La producción láctea mejora con pastos bien manejados

Por: 
CONtexto Ganadero
23 de Mayo 2014
compartir
vacas lecheras
Existe una relación directa entre el nivel de nutrición de los pastos y la calidad de la leche que se produce. Foto: Agritos.
Entre mayor sea la calidad y cantidad del forraje brindado al semoviente, mejor será la cantidad y calidad de la leche que se producirá en el hato. Colombia, un país con varias alternativas en pasturas.
 
Un reciente estudio realizado por la empresa Colinagro y la Federación Nacional de Productores de Papa, Fedepapa, en conjunto con la Asociación Colombiana de Criadores de Ganado Normando, Asonormando, asegura que la nutrición de praderas en un hato, es una decisión trascendental en una explotación bovina si la idea es mejorar los índices productivos.
 
De acuerdo con José Carlos Marrugo, líder de pastos de Colinagro, el principal objetivo del estudio fue demostrarles a los productores bovinos que invertir en nutrición es uno de los factores que cuenta con un mayor retorno económico, siempre y cuando se cumplan los criterios técnicos que la rigen. (Lea: Plato medidor de forrajes, herramienta útil para los ganaderos del país)
 
Por medio de un adecuado proceso de nutrición vía suelo y foliar, es posible mejorar la base forrajera en un predio vacuno, mejorando así la oferta de pasturas para un determinado número de vacas lecheras y con la calidad adecuada que garantice la buena nutrición de las mismas”, aseguró Marrugo.
 
Héctor José Anzola Vásquez, coordinador de investigación y desarrollo de la Federación Colombiana Ganaderos, Fedegán-FNG, explica que los pastos que se encuentran en el país son ricos en componentes
 
Los vacunos requieren de gramíneas y leguminosas por el valor nutritivo de los pastos. Ambos se encuentran en Colombia y proporcionan energía, vitaminas, minerales y proteínas. Si se mide en valor nutricional, las leguminosas son más ricas en minerales y proteínas y las gramíneas en energía. Las vitaminas son iguales en ambos pastos, mientras que las gramíneas proporcionan más energía”, explica Anzola Vásquez.
 
Por su parte, Mauricio Palacios Peña, profesional en Gestión de Proyectos Estratégicos de Fedegán, explica que los productores bovinos en el país tienen un abanico de alternativas en cuanto a forraje para que la alimentación del ganado sea positiva. (Lea: Cómo se deben conservar los forrajes en épocas críticas?)
 
Lo importantes es que los ganaderos conozcan bien cómo trabajar los cultivos de forrajes, además de saberlos trabajar y manejarlos en la rotación adecuada de los semovientes, porque todos los forrajes tienen sus pros y sus contras”, concluye Palacios Peña.
 
De esta forma, queda entrevisto que la forma, calidad y cantidad de forraje que se le suministre al ganado vacuno, será directamente proporcional con la producción láctea del hato. Por esto, el productor debe pensar muy bien qué pasto sembrará y cómo se lo suministrará al semoviente.