Las enfermedades del sistema circulatorio en bovinos (parte II)

Por: 
CONtexto ganadero
26 de Abril 2021
compartir
Enfermedades corazón vacas, enfermedades cardiovasculares vacas, corazón, Sistema circulatorio de los bovinos, sistema cardiovascular, sistema circulatorio vacas, corazón vacas, corazón bovinos, sistema circulatorio de los vacunos, sistema linfático, ganaderos, ganaderos colombia, ganado, vacas, vacas Colombia, bovinos, Ganadería, ganadería colombia, noticias ganaderas, noticias ganaderas colombia, CONtexto ganadero, contextoganadero
Una de las enfermedades que afecta el sistema circulatorio de los bovinos es la leucosis enzoótica bovina, que se observa en la imagen. Foto: zoovetesmipasion.com - Rony Guinet C M.V. / Gustavo Carrillo - Bachiller

En esta segunda y última entrega, revisaremos otro tipo de patologías que afectan el sistema cardiovascular de los bovinos, como la trombosis de la vena cava caudal, la leucosis enzoótica bovina, entre otras leucosis, anafilaxis y reacciones a compuestos inyectables.

 

En la entrega anterior, repasamos enfermedades como la pericarditis, las miocardiopatías, el mal de altura, el cor pulmonale y la anemia, con base en un trabajo adelantado por el experto Hans Andresen. Ahora estudiaremos algunos aspectos de otros males:

 

 

Trombosis de la vena cava caudal

 

Esta es una forma peculiar de trombosis, muy común en Europa. Está directamente relacionada con la formación de abscesos en el hígado como consecuencia de acidosis ruminal. (Lea: Las enfermedades del sistema circulatorio en bovinos (parte I))

 

Un absceso en el hígado puede erosionar la vena hepática y se forma un trombo que ingresa a la vena cava, del cual se desprenden microtrombos que pasan por el corazón y llegan a los pulmones por las arterias pulmonares. Si son erosionadas y la hemorragia es severa, puede causar la muerte de la vaca.

 

 

Leucosis enzoótica bovina

 

La LEB es una infección causada por un retrovirus oncogénico que se localiza en los linfocitos. Algunos aspectos van desde una alta tasa de infección en población adulta (30 a 70 %), alrededor de un 30 % de animales infectados desarrollan linfocitosis y un 5 %, tumores fatales.

 

Se puede transmitir de la madre a la cría a través de la placenta, al momento del parto de la sangre de la vaca o cuando el ternero ingiere calostro de hembras infectadas. También ocurre cuando se usan instrumentos no desinfectados, la misma aguja o incluso el mismo guante.

 

Ante la presencia de esta enfermedad del hato, se debe iniciar un programa de control y erradicación que incluya a todos los animales y las diferentes áreas donde se puede presentar la transmisión de la infección de manera que no se vuelva a presentar en el futuro.

 

 

Leucosis esporádicas

 

Las leucosis esporádicas no están relacionadas con la LEB. Las tres principales formas descritas son: juvenil, tímica y cutánea. La primera se presenta en terneros menores de 6 meses de edad y que presentan incremento bilateral simétrico de nódulos linfáticos.

 

La cutánea se observa en novillas y vacas jóvenes y se manifiesta por la presencia de placas nodulares de 1 a 4 cm de diámetro comprometiendo la piel y el subcutáneo sobre todo en cuello y flancos, que se acompañan de aumento de tamaño de algunos nódulos linfáticos externos.

 

 

Anafilaxis y reacciones anafilactoides

 

Estos son trastornos que pueden ocurrir en el sistema linfático, uno de los dos sistemas que componen el circulatorio. La anafilaxis es una reacción sistémica de hipersensibilidad tipo I en respuesta a la ingestión o administración parenteral de diversas sustancias.

 

Se manifiesta con una respuesta – usualmente aguda – de los sistemas cardiovascular y respiratorio, así como con alteraciones en piel y mucosas. Las reacciones anafilactoides son idénticas a las que se observan con la anafilaxis, pero que no son mediadas por IgE como éstas.

 

Los signos cardiovasculares son de hipotensión, bradicardia y síncope. Los signos respiratorios más comunes son disnea, tos y estertores pulmonares. (Lea: Así es la toma y preparación de sangre para diagnóstico de hemoparásitos)

 

La diferencia entre anafilaxis y las reacciones similares es que la primera siempre ocurre después que un animal haya sido previamente expuesto a un alergeno, frente al cual el sistema inmune responde con la producción de un anticuerpo IgE específico.

 

En cuanto a las reacciones anafilactoides, no hay historia de una exposición previa. La respuesta anafiláctica ocurre por lo general después de algunos segundos; sin embargo, pueden darse respuestas retardadas que ocurren después de varios minutos y aún horas.

 

La anafilaxis puede suceder por reacciones a compuestos inyectables de vitaminas A / E + selenio. Ocurren con preparados hidromiscibles – con o sin selenio – y no con los oleaginosos, y son causados por algunos solventes, excipientes o adyuvantes.

 

Es posible que las reacciones sean de tipo anafilactoide y no de hipersensibilidad tipo I, porque no requieren de una exposición previa. No es claro por qué el problema ocurre en unos países, regiones o establos y no en otros. (Lea: Aprenda cómo es el sistema circulatorio de los bovinos)

 

El tratamiento de elección para la anafilaxis y las reacciones anafilactoides es la administración inmediata de epinefrina (adrenalina) por vía intramuscular. Los antihistamínicos y corticoides pueden usarse como adyuvantes, pero no sustituyen a la epinefrina.

 

 

Fuente: Blog Hans Andresen