Las enfermedades del sistema circulatorio en bovinos (parte I)

Por: 
CONtexto ganadero
23 de Abril 2021
compartir
Enfermedades corazón vacas, enfermedades cardiovasculares vacas, corazón, Sistema circulatorio de los bovinos, sistema cardiovascular, sistema circulatorio vacas, corazón vacas, corazón bovinos, sistema circulatorio de los vacunos, sistema linfático, ganaderos, ganaderos colombia, ganado, vacas, vacas Colombia, bovinos, Ganadería, ganadería colombia, noticias ganaderas, noticias ganaderas colombia, CONtexto ganadero, contextoganadero
La reticulopericarditis bovina es una de las enfermedades del sistema circulatorio, a pesar de que sus causas comienzan en el sistema digestivo. Foto: perulactea.com

Conozca varias de las patologías que pueden afectar a los bovinos en los órganos que conforman el sistema cardiovascular, principalmente el corazón. Entre las más destacadas, se encuentran el mal de altura, las miocardiopatías, la anemia o la leucosis enzoótica bovina.

 

En bovinos la insuficiencia cardiaca es casi siempre una insuficiencia derecha, que se puede originar en diversas causas. A continuación, vamos a repasar las más importantes. (Lea: Aprenda cómo es el sistema circulatorio de los bovinos)

 

 

Pericarditis traumática constrictiva

 

Es una complicación de retículo peritonitis traumática, un problema digestivo. Este sucede debido a que las vacas no discriminan contra la ingestión de cuerpos extraños (como trozos de alambre o clavos) y los tragan sin masticar.

 

En ocasiones un cuerpo extraño, como un trozo de alambre, avanza más allá del retículo, perforando el diafragma y el pericardio. Al interior del saco pericárdico, se produce un proceso séptico con fiebre moderada (40ºC) y aumento moderado de la frecuencia cardiaca.

 

El saco pericárdico se llena con líquido, haciendo que la sangre que llega por las venas ccavas no puede ser evacuada hacia los pulmones, ocasionando problemas como edema submandibular y pectoral e ingurgitación yugular (el mal de altura presenta el mismo aspecto).

 

En algunos casos, el cuerpo extraño puede lesionar una arteria subepicárdica, causando hemorragia y taponamiento cardíaco que causa la muerte aguda. La intervención quirúrgica es factible, pero no se justifica económicamente, por lo que se debe proceder a su beneficio.

 

 

Miocardiopatías

 

Existen varios tipos, como la genética, que ha sido observada en animales jóvenes y en vacas adultas de las razas holstein y simmental en diferentes partes del mundo. (Lea: Así es la toma y preparación de sangre para diagnóstico de hemoparásitos)

 

Clínicamente se asemeja al mal de altura: corazón aumentado de tamaño, ingurgitación yugular, y edema submandibular y en el pecho. Los estudios genéticos indican que se trata de un factor autosómico recesivo ubicado en el cromosoma 18.

 

También está la miocardiopatía por glucogenosis tipo II, una condición genética que se caracteriza por el excesivo depósito de glucógeno en los músculos -incluso el miocardio- y en el tejido nervioso. Ha sido observada en terneros recién nacidos hasta los 16 meses de edad.

 

Otra variedad es por deficiencia de vitamina E/selenio, que se observa tanto en teneros como en animales adultos y se presenta la enfermedad conocida como “músculo blanco”. Se ha asociado a factores condicionantes, como por ejemplo el ejercicio exagerado.

 

Existen miocardiopatías por intoxicación con gosipol (polifenol derivado de la planta del algodón), con ionóforos o plantas tóxicas, con reportes de este tipo de problemas en diferentes partes de Estados Unidos, Brasil o países de África.

 

 

Mal de altura

 

La insuficiencia cardíaca es ocasionada cuando los bovinos son trasladados a zonas muy altas. Está el mal de altura primario o verdadero, donde se produce hipertensión pulmonar en respuesta a la hipoxia que ocurre a más de 2 000 m de altitud en animales no adaptados.

 

O el mal de altura complicado, que consiste en una condición clínico-patológica de insuficiencia cardiaca derecha en la altura, causada por la interacción de dos elementos patológicos: hipertensión pulmonar en respuesta a hipoxia de agentes tóxicos presentes en la altura.

 

Hay otro tipo secundario que no es causada por hipertensión pulmonar primaria, sino por otros procesos patológicos como anemia y cor pulmonale. Aún no está claro cómo opera la genética en el mal de altura, aunque se ha sugerido que la heredabilidad es de 40 a 70 %.

 

 

Cor pulmonale

 

El cor pulmonale es una insuficiencia cardiaca secundaria a procesos pulmonares crónicos, como bronconeumonía, neumonía intersticial o enfisema pulmonar. Este ocurre cuando animales adultos a pastoreo son movidos a pasturas nuevas.

 

Al parecer, está relacionado con la ingestión de elevados niveles del aminoácido L-triptofano contenidos en los forrajes, que es convertido en el rumen a 3-metilindol que tiene un efecto directo sobre las paredes de los bronquiolos y alvéolos.

 

 

Anemia

 

Por definición, la anemia es la reducción de oxígeno en la sangre. Se caracteriza por una disminución en el hematocrito, masa de eritrocitos y concentración de hemoglobina en un animal normalmente hidratado. También se presenta cuando la concentración de hemoglobina está debajo del límite inferior de referencia.

 

Hay tres causas generales: pérdida de sangre o hemorragia, destrucción o lisis de los glóbulos rojos (hemólisis) y disminución de la producción de glóbulos rojos (hipoplasia eritroide). Además, la hemorragia y la hemólisis causan una anemia regenerativa mientras que la hipoplasia causará una anemia no regenerativa.

 

La anemia se produce por las siguientes condiciones: deficiencia nutricional, parasitismo, toxicidad, otras enfermedades (como anaplasmosis o babesiosis) o incluso puede ser causada por fármacos. (Lea: Seleccione correctamente sus animales y evite el mal de altura)

 

En animales se presenta una disminución de la capacidad de transportar oxígeno expresada como depresión, letargia, debilidad, intolerancia al ejercicio, taquicardia, taquipnea, disnea. También se halla disminución de la viscosidad sanguínea.

 

Consulte en una próxima entrega qué otro tipo de enfermedades pueden presentarse en el sistema circulatorio de los vacunos.

 

Fuente: Blog Hans Andresen