Los bosques, sistemas vitales y adaptables a la innovación

Por: 
CONtexto Ganadero
18 de Febrero 2014
compartir
Preservación de bosques nativos en el planeta
Los bosques nativos mitigan la emisión de CO2 y mantienen el equilibrio de un ecosistema. Foto: Cortesía - 3BP.
Uno de los desafíos más importantes para el sector rural es encontrar soluciones para mitigar la deforestación y el cambio climático sin impedir el avance y desarrollo humano. En esto, la preservación de bosques nativos juega un papel fundamental, ¿por qué?
 
Con la misma naturaleza de los suelos y las fuentes hídricas, los bosques son ecosistemas vitales para el equilibrio del hábitat en el campo. Esta idea fue la base de una conferencia sobre preservación de estos ecosistemas, dictada por Pablo Laclau, investigador forestal del Instituto Nacional de Tecnologías Agropecuarias de Argentina, INTA, quien hizo un llamado a preservar los bosques, involucrarlos en el progreso tecnológico, así como replantear el concepto de 'desarrollo sostenible' en el mundo.
 
Durante la conferencia llevada a cabo el pasado 13 de febrero en las instalaciones del INTA, Laclau explicó que el “desarrollo sostenible” ha sido la respuesta de la humanidad al proceso de deforestación con fines de expansión urbana y agrícola, y a la consecuente degradación de los recursos naturales. Con lo cual se ha promovido la quema de combustibles fósiles, la degradación de bosques y la extensión de la frontera agrícola. (Lea: Los bosques ahora se podrán administrar desde el 'smartphone')
 
“La industrialización ha generado una fuerte acumulación de gases de efecto invernadero y la inevitable degradación de los recursos naturales. Frente a lo que los bosques nativos se constituyen como un sumidero de carbono capaz de hacer frente al cambio climático, ya que fijan una parte importante del CO2 que la actividad industrial y la propia deforestación liberan a la atmósfera”, aseguró Laclau frente a más de un centenar de personas.
 
El problema de la eliminación de zonas boscosas y transformación de los suelos recorre toda América del Sur, y puede ser una de las principales causas del calentamiento del planeta. Según el Cuarto Informe de Evaluación del Panel Intergubernamental sobre Cambio Climático, IPCC, durante los últimos 50 años, las temperaturas de la superficie de la Tierra aumentaron al doble de velocidad que lo observado durante la primera mitad del siglo XX.
 
Asimismo, de acuerdo al último informe del Panel Intergubernamental de expertos sobre el cambio climático, el planeta se ha visto afectado por un incremento de temperatura del aire y el océano como consecuencia de la influencia humana, lo cual indica que los últimos tres decenios han sido más cálidos de lo normal. (Lea: Los ganaderos y su compromiso frente a las especies arbóreas)
 
“El sector agropecuario hará parte importante en la mitigación del impacto del cambio climático, optimizando el uso de la energía en las industrias, evitando la quema de llantas y residuos orgánicos y agrícolas. De igual forma, al reducir el uso de químicos como los fertilizantes, controlando la deforestación de los bosques y cultivando plantas nativas”, le dijo Constanza Martínez, directora de Ciencias Atmosféricas de la organización Canal Clima a CONtexto Ganadero.
 
Por su parte, José Graziano Da Silva, director general de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura indicó recientemente en un comunicado de prensa que: “la incorporación de los bosques en toda estrategia de futuro sostenible no es optativa, sino obligatoria y deben aplicarse en todo el mundo prácticas de manejo forestal sostenible, basadas en la idea de que todo árbol utilizado debe sustituirse por otro nuevo”. (Lea: Más de 6 millones de hectáreas de bosque se han perdido en 20 años)
 
Los bosques, sinónimo de sostenibilidad
 
La Federación Colombiana de Ganaderos, Fedegán, viene apoyando desde hace varios años el proyecto ‘Ganadería Colombiana Sostenible’, que promueve la reforestación y recuperación de zonas boscosas a través de la incorporación de sistemas silvopastoriles, así como el uso de cercas vivas para delimitar los predios agropecuarios.
 
“Si bien la ganadería es una de las principales causas de la deforestación, desde este proyecto se está trabajando con un grupo de 3.500 ganaderos en 12 departamentos, 3 de los cuales han sido zonas de deforestación activa en los últimos 20 años, pero aún conservan una buena cantidad de bosques. Por eso, a través del servicio de asistencia técnica, se espera que los ganaderos establezcan árboles en los poteros y los combinen con pasturas. De igual manera, la iniciativa cuenta con recursos por USD$5 millones para hacer pago por servicios ambientales a quienes tambén conserven ecosistemas naturales como humedales y fuentes de agua”, explica Zuluaga.
 
A su vez, las cercas vivas hacen parte de los proyectos de reconversión ganadera como una estrategia para proveer sitios de refugio y anidamiento para especies animales. En fincas ganaderas se pueden establecer a partir de arreglos lineales, con árboles nativos como matarratón, nacedero, aliso, arboloco, encenillo, roble andino, cedro negro, cedro de altura y arrayán de Manizales, y especies introducidas como acacia negra, acacia japonesa, urapán y eucalipto, entre otros. (Blog: Las cercas vivas también generan ingresos)
 
Para contribuir a mejorar la diversidad biológica asociada a las cercas vivas, es importante lograr diferentes estratos vegetales a partir de un manejo de la sucesión vegetal bajo los árboles de la cerca y, de esta forma, con el paso del tiempo, el arreglo lineal se hará más complejo, convirtiéndose en un pequeño corredor biológico que permite la conectividad de los fragmentos de bosque y el tránsito de fauna y flora nativa en los ecosistemas ganaderos.