La fertilidad es el factor fundamental en la rentabilidad del hato ganadero

Por: 
CONtexto ganadero
23 de Julio 2020
compartir
Ganadería regenerativa, fertilidad, tasa de crecimiento, canal, Acoganar, expoagrofuturo, pastura, dieta, rentabilidad, pastoreo, procesos naturales, capacidad de carga, Ganadería, ganadería colombia, noticias ganaderas colombia, CONtexto ganadero
Para que un hato sea rentable un primer factor determinante es la fertilidad del ganado y por eso se debe prestar especial atención a este factor. Foto: animalesyculturapopular.blogspot.com

La fertilidad en un hato genera 10 veces mayor retorno económico que el que se puede obtener por las mejoras posibles de la canal y 5 veces mayor al atribuido a la tasa de crecimiento.

 

Así lo planteó Nicolás Sierra Vélez, promotor de la Asociación Colombiana de Ganadería Regenerativa (Acoganar), en una charla organizada por Expoagrofuturo 2020, en donde señaló que de allí la importancia de seleccionar toros que ofrezcan hijas más fértiles, por encima de hijos con mayor ganancia diaria y/o con mejores características en la canal.

 

Además, indicó que más pastura en la dieta representa un menor costo de producción de leche porque gran parte de los componentes de otro tipo de alimentación son importados. (Lea: ¿Sabe de qué se trata el concepto de ganadería regenerativa?)

 

De acuerdo con el ganadero “las empresas ganaderas son tan rentables como deciden serlo y para ello se deben desarrollar habilidades gerenciales, capacidad de definir un objetivo idóneo cuantificable, desarrollar un enfoque de proactividad (propiciar el cambio no sufrirlo), tener la capacidad de absorción de nuevo conocimiento (estar abiertos a nuevas formas de hacer las cosas), además tener una visión global del negocio y de la importancia de las variables que lo componen, capacidad de carga, fertilidad, calidad, crecimiento, etc.”.

 

Para Sierra Vélez hay 5 determinantes de la rentabilidad ganadera:

 

1. Apoyarse en los procesos naturales: mínima cantidad de insumos costosos, reducción drástica e inmediata de inversiones, costos y gastos totales.

 

2. Aumentar la capacidad de carga productiva y rentable a través de sistemas de pastoreo eficientes y regenerativos. Producción de forraje, respetar la fisiología vegetal. Tiempos de ocupación muy cortos y descanso adecuados. Cosecha eficiente con sistema de pastoreo no selectivo. Trabajar con el biotipo de animal más eficiente según el medio. Esto genera un aumento rápido de los ingresos. (Lea: Carga animal aumentó 400 % en la Orinoquía colombiana)

 

3. Sincronía del estado fisiológico del animal con las temporadas climáticas. Temporada de monta y de partos. Priorizar la fertilidad de la vaca. Suplementación estratégica según avance en biotipo animal. Aumento de la eficiencia del modelo productivo. Aumento de ingresos – disminución de tiempos, costos y gastos.

 

4. Conocer tendencias de precios del mercado. Comprar a precios bajos y vender a precios altos. Aumenta ingresos disminuye costos

 

5. Asociatividad. Generar mayor valor agregado de productos, atender y desarrollar mercados conjuntamente. Aumenta ingresos, disminuye costos

 

La ganadería regenerativa concilia a la ecología y a la rentabilidad. (Lea: Aprenda en enero sobre ganadería regenerativa gracias a este curso)

 

De acuerdo con lo expuesto por el profesional, el ganadero se debe preguntar cuál es la meta en sus hatos, si se quiere animales con la mayor producción individual de manera artificial o de forma natural. Un cambio de enfoque bastante drástico porque es un giro de 180 grados en las políticas de selección de los animales eficientes y productivos a pasto.

 

Según dijo, el tamaño de los animales ha sido perjudicial para los sistemas pastoriles en general porque con animales más pequeños en una misma superficie se podrían alimentar más reses con la misma cantidad de forraje.

 

“Si se quiere mayor producción sostenible por hectárea se debe trabajar con una mayor cantidad de animales de un tamaño más eficiente y rentable”, afirmó.

 

Las vacas grandes no son las que destetan los terneros más pesados lo cual demuestra síntomas de muy baja eficiencia.

 

Expresó que en nuestro medio Agrosavia ha hecho los análisis y se ha observado que entre mayor altura tengan nuestras razas criollas el intervalo entre partos va aumentando. (Lea: Para iniciar con ganadería regenerativa, basta con dejar que la naturaleza actúe)

 

Así mismo, Asocebú ha hecho análisis sobre la relación talla de la vaca frente a intervalo entre partos encontrando el mismo comportamiento y no hay variación en el peso al destete.

 

Igualmente es importante conocer cómo es el metabolismo basal de los animales, cómo es su fisiología y cuáles son las prioridades nutricionales que se deben tener en cuenta. Lo primero que hace la vaca cuando consume alimento es dedicar esa energía a su metabolismo basal, es decir, a su mantenimiento.

 

Así mismo, en las prioridades nutricionales está el tema del crecimiento, la lactancia, las reservas de grasas corporales y la reproducción. Hasta tanto todas esas necesidades de los animales no sean satisfechas no se va a tener una reproducción efectiva, concluyó.