Proteja su hato de los vampiros y de la rabia

Por: 
CONtexto ganadero
29 de Mayo 2018
compartir
Murciélagos hematófagos, métodos de control y prevención, vampiricidas, mallas de nieblas, Control de vampiros en refugios a través de tratamiento tópico, Jornadas de Control en Córdoba, Proteja su hato de los vampiros y de la rabia, rabia, Ganadería, ganadería Colombia, noticias ganaderas, noticias ganaderas Colombia, Contexto ganadero
La mordedura de los murciélagos hematófagos transmite la rabia, la cual afecta el sistema nervioso central de los mamíferos. Foto ICA
La rabia es una enfermedad de origen viral y es considerada de control oficial y declaración obligatoria. Conozca los métodos para controlar el problema.
 
El ICA en Córdoba ha recibido recientemente cinco notificaciones de síndrome neurológico en bovinos. Las muestras respectivas fueron enviadas al Laboratorio de Diagnóstico Veterinario y dieron como resultado negativo a la enfermedad de la rabia de origen silvestre.
 
Sin embargo, la Entidad adelanta en dicho Departamento actividades de prevención, vacunación y captura de murciélagos hematófagos para prevenir y controlar la rabia de origen silvestre, mediante jornadas de captura de murciélagos en los municipios de Tierralta y Valencia, en donde se ha presentado alta incidencia de mordedura, especialmente en bovinos.
 
“Estas jornadas se realizan con el fin de controlar la población de vectores trasmisores de la rabia, como es el caso del murciélago hematófago, indicó Nicolás Carreño, líder del proyecto de rabia silvestre del ICA en Córdoba, quien agregó que “las capturas se realizaron por medio de mallas de niebla y se contó con todos los elementos de bioseguridad necesarios”.
 
La enfermedad
 
La rabia es una enfermedad de origen viral y es considerada de control oficial y declaración obligatoria. Afecta el sistema nervioso central de los mamíferos y se transmite por medio de la mordedura de los murciélagos hematófagos.
 
De acuerdo con un documento del ICA, existen tres métodos que, de acuerdo con las facilidades y el análisis del problema, el médico veterinario escoge el método que mejor se ajuste:
 
Estos métodos son:
  • Uso de vampiricidas en el lugar de mordeduras del animal
  • Utilización de mallas de nieblas en el corral o potrero, y
  • Control de vampiros en refugios a través de tratamiento tópico
 
Uso de vampiricidas
 
Consiste en el uso de una pasta vampiricida, aplicada en el lugar de mordeduras del animal. El primero de ellos, se hace un censo de los animales mordidos y se les aplica el vampiricida en un área de 4 cms alrededor de donde se presentó la mordedura, y luego se sueltan los animales al lugar donde normalmente pasan la noche.
 
Un mes después se vuelve a realizar el conteo de los animales mordidos y el número de mordeduras por animal.
 
Un estudio comparado, realizado por el mismo ICA en 2014 para comprobar la eficacia de una pasta vampiricida para el control del murciélago hematófago vector de esta enfermedad, realizado en los departamentos del Cesar (municipios de Valledupar, Aguachica y corregimiento de Badillo) y Meta (municipios de Villavicencio, Acacías y Cubarral), comprobó que a los bovinos que se les aplicó el producto vampiricida disminuyeron las mordeduras en un 81%, al tiempo que los animales que no fueron objeto de aplicación las mordeduras disminuyeron un 15%, lo que permitió concluir que la pasta vampiricida disminuye las probabilidades de mordeduras en animales afectados entre 2 y 9 veces (Lea: Estudio científico del ICA comprueba eficacia de pasta vampiricida).
 
Paralelamente, el Instituto realizó un segundo estudio de eficacia, que consistió en mantener 26 murciélagos en cautiverio, simulando las condiciones de su hábitat natural. A estos hematófagos se les aplicó la pasta vampiricida y se observaron durante 94 horas signología, lesiones a la necropsia y lesiones microscópicas. Al final se observó un 100% de eficacia, es decir que los animales murieron.
 
El ICA recomendó a los ganaderos aplicar aproximadamente 5 gr en el sitio de la mordedura fresca ocasionada por el vampiro y en su área adyacente de los bovinos mayores de 7 meses de edad entre las 4 y 6 pm en días no lluviosos.
 
Sin embargo señala que es importante notificar la ocurrencia de mordeduras de vampiros a las oficinas más cercanas a su predio para que funcionarios del instituto realicen capturas de vampiros y aplicación del vampiricida directamente en el murciélago hematófago.
 
Las mallas de niebla
 
Según redes-para-pesca.co, también conocidas como redes de niebla, son una herramienta eficiente para que las colonias de murciélagos hematófagos cambien su ruta de vuelo. Su misión primigenia es cortar el vuelo de sustentación, y por gravedad caen dentro de la cesta que tiene la malla de niebla. (Lea: Conozca el procedimiento de captura de murciélagos hematófagos)
 
Las mallas de niebla están diseñadas para cumplir faenas de captura con el fin de frenar los embates de murciélagos depredadores que atacan el ganado en el campo. Sin embargo, es sano advertir que esta estrategia se implementa también en labores de investigación científica sobre pájaros y aves, en bosques nativos.
 
 
Control de vampiros en refugios a través de tratamiento tópico
 
Este método se en que los vampiros, en el nicho artificial o natural, emplean una buena parte del tiempo en la limpieza corporal, permaneciendo suspendidos con una de las extremidades posteriores, mientras que con la otra ejercen un vigoroso rascado en diferentes regiones del cuerpo, para luego lamer tanto las garras de esa extremidad, como las partes rascadas. Esta actividad la realizan en forma individual y también los unos a los otros, por lo que si a un reducido grupo de vampiros, colectados con redes alrededor de corrales con ganado, se les aplica una substancia tóxica de lenta acción y se posteriormente se liberen, estos regresarían a los refugios para contaminar con la substancia a los de su misma especie, y que después, durante la limpieza corporal ingerirían dicha substancia.
Finalmente el ICA les recuerda a los ganaderos del departamento de Córdoba, que deben vacunar sus animales contra la rabia, durante el ciclo de vacunación contra la fiebre aftosa y la brucelosis bovina.