Las propiedades de la Albizia lebbeck para la ganadería

Por: 
CONtexto ganadero
08 de Abril 2022
compartir
ebano oriente albizia lebbeck ganaderia
Conocida como ébano del oriente o acacia amarilla, esta planta de clima cálido puede aportar forraje de calidad para los bovinos. Foto: es.wikipedia.org

La planta Albizia lebbeck (L.) Benth se conoce con diversos nombres: ébano de oriente, acacia amarilla, guacamayo, dormilón, pisquín o algarrabo de olor. Estas son sus propiedades y la forma cómo pueden contribuir en arreglos forestales para la ganadería.

 

El ébano de oriente es una especie del género Albizia, nativo del sur tropical de Asia de países como India, Pakistán, Birmania y Malasia y se ha difundido en muchas áreas tropicales. En América es común en el Caribe, Centroamérica, Venezuela y el norte de Colombia.

 

Es una de las especies más difundidas y comunes de Albizia en todo el mundo, a menudo es llamado simplemente “siris”, aunque este nombre puede referirse a cualquier miembro del género. (Lea: Los árboles no quitan el área de producción de forraje)

 

En Cuba es una de las especies más destacadas, donde se reconoce por ser un árbol grande y frondoso, que en primavera produce abundante follaje de alto valor nutritivo que puede ser ramoneado o cortado manualmente para la alimentación del ganado.

 

Así lo precisó un artículo de la revista Pastos y Forrajes, elaborado por Soca y Simón, añadiendo que “esta especie forrajera es muy prometedora y apropiada para el pastoreo, no solo por la riqueza de su follaje y sus legumbres, sino también por la sombra que propicia”.

 

Según investigadores de la Universidad Autónoma de Yucatán, la albizia es un árbol que puede crecer entre 6 a 12 m de alto o alcanzar hasta 30 m de altura. A su juicio, “es uno de los mejores árboles forrajeros, y las vainas verdes son un excelente alimento”.

 

La razón: su follaje contiene niveles altos de nitrógeno, la hojarasca seca contiene de 9 a 10 % de materia nitrogenada, la corteza contiene taninos; algunas partes del árbol tiene propiedades medicinales. (Lea: Recomendaciones para un adecuado establecimiento de pasturas)

 

Otros sostienen que es ideal para zonas costeras por su resistencia al aire salino. También se puede aprovechar para extraer madera y tiene numerosas propiedades medicinales en las hojas, corteza, semillas y raíces. La corteza segrega una goma que puede sustituir la goma arábiga.

 

Una investigación de la Universidad Central de Venezuela evaluó la fijación de nitrógeno (N) de Leucaena leucocephala, Gliricidia sepium (matarratón) y Albizia lebbeck y su transferencia a una pastura mixta asociada (Cynodon dactylon x Digitaria swazilandensis).

 

De acuerdo con los autores, los resultados obtenidos en producción de biomasa, rendimiento de nitrógeno, fijación y transferencia de este elemento, evidencian que con estas tres leguminosas es posible sustituir la fertilización nitrogenada en un rango de 0 a 200 kg N/ha.

 

Además, A. lebbeck tiene la habilidad de ceder una mayor proporción del N fijado, por lo que podría ser asociado con gramíneas de más demanda de N, en las condiciones del experimento. (Reportaje: El proyecto para instalar sistemas silvopastoriles a menor costo)

 

Este árbol se puede asociar con pastos como Panicum máximum para elevar las ganancias de peso. Por ejemplo, los animales que pastorean en áreas con ambas plantas tuvieron ganancia de peso superior comparado con aquellos que solo consumen forraje de pasto, llegando a 729 g/d en ganancia diaria promedio según este artículo.