, fibra en detergente neutro, FDN, fibra en detergente ácido, FDA, almidones, potencial de hidrógeno, pH, inspección visual y olor; se clasifican en 5 niveles: ‘Calidad 1 o Silo Premium’; ‘Calidad 2 o Silo Óptimo’; ‘Calidad 3 o Silo Estándar’; ‘Calidad 4 o Silo de Cuarta’ y ‘Calidad 5 o silo de Quinta’. (Lea: Silos de maíz, la clave para enfrentar los TLC según mexicano)
 
 
A continuación se describen los diferentes niveles de calificación del silo de maíz, para que los productores los conozcan y puedan identificarlos:
 
Calidad 1, Silo Premium
 
El silo de calidad 1 o premium, es de excelente calidad, debido a que contiene entre un 30% y un 40% de materia seca;  asimismo, contiene unos niveles adecuados de fibra en detergente neutro, los cuales deben ser menos del 45%, es decir que garantiza un mayor consumo voluntario de la MS. Igualmente, es un silo con una Fibra en Detergente Ácido, sus niveles deben ser inferiores al 28%, lo que permitirá que el alimento sea más digestible para el animal.
 
Un silo con estos niveles de MS garantiza que haya un descenso deseable del potencial de Hidrógeno, si los niveles son inferiores al 4,0 y se produzca una fermentación láctica, caracterizada por un olor agradable, sin ser picante a la nariz. La medición del pH se puede realizar fácilmente en campo, utilizando tiras reactivas de bajo costo, cuya lectura se hace a partir de modificaciones de color y comparación con una escala. (Lea: Silos y manejo de alimento bovino, tema clave para el verano)
 
Igualmente, debe contener un alto porcentaje de almidón, superior al 24%, debido a que a mayor concentración de este carbohidrato no estructural, mayor energía va a contener el silo, y esto se verá traducido en mayor producción animal. Para que un silo de maíz logre estos niveles de almidón, es necesario que tenga abundante presencia de grano; si esto se cumple, la inspección visual le permitirá al ganadero determinar si va a tener o no, altos niveles de almidón.
 
Calidad 2, Silo Óptimo
 
El silo óptimo o de calidad 2, se caracteriza por ser de muy buena calidad debido a que tuvieron un óptimo proceso de ensilaje. Contiene altos niveles de MS, entre 29% y 30%, lo que se ve reflejado en una adecuada fermentación de tipo láctica al lograr un descenso del pH entre 4,0 y 4,6. Por su parte, la inspección visual refleja un color verde – pardo, con presencia de grano que evidencia los excelentes niveles de almidón, que oscilan entre el 22% y el 24%.
 
Un silo óptimo a su vez posee bajos niveles de FDN, que van entre 45% y 49%, situación que garantiza un buen consumo de alimento por parte del animal. Finalmente, es importante destacar que al tener niveles de FDA entre 28% y 32% la digestibilidad continúa siendo alta. (Lea: Ganaderos pueden mejorar la calidad y producción de los silos)
 
Calidad 3º, Silo Estándar
 
Este es un silo de calidad aceptable, y contiene niveles de MS entre el 25% y el 28%. Al poseer mayor humedad, el descenso del pH no va a ser el esperado, ya que la fermentación que se origina es de tipo acética, y esta, produce pérdidas de energía en el proceso. Igualmente, el olor que emana es similar al vinagre y esto se atribuye a tres causas: una mala compactación en el proceso de ensilaje, un llenado lento del silo o una alta humedad del material a ensilar.
 
El silo estándar se caracteriza por tener considerables niveles de FDN, que van del 50% al 54%, y FDA, que oscilan entre 33% y el 36%, que indican que es un silo de menor digestibilidad. De otra parte, la concentración de almidón se encuentra en el rango de 18% a 21%; es decir, contiene de media a baja presencia de grano de maíz, y esto puede corroborarse con la inspección visual.                                                          
 
No obstante, con dichos niveles de almidón, también se incrementa la producción animal, debido a que existe una correlación positiva entre los niveles de almidón y el aumento en la producción de leche. Por lo tanto, es un silo que puede utilizarse, pero su precio es inferior a los silos premium y óptimo.
 
Calidad 4, Silo de Cuarta
 
Los silos que por sus características composicionales y organolépticas sean de calidad 4 o de cuarta, son indeseables. Son aquellos que por su alta humedad, es decir, entre 76% y 80% tuvieron un proceso fermentativo de tipo butírico, con niveles de pH entre 5,4 y 6,0. Se reconocen porque emanan un olor desagradable, similar al de la mantequilla rancia, y pueden ser tóxicos para los animales, debido a la presencia de hongos. Adicionalmente, tienen altos niveles de FDN, que van entre del 55% a 60% y de FDA, que pueden estar entre el 37% y el 40%, por lo que el consumo de alimento se afecta, y asimismo, disminuye la digestibilidad de la materia seca. (Lea: Ganaderos se asocian para cultivar su propio alimento)
 
Un silo de cuarta tiene bajos niveles de energía, no solo por las pérdidas asociadas al proceso fermentativo butírico, sino también por los bajos niveles de almidón, que oscilan el 15% y el 17%. Esto se aprecia visualmente ya que no existe presencia de grano. 
 
Calidad 5, Silo de Quinta
 
Estos silos no se deben adquirir, comercializar, ni suministrar, debido a que tuvieron un inadecuado proceso de ensilaje, es decir que su nivel de humedad sobrepasa el 80%y hay mal llenado o almacenamiento. Se reconocen porque emanan un olor putrefacto y tienen alta presencia de hongos, por lo que son tóxicos para los animales
 
Tenga en cuenta siempre la calidad del silo que consumen sus animales
 
El ensilaje de maíz es un excelente recurso alimenticio para los bovinos, por sus altos niveles de energía y palatabilidad. Puede suministrarse a manera de suplemento, pero es necesario que cumpla con óptimos niveles de calidad nutricional e inocuidad para que el ganado, y especialmente las vacas en producción, puedan incrementar el consumo voluntario de este alimento y así mejorar su producción de leche. (Lea: La ganadería colombiana bajo la lupa de un alemán)